Ce­rá­mi­ca en la sar­tén

La ten­den­cia a la co­ci­na eco­ló­gi­ca ha pues­to de mo­da las sar­te­nes an­ti­ad­he­ren­tes sin te­flón. El fa­bri­can­te ale­mán WMF ofre­ce la ga­ma Ce­raDur, es­pe­cial­men­te re­sis­ten­te a la abra­sión.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - La ultima - TEXTO JA­VIER ARMESTO

Las­sar­te­nes de ce­rá­mi­ca se han con­ver­ti­do en los úl­ti­mos años en una bue­na op­ción pa­ra quie­nes desean co­ci­nar con uten­si­lios an­ti­ad­he­ren­tes li­bres de PTFE o po­li­te­tra­fluo­roe­ti­leno. Es­te material sin­té­ti­co fue des­cu­bier­to ac­ci­den­tal­men­te en 1938 por Roy Plun­kett, quien tra­ba­ja­ba pa­ra la com­pa­ñía DuPont e in­ten­ta­ba crear un nue­vo re­fri­ge­ran­te; el gas te­tra­fluo­roe­ti­leno de­jó de fluir an­tes de tiem­po y cuan­do abrió la bo­te­lla de pre­sión en­con­tró que es­ta­ba re­cu­bier­ta de una sus­tan­cia blan­ca de as­pec­to si­mi­lar a la ce­ra y ex­tra­ña­men­te res­ba­la­di­za. En 1945 se re­gis­tró co­mer­cial­men­te co­mo Te­flon, la mar­ca por la que es co­no­ci­do en to­do el mun­do, y des­de en­ton­ces ha te­ni­do nu­me­ro­sas apli­ca­cio­nes, des­de re­ves­ti­mien­tos pa­ra elec­tró­ni­ca y la in­dus­tria ae­ro­es­pa­cial a ais­lan­tes pa­ra odon­to­lo­gía y otras es­pe­cia­li­da­des de la me­di­ci­na. Y, por su­pues­to, en sar­te­nes y ollas por su ba­jo ni­vel de ro­za­mien­to y su fa­ci­li­dad de lim­pie­za.

El PTFE úl­ti­ma­men­te no go­za de bue­na fa­ma, ya que en su pro­duc­ción se emi­te una can­ti­dad ele­va­da de CO2 a la at­mós­fe­ra, lo cual es muy con­ta­mi­nan­te. Y por otro la­do hay quie­nes de­fien­den —no hay prue­bas con­clu­yen­tes— que po­dría te­ner efec­tos per­ni­cio­sos so­bre la sa­lud de las per­so­nas en ca­so de gran­des con­cen­tra­cio­nes.

Sea co­mo sea, la po­lé­mi­ca ha ser­vi­do pa­ra el desa­rro­llo de otra tec­no­lo­gía an­ti­ad­he­ren­te apli­ca­da a la co­ci­na y que uti­li­za material ce­rá­mi­co pa­ra el re­cu­bri­mien­to. Sus dos ven­ta­jas son que es más eco­ló­gi­co, al es­tar li­bre de PTFE y PFOA (áci­do per­fluo­rooc­ta­noi­co), y que so­por­ta al­tí­si­mas tem­pe­ra­tu­ras: una sar­tén ce­rá­mi­ca pue­de fun­cio­nar has­ta a 400 gra­dos cen­tí­gra­dos, mien­tras que una con­ven­cio­nal tie­ne al­re­de­dor de 260 gra­dos co­mo lí­mi­te de re­sis­ten­cia a la abra­sión.

La ca­li­dad de los ma­te­ria­les y de aca­ba­dos es lo que di­fe­ren­cia una sar­tén de ce­rá­mi­ca ba­ra­ta de una pre­mium.

En­tre es­tas úl­ti­mas en­con­tra­mos la ga­ma Ce­raDur Pro­fi de WMF. Es­tá fa­bri­ca­da en Cro­mar­gan, una alea­ción pa­ten­ta­da por la ca­sa ale­ma­na y que con­tie­ne un 72% de ace­ro inoxi­da­ble, un 18% de cro­mo y un 10% de ní­quel. La ba­se uni­ver­sal Tran­sTherm pro­por­cio­na una me­jor dis­tri­bu­ción y re­ten­ción del ca­lor y es ap­ta pa­ra to­do ti­po de su­per­fi­cies de co­ci­na, in­clui­das las de in­duc­ción. Otra ca­rac­te­rís­ti­ca es su man­do er­go­nó­mi­co con pro­tec­ción con­tra las lla­mas.

A la ho­ra de tra­ba­jar con una sar­tén ce­rá­mi­ca es im­por­tan­te uti­li­zar uten­si­lios de si­li­co­na o ma­de­ra, pa­ra pro­te­ger la su­per­fi­cie an­ti­ad­he­ren­te. Con­vie­ne co­ci­nar siem­pre con un po­co de acei­te y no so­me­ter­la en va­cío a una tem­pe­ra­tu­ra ex­ce­si­va. Ge­ne­ral­men­te son muy fá­ci­les de lim­piar, bas­ta con un po­co de agua, de­ter­gen­te de co­ci­na y una es­pon­ja sua­ve.

Una sar­tén ce­rá­mi­ca pue­de so­por­tar has­ta 400 gra­dos, mien­tras que una nor­mal no pa­sa de 260»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.