Un pue­blo con al­ma de ba­rro

Me­so­po­ta­mia es­tá en Pe­re­rue­la, un pue­blo don­de los tor­nos de sus al­fa­re­ros son idén­ti­cos al pri­me­ro que se in­ven­tó ha­ce unos 5.500 años. Cé­le­bre por sus ca­zue­las pa­ra asa­dos, de Pe­re­rue­la sa­lió la pri­me­ra pie­za que par­ti­ci­pó en la Ex­po­si­ción Uni­ver­sal de

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Viajes Con Sabor - FER­NAN­DO SÁN­CHEZ ALON­SO TEX­TO y FO­TOS

Pe­re­rue­la es el Broad­way de los ca­cha­rros de ba­rro. O sea, una tea­tra­li­za­ción de hor­nos, ca­zue­las, hor­ni­llas, cas­ta­ñe­ras y dos et­cé­te­ras más que se ali­nean a am­bos la­dos de la ca­rre­te­ra que con­du­ce de Za­mo­ra a Por­tu­gal. De­lan­te de los al­fa­res, los ce­ra­mis­tas pe­ri­güe­la­nos ex­po­nen sus mer­ca­de­rías ba­jo el sol co­mo en un top man­ta de ar­ci­lla y cao­lín. No son bo­ni­tas. No pre­ten­den su­pli­car ad­mi­ra­ción co­mo las pie­zas de Sargadelos, las de la Car­tu­ja de Se­vi­lla, las de Fa­ja­lau­za o las de Ma­ni­ses. La al­fa­re­ría de Pe­re­rue­la es súbita y ci­ma­rro­na, des­ti­na­da a con­vi­vir con el fue­go. Los tres au­to­mó­vi­les que nos pre­ce­den atra­vie­san es­te pue­blo de Za­mo­ra —el ves­tí­bu­lo de la co­mar­ca de Sa­ya­go— imi­tan­do la es­ce­na fi­nal de Bien­ve­ni­do, Mr. Mars­hall. El nues­tro, no. Nues­tro co­che re­du­ce la mar­cha y ca­lle­jea des­pués en­tre ca­sas de pie­dra ver­ná­cu­la y man­sio­nes de la­dri­llo en­do­min­ga­do que le dan a cier­tas zo­nas de Pe­re­rue­la un ai­re de Be­verly Hills ru­ral. Al­gu­nas son se­gun­das vi­vien­das. Otras per­te­ne­cen, se­gún el bas­tón di­dác­ti­co de un lu­ga­re­ño, a los emi­gran­tes re­tor­na­dos, que re­cia fue la emi­gra­ción en es­ta par­te de la pro­vin­cia (to­da­vía hoy Sa­ya­go es una de las co­mar­cas más des­po­bla­das de la tris­te­men­te des­po­bla­da Za­mo­ra).

Por fin, el co­che en­fi­la en di­rec­ción al ta­ller de Víc­tor Re­don­do, al­fa­re­ro va­rias ve­ces pre­mia­do y tras­hu­man­te con su fur­go­ne­ta y sus ca­zue­las, cuan­do llega agos­to, a la fe­ria de San­ta Cruz de Olei­ros (A Co­ru­ña), una de las más im­por­tan­tes de al­fa­re­ría y ce­rá­mi­ca del país. Víc­tor Re­don­do, con­ver­sa­dor y afa­ble, li­cen­cia­do en His­to­ria y con

cin­cuen­ta y pi­co años en el DNI, de los que lle­va con­sa­gra­dos 32 al ba­rro, per­te­ne­ce a una lar­ga es­tir­pe de al­fa­re­ros. «En mi familia hay do­cu­men­ta­dos arrie­ros y al­fa­re­ros des­de el si­glo XVIII», con­clu­ye.

EL PUE­BLO DE LOS CRISOLES

Tra­di­cio­nal­men­te, la pro­duc­ción de ca­cha­rros en Pe­re­rue­la era una la­bor fe­me­ni­na. Mien­tras las mu­je­res pe­ni­ten­cia­ban de ro­di­llas fren­te a un torno ba­jo que no le­van­ta­ba tres cuar­tas del sue­lo, los hom­bres se ocu­pa­ban de sa­car, car­gar y aca­rrear el ba­rro; de co­cer las pie­zas en el horno de le­ña, «una ta­rea du­rí­si­ma», apos­ti­lla Re­don­do; y de sa­lir a

Víc­tor Re­don­do, al­fa­re­ro tras­hu­man­te, es fiel, cuan­do llega agos­to, a la fe­ria de San­ta Cruz, en Olei­ros”

ven­der la mer­can­cía por fe­rias, ro­me­rías, pueblos y caminos. «Al­gu­nos lle­ga­ban en mu­las a O Bar­co de Val­deo­rras, a San­tan­der, a la Pe­ña de Fran­cia, a Ma­drid in­clu­so, co­mo mi bi­sa­bue­lo».

