La apa­ri­ción

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - El Gourmet - JO­SÉ M. VILABELLA

Alos pas­tor­ci­llos lu­si­ta­nos se les apa­re­ció la Vir­gen en Fá­ti­ma. A mí no; a mí se me apa­re­ció Cun­quei­ro en la pro­vin­cia de Lu­go. Ti­ra­ré pie­dras so­bre mi te­ja­do y con­fe­sa­ré aquí, pú­bli­ca­men­te y sin am­ba­ges, que es­cri­bí y co­bré ocho ve­ces el en­cuen­tro que tu­ve con don Ál­va­ro ha­ce más de se­sen­ta años cuan­do yo era un via­jan­te de ro­pa in­te­rior de se­ño­ra y él un es­cri­tor mi­no­ri­ta­rio, un au­tor a con­tra­co­rrien­te. Fue en Mon­do­ñe­do en pleno in­vierno, un día llu­vio­so, desa­pa­ci­ble. El fir­man­te, que por aquel en­ton­ces era un jo­ven poe­ta y to­do lo su­fría en en­de­ca­sí­la­bos, iba ca­biz­ba­jo y des­ani­ma­do por­que la pla­za era du­ra y so­lo ha­bía ven­di­do dos do­ce­nas de bra­gui­tas y otros tan­tos su­je­ta­do­res. De pron­to apa­re­ce don Ál­va­ro, en­tre la nie­bla, por­tan­do en la dies­tra un enor­me pa­ra­guas y en la si­nies­tra un he­la­do de tu­ti­fru­ti. Lo ha­bía leí­do con frui­ción, era uno de mis ído­los, pe­ro ja­más lo ha­bía vis­to en per­so­na y allí es­ta­ba, sí, en car­ne mor­tal. El es­cri­tor se ale­jó, aca­so en­si­mis­ma­do con sus per­so­na­jes. Ja­más lo vol­ví a ver. Ol­vi­dé el desas­tre co­mer­cial y me sen­tí exul­tan­te y fe­liz co­mo los pas­tor­ci­llos de Fá­ti­ma an­te la pre­sen­cia de la Se­ño­ra. En fin…

Los ga­lle­gos ga­na­mos por go­lea­da en lo que res­pec­ta a la gas­tro­no­mía es­cri­ta. Con­ta­mos con la Par­do Ba­zán, Pi­ca­di­llo, Cam­ba y un lar­go et­cé­te­ra que hon­ra las le­tras his­pa­nas. Do­ña Emi­lia y don Ma­nuel Ma­ría Pu­ga y Par­ga es­tán un po­co ol­vi­da­dos en cuan­to a su in­fluen­cia co­ci­ne­ril, pe­ro tan­to Cam­ba co­mo Cun­quei­ro son re­cor­da­dos con re­ve­ren­cia por to­dos los co­men­ta­ris­tas cu­li­na­rios de es­te país. A Cam­ba se le sue­le pla­giar sin nin­gún re­ca­to, a don Ál­va­ro na­die en su sano jui­cio se atre­ve a ci­tar­lo. Los dos eran unos men­ti­ro­sos re­do­ma­dos que prac­ti­ca­ban el «re­fri­to», vi­cio que es­tá muy mal vis­to en el círcu­lo pe­rio­dís­ti­co.

¿Por qué na­die ci­ta a Cun­quei­ro?, pue­de pre­gun­tar­se el cul­to lec­tor. Por su mun­do de fan­ta­sía, por cul­pa de su ima­gi­na­ción des­bor­dan­te. El que se ins­pi­ra en don Ál­va­ro y se da de eru­di­to co­rre el ries­go de ci­tar a un obis­po ima­gi­na­rio, un rey que nun­ca exis­tió, una rei­na in­ven­ta­da. Cun­quei­ro mi­ra­ba Mon­do­ñe­do y lo tras­la­da­ba a Bre­ta­ña, tie­rra, tam­bién, de nie­blas y de gai­tas. Cam­ba fue un via­je­ro com­pul­si­vo que in­ven­tó la co­lum­na mo­der­na y Cun­quei­ro un ca­ba­lle­ro que ape­nas sa­lió de Ga­li­cia. Cam­ba, que po­da­ba sus es­cri­tos con fe­ro­ci­dad, se dis­cul­pa­ba di­cién­do­le a su je­fe: «Per­do­ne, se­ñor director, pe­ro no he te­ni­do tiem­po de ha­cer­lo más bre­ve».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.