Es­ta ca­sa es del si­glo XVII, pe­ro tie­ne wi­fi (y bo­de­ga)

Si nos acer­ca­mos a Santa Cris­ti­na de Co­bres, al fon­do de la ría de Vi­go, y nos alo­ja­mos en Os Areei­ros, bo­de­ga y ca­sa ru­ral, po­dre­mos vi­si­tar lu­ga­res car­ga­dos de his­to­ria, co­mo el cas­ti­llo de Sou­to­maior o la is­la de San Si­món, con­de­na­da des­de siem­pre a se

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Enoturismo - TEX­TO J. M. ORRIOLS

El tu­ris­mo ru­ral es co­no­cer Ga­li­cia de una for­ma di­fe­ren­te, su­mer­gién­do­nos en las raí­ces de nues­tro pue­blo y apro­ve­chan­do el le­ga­do de los an­te­pa­sa­dos. Con es­ta fi­lo­so­fía sur­gie­ron mu­chas ca­sas, ca­so­nas o pazos se­ño­ria­les, que aho­ra po­de­mos dis­fru­tar co­mo tu­ris­tas. Y no po­de­mos du­dar de que el éxi­to del via­je es­tá ga­ran­ti­za­do: la ca­sa que ele­gi­mos, co­mo es­ta de Os Areei­ros en Vi­la­boa, es del si­glo XVII, tie­ne vi­ñas y bo­de­ga y es­tá es­tra­té­gi­ca­men­te si­tua­da, a ca­ba­llo en­tre las rías de Vi­go y Pon­te­ve­dra, muy bien co­mu­ni­ca­da a tan so­lo 6 ki­ló­me­tros de la au­to­pis­ta.

CON TO­DAS LAS CO­MO­DI­DA­DES

La an­ti­gua ca­so­na es­tá cui­da­do­sa­men­te de­co­ra­da, tra­tan­do de con­ser­var todo el sa­bor de los tiem­pos en que per­te­ne­ció a fa­mi­lias pu­dien­tes de la épo­ca me­die­val. Pe­ro, eso tam­bién, em­plean­do hoy los sis­te­mas más mo­der­nos pa­ra ha­cer la es­tan­cia agra­da­ble y con­for­ta­ble: sa­lón con chi­me­nea y te­le­vi­sión, sa­lo­nes de lec­tu­ra, co­me­dor con ca­pa­ci­dad má­xi­ma de has­ta 70 per­so­nas, ca­le­fac­ción en to­da la ca­sa y co­ne­xión wi­fi gra­tui­ta. No dan co­mi­das, pe­ro si el desa­yuno, ge­nui­na­men­te ga­lle­go. «Por aho­ra no te­ne­mos ne­ce­si­dad de res­tau­ran­te — ex­pli­ca Bea­triz Mar­tí­nez, hi­ja del pro­pie­ta­rio y encargada del alo­ja­mien­to —por­que nues­tros vi­si­tan­tes lle­gan has­ta aquí con la idea de pa­sar todo el día fue­ra, vi­si­tan­do la zo­na, dis­fru­tan­do de las pla­yas, de los mo­nu­men­tos y de la gas­tro­no­mía. Lo que si ha­ce­mos es pa­ra gran­des ce­le­bra­cio­nes ofre­cer­les la po­si­bi­li­dad de con­tra­tar un cá­te­ri­ng». Es­te alo­ja­mien­to cuen­ta con 10 ha­bi­ta­cio­nes do­bles con ba­ño y su pre­cio os­ci­la «en­tre los 49,50 eu­ros en tem­po­ra­da ba­ja y los 62,10 en la al­ta».

SIN TIEM­PO QUE PER­DER

Y es­to lo di­go por­que la pro­pia Bea­triz se en­car­ga de in­for­mar de lo mu­cho que se pue­de ver sa­lien­do de su ca­sa «no so­la­men­te en lo que a vi­si­tas se re­fie­re —aña­de la res­pon­sa­ble de la vi­vien­da— sino tam­bién en cuan­to a ac­ti­vi­da­des, co­mo la prác­ti­ca de de­por­tes al­ter­na­ti­vos o los sen­de­ros pa­ra ca­mi­nan­tes que pa­san por lu­ga­res lle­nos de be­lle­za y de his­to­ria. Des­pués a descansar a pa­sear por los vi­ñe­dos de al­ba­ri­ño, caí­ño, gar­na­cha tin­to­re­ra y mencía, que es­tán en la pro­pia fin­ca; o vi­si­tar la bo­de­ga, ca­tar nues­tros vi­nos, co­no­cer los mé­to­dos de ela­bo­ra­ción y, si lo desean, in­clu­so pue­de lle­var­se unas bo­te­llas de re­cuer­do. Va­ya que, por la ex­pe­rien­cia que te­ne­mos, siem­pre re­pi­ten».

BE­LLE­ZA RU­RAL TODO EN ES­TA CA­SA nos ha­bla del mun­do ru­ral y del vino y así en­con­tra­mos un hó­rreo con­ver­ti­do en es­ca­pa­ra­te o una en­tra­da que con­ser­va un vie­jo la­gar cen­te­na­rio. Pe­ro tam­bién, co­mo­di­da­des to­das, in­clui­da es­ta am­plia pis­ci­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.