En la ac­tua­li­dad, la fa­bri­ca­ción de lo­za pe­ri­güe­la­ña se re­par­te en­tre mu­je­res y hom­bres. Víc­tor Re­don­do es uno de los ocho ar­te­sa­nos que per­pe­túan el jus­ti­fi­ca­dí­si­mo pres­ti­gio de los ca­cha­rros y crisoles de Pe­re­rue­la, muy co­di­cia­dos es­tos úl­ti­mos ya por los jo­ye­ros se­vi­lla­nos del si­glo XVI, que ve­nían con el Gua­dal­qui­vir y la Gi­ral­da a cues­tas a com­prar­los. Ex­tra­or­di­na­ria­men­te re­sis­ten­tes al fue­go de­bi­do a la com­bi­na­ción de sus ar­ci­llas, los crisoles con­ti­nua­ron fa­bri­cán­do­se en Pe­re­rue­la has­ta los años 60 del si­glo XX, y el bi­sa­bue­lo de Re­don- do —el se­ñor Eze­quiel— su­mi­nis­tra­ba ya es­tos ig­ní­fu­gos ca­pi­ro­tes a la Fá­bri­ca Na­cio­nal de Mo­ne­da y Tim­bre. De he­cho, la pri­me­ra pie­za de al­fa­re­ría que par­ti­ci­pó en la Ex­po­si­ción Uni­ver­sal de Pa­rís de 1855 fue un cri­sol pe­ri­güe­lano. Ra­món Car­ne­ro, et­nó­gra­fo e in­ter­nis­ta de la cul­tu­ra sa­ya­gue­sa, se­ña­la que el ba­rro es el sím­bo­lo de Pe­re­rue­la. Un ba­rro que hue­le a tiem­po y a an­te­pa­sa­dos. En los al­re­de­do­res de la lo­ca­li­dad se han en­con­tra­do pie­zas de ce­rá­mi­ca de la Edad del Co­bre, y de las Ba­rre­ras — las mi­nas co­mu­ni­ta­rias a cie­lo abier­to— ya se ex­traía el cao­lín o ar­ci­lla blan­ca en la épo­ca ro­ma­na. «Es­ta ar­ci­lla, en­vuel­ta con la ro­ja, que ca­da al­fa­re­ro ex­trae de sus tie­rras de la­bor, es lo que da a las pie­zas de Pe­re­rue­la su du­re­za y re­sis­ten­cia al fue­go —con­cre­ta Re­don­do—. En cam­bio, nues­tro ba­rro no es bueno pa­ra cán­ta­ros o bo­ti­jos». Es­te es­cri­bi­dor cree que si Pe­re­rue­la es im­pen­sa­ble sin el ba­rro, el le­cha­zo asa­do es in­con­ce­bi­ble sin Pe­re­rue­la.

LA LI­TUR­GIA DEL BA­RRO

En el al­far de Víc­tor —una an­ti­gua ca­so­na de arrie­ros—, los ca­cha­rros se orean en la pe­num­bra de un rin­cón. Sen­ta­do en una si­lla de enea, el ar­te­sano se in­cli­na fren­te al torno o rue­da, don­de co­lo­ca la «ma­ya» o cor­dón de ba­rro so­bre el que apo­ya­rá un ins­tru­men­to cir­cu­lar de ma­de­ra lla­ma­do «lu­sia», cu­yo fin es ser­vir de ba­se ni­ve­la­do­ra al fu­tu­ro ca­cha­rro. «El ba­rro, pa­ra mí, es una li­tur­gia», con­fie­sa. Una li­tur­gia que em­pie­za en sus fin­cas, don­de él ex­ca­va me­dio me­tro o más has­ta en­con­trar la ve­ta óp­ti­ma, y con­ti­núa en la pre­pa­ra­ción del ba­rro, que re­pi­te la de sus an­te­pa­sa­dos: mez­clar a par­tes igua­les la ar­ci­lla ro­ja y la blan­ca. ¿La ra­zón? Así se con­si­gue «la ple­na plas­ti­ci­dad del ba­rro y que­da me­nos po­ro­sa la pie­za. Si pre­va­le­cie­ra el cao­lín, se fil­tra­ría el cal­do a la ho­ra de co­ci­nar. Y si hu­bie­ra más ar­ci­lla ro­ja, no se po­dría tra­ba­jar el ba­rro», ilus­tra. Esa mez­cla sa­lo­mó­ni­ca de las dos ar­ci­llas se po­ne du­ran­te un tiem­po en re­mo­jo, se re­ti­ra del agua des­pués y fi­nal­men­te se pi­sa la ma­sa con los pies des­nu­dos du­ran­te me­dia ho­ra. «Así lo ha­cía mi ma­dre, que me en­se­ñó el ofi­cio. So­lo hay dos di­fe­ren­cias con res­pec­to a la al­fa­re­ría de an­ta­ño: la ma­yor al­tu­ra del eje del torno, pa­ra po­der tra­ba­jar sen­ta­do, y la sus­ti­tu­ción del horno de le­ña por el eléc­tri­co. El res­to, to­do igual».

