“TEN­GO MIE­DO A DE­CIR LO QUE DE­SEO”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN -

Alo lar­go de sus 23 años de ca­rre­ra, Eduar­do No­rie­ga se ha atre­vi­do con to­dos los gé­ne­ros. Sin em­bar­go su cam­bio de re­gis­tro en La so­na­ta de si­len­cio sor­pren­de­rá a más de uno. Con el atrac­ti­vo de la ma­du­rez y el saber de la ex­pe­rien­cia, el ac­tor nos ha­bló ilu­sio­na­do so­bre es­ta nue­va se­rie. Co­ra­zón ¿Ha­bía leí­do la no­ve­la? Eduar­do No­rie­ga Lo hi­ce en cuan­to me pro­pu­sie­ron el pro­yec­to. Siem­pre que tra­ba­jo en una adap­ta­ción de una no­ve­la, re­cu­rro a ella, aun­que sea pa­ra trai­cio­nar­la. C. ¿Dón­de ha bus­ca­do la ins­pi­ra­ción? E.N. Me he vis­to to­das las pe­lis de los 40 del ci­clo de TVE (ri­sas). Cuan­do afron­tas una his­to­ria de épo­ca en prin­ci­pio asus­ta, pe­ro lue­go te das cuen­ta de que los mie­dos, los an­he­los, los ce­los o el de­seo son sen­ti­mien­tos uni­ver­sa­les. Por otra par­te, Iña­ki, el di­rec­tor, nos in­sis­tió en que no que­ría una in­ter­pre­ta­ción en­go­la­da. A ve­ces nos he­mos en­con­tra­do con du­das de lé­xi­co y lo que he­mos bus­ca­do es que so­na­ra creí­ble. Es un tra­ba­jo apa­sio­nan­te... Bus­qué la car­te­le­ra que ha­bía en Ma­drid en el 47 y las men­cio­nes mu­si­ca­les o li­te­ra­rias, co­mo Na­da, de La­fo­ret. C. La di­rec­ción tam­bién le ti­ra… E.N. Sí, pe­ro no me con­si­de­ro pre­pa­ra­do. Di­ri­gir es muy di­fí­cil. Qui­zá al­gún día me lan­ce, pe­ro por aho­ra no. C. ¿En­tre sus pla­nes es­tá se­guir tra­ba­jan­do fue­ra de Es­pa­ña? E.N. Me sien­to un pri­vi­le­gia­do por­que he te­ni­do la suer­te de po­der tra­ba­jar en Francia, La­ti­noa­mé­ri­ca, Es­ta­dos Uni­dos… y me en­can­ta­ría se­guir así. Via­jar, pe­ro con mi ba­se en Es­pa­ña. C. Ha he­cho has­ta su­per­pro­duc­cio­nes en Holly­wood. ¿Qué sue­ño le que­da por cum­plir? E.N. Ten­go mie­do a de­cir lo que de­seo, por­que en mi ca­so se cum­ple con fre­cuen­cia. Aun­que pen­san­do en el pú­bli­co in­fan­til, me ape­te­ce ha­cer do­bla­je de di­bu­jos ani­ma­dos, por­que te per­mi­te ju­gar mu­cho con los per­so­na­jes. C. Pa­ra su hi­ja se­ría cu­rio­so es­cu­char su voz en una cin­ta in­fan­til... E.N. Y se­gu­ra­men­te sea la pri­me­ra pe­lí­cu­la mía que pue­da ver en mu­cho tiem­po (ri­sas). C. ¿Con ga­nas de un des­can­so? E.N. Los ro­da­jes son du­ros, pe­ro cuan­do se ter­mi­nan, el cam­bio es brus­co. Es di­fí­cil ate­rri­zar en tu vi­da nor­mal y en­se­gui­da di­ces: ‘¿Cuál es el si­guien­te pro­yec­to?’. En nues­tro tra­ba­jo, cam­bia­mos de pa­trón ca­da vez y da igual lo bien que te va­ya, siem­pre se vi­ve con in­se­gu­ri­dad. Nos ex­po­ne­mos pa­ra que la gen­te opi­ne, pe­ro ade­más es­tá tu pro­pia in­se­gu­ri­dad. Nos pa­sa a to­dos los ac­to­res. Se­gu­ro que DiCa­prio opi­na lo mis­mo. Por eso es tan im­por­tan­te te­ner di­rec­to­res que te otor­gan con­fian­za.

El elen­co es­tá en­ca­be­za­do por Eduar­do No­rie­ga, Da­niel Grao, Mar­ta Etu­ra, Fran Perea, Lu­cía Jiménez, Fer­nan­do So­to, Cha­ni Mar­tín, Joel Bosqued y Clau­dia Trai­sac. No­rie­ga lo tu­vo cla­ro des­de el pri­mer mo­men­to: «Es­ta se­rie apues­ta por una es­té­ti­ca dis­tin­ta, con un es­ti­lo ca­si de ci­ne ne­gro, y ha­bla de un Ma­drid que no ha si­do tan re­tra­ta­do: el de la mi­se­ria, el es­tra­per­lo, la no­che, las dro­gas y la de­lin­cuen­cia, don­de quien tie­ne un es­ta­tus lu­cha por con­ser­var­lo y el que no, es ca­paz de lo que sea por un tro­zo de pan. Han si­do cin­co me­ses in­ten­sos de ro­da­je».

CON HU­MOR Su com­pa­ñe­ro Da­niel Grao se­ña­ló que el buen am­bien­te ha si­do un ele­men­to cla­ve: «Hay jor­na­das en las que los per­so­na­jes pa­san por co­sas muy trá­gi­cas y eso re­quie­re con­cen­tra­ción y un am­bien­te dis­ten­di­do. Ha si­do muy in­ten­so en el set, pe­ro re­la­ja­do con los com­pa­ñe­ros. Es ne­ce­sa­rio reír­se». Y en ello, se­gún cuen­ta el ac­tor, ha ayu­da­do mu­cho el ma­la­gue­ño Fran Perea: «Ha ha­bi­do va­rios ata­ques de ri­sa por cul­pa de Perea. La sol­ta­ba jus­to an­tes de de­cir ac­ción y era im­po­si­ble». De he­cho, Fran Perea ha pro­ta­go­ni­za­do al­gu­nas anéc­do­tas: «Eran las seis de la ma­ña­na y es­tá­ba­mos ro­dan­do en la bi­blio­te­ca, am­bien­ta­da co­mo si fue­ra el Bar Chi­co­te, una

des­ta­can el gran sen­ti­do del

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.