Que no apro­ve­che

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Hum Para Garrafeira Covas - JO­SÉ MANUEL VILABELLA

En Ga­li­cia, al lle­gar al res­tau­ran­te, hay gen­tes po­co in­for­ma­das que si­guen di­cien­do: «Que apro­ve­che». Lo co­rrec­to es sa­lu­dar con una in­cli­na­ción de ca­be­za o des­pe­dir­se con un cor­tés «buenas tar­des». Eso de «que apro­ve­che» es co­sa del ayer, for­ma par­te de las ur­ba­ni­da­des pe­ri­cli­ta­das. A es­tas al­tu­ras del ca­len­da­rio lo que la gen­te quie­re es que lo que co­ma no le apro­ve­che, no le en­gor­de. Ya no se lle­va el mo­fle­te y el mi­che­lín, el am­plio y ro­tun­do tra­se­ro o la ba­rri­ga cer­ve­ce­ra. El per­so­nal se cui­da y mu­cho más im­por­tan­te que la éti­ca es la estética que vie­ne con la die­té­ti­ca. En los años cin­cuen­ta los que via­já­ba­mos en ter­ce­ra, los via­jan­tes, com­par­tía­mos ju­go­sas y prin­go­sas tor­ti­llas con la gen­te de pue­blo. El al­deano ga­lle­go com­par­tía ge­ne­ro­so su pan y sus cho­ri­zos de con­fian­za con los ur­ba­ni­tas en­fla­que­ci­dos. La co­mi­da en co­mún pro­pi­cia­ba la con­ver­sa­ción y ha­cía más lle­va­de­ros los re­tra­sos, la car­bo­ni­lla, las pa­ra­das, las sú­bi­tas arran­ca­das. Han pa­sa­do más de se­sen­ta años y la nos­tal­gia que sien­to mien­tras es­cri­bo no sé si es por la ju­ven­tud per­di­da, por los cho­ri­zos o por las ma­nos ca­llo­sas y tra­ba­ja­das con las que el al­deano cor­ta­ba el pan con una na­va­ja ca­bri­te­ra. Tal vez, ima­gino, que se­rá por las tres cosas. Aun­que, cla­ro, la nos­tal­gia es un error por­que la nos­tal­gia ya no es lo que era. Los oc­to­ge­na­rios so­mos to­dos unos plas­tas que cuen­tan sus ba­ta­lli­tas a los in­cau­tos que quie­ran es­cu­char­les. Yo ten­go la suer­te de que a mí me pa­gan por ha­cer­lo y en lu­gar de ato­si­gar a mis sie­te nie­tos les doy la ba­rri­la a us­te­des. No obs­tan­te la clien­te­la siem­pre tie­ne la op­ción de leer al­gún re­por­ta­je de es­te mag­ní­fi­co su­ple­men­to gas­tro­nó­mi­co y man­dar­me a freír pi­mien­tos de Pa­drón. Ser­vi­dor, que es su­ma­men­te cohe­ren­te con su for­ma de pen­sar, di­ce cuan­do en­tra en un res­tau­ran­te a sus ve­ci­nos de me­sa: «Que no les apro­ve­che» y los co­men­sa­les le mi­ran con in­qui­na y le im­pi­den que se sien­te a com­par­tir con ellos los lu­bri­gan­tes del Can­tá­bri­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.