ME­SO­PO­TA­MIA ES­TÁ EN PE­RE­RUE­LA

Fiel a la tra­di­ción, Víc­tor Re­don­do re­pro­du­ce tam­bién la mar­ca con que su familia fir­ma­ba, más que de­co­ra­ba, los ca­cha­rros: dos on­das en­tre­la­za­das. Una se­ñal que per­mi­tía re­co­no­cer sus pie­zas cuan­do se co­cían en los hor­nos co­mu­ni­ta­rios del pue­blo. No en vano el es­tu­dio­so Luis Cortés es­cri­bió que la al­fa­re­ría de Pe­re­rue­la «re­pre­sen­ta una de las más in­tere­san­tes mues­tras de ar­caís-

mo del oc­ci­den­te pe­nin­su­lar». Es ver­dad. Por de pron­to, y a di­fe­ren­cia de la téc­ni­ca con­sis­ten­te en que el ar­te­sano de­po­si­ta de una vez en el torno la can­ti­dad exac­ta de ba­rro a la que da­rá for­ma, en Pe­re­rue­la se em­plea sin ex­cep­ción el «ur­di­do». Es de­cir, el al­fa­re­ro va pe­gan­do y es­ti­ran­do en los bor­des de la pie­za su­ce­si­vos ru­los de ba­rro has­ta com­ple­tar­la. El torno pe­ri­güe­lano, por lo de­más, no lle­va pe­dal. Se ha­ce gi­rar con la mano iz­quier­da y se apro­ve­cha el mo­vi­mien­to pa­ra, con la de­re­cha, mo­de­lar el ca­cha­rro (del mis­mo modo se ha­cía en Me­so­po­ta­mia, cuan­do en Uruk, ha­cia el 3500 a. C., se in­ven­tó el pri­mer torno de al­fa­re­ría del mun­do). Hi­pó­cra­tes ele­vó es­ta dan­za gi­ró­va­ga a ca­te­go­ría me­ta­fí­si­ca. En ella el mé­di­co grie­go adi­vi­nó, co­mo se lee en So­bre la die­ta, «una imi­ta­ción de la ro­ta­ción del uni­ver­so». Una cazuela pe­ri­güe­la­na con­tie­ne, pues, to­da la cul­tu­ra del ho­mo sa­piens, des­de el Gil­ga­mesh a Ma­ru­ji­ta Díaz. Más o me­nos.

Sube la ma­ña­na en el al­far. Las ma­nos de Víc­tor son un vien­to de de­dos al­re­de­dor de la cazuela. Po­co a po­co, es­te Yah­vé con va­que­ros le da for­ma, la de­pu­ra, la su­ti­li­za, la aca­ri­cia con el «ja­ña­de­ro», que es el tér­mino fa­na­dei­ro por­tu­gués pa­sa­do por el ha­bla de Sa­ya­go, apar­te de una pie­za de cas­ta­ño en for­ma de me­dia luna que sir­ve pa­ra afi­nar las pa­re­des de las pie­zas. Al ca­bo de quin­ce mi­nu­tos, la cazuela que dor­mi­ta­ba en el ba­rro es una cazuela ca­bal, lis­ta pa­ra in­tro­du­cir­se ocho ho­ras en el horno, des­pués de se­car­se. Mien­tras Víc­tor Re­don­do se la­va las ma­nos, pien­sa qué le apor­ta el ba­rro. «Paz», res­pon­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.