AGEN­DA DE PA­LA­CIO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - EN PRIVADO CON... - POR AL­MU­DE­NA MAR­TÍ­NEZ-FORNÉS

NNo exis­te nin­gún ma­nual so­bre el pa­pel que de­ben desem­pe­ñar las con­sor­tes de los Re­yes, por lo que uno de sus prin­ci­pa­les re­tos es in­ten­tar res­pon­der a lo que la so­cie­dad es­pe­ra de ellas en ca­da mo­men­to de la his­to­ria. Ge­ne­ra­cio­nes atrás, Rei­nas co­mo Ma­ría Cris­ti­na de Habs­bur­go y Vic­to­ria Eu­ge­nia se vol­ca­ban en la ac­ti­vi­dad be­né­fi­ca con la que se in­ten­ta­ba ali­viar la po­bre­za de aque­lla Es­pa­ña atra­sa­da y sin ser­vi­cios pú­bli­cos. Cuan­do do­ña So­fía se con­vir­tió en Rei­na, Es­pa­ña ya era un país desa­rro­lla­do cu­yo Es­ta­do ha­bía em­pe­za­do a des­ple­gar una es­truc­tu­ra pú­bli­ca de bie­nes­tar, por lo que ella tu­vo que bus­car una nue­va for­ma de ser útil a la so­cie­dad, di­fe­ren­te a la de sus pre­de­ce­so­ras. Por su for­ma de ser, do­ña So­fía no se con­for­ma­ba con la la­bor de re­pre­sen­ta­ción ins­ti­tu­cio­nal y, aun­que le lle­vó al­gu­nos años, aca­bó en­con­tran­do un hue­co que le per­mi­tió dar lo me­jor de sí mis­ma cu­brien­do aque­llas áreas a las que don Juan Car­los no lle­ga­ba. De es­ta for­ma, do­ña So­fía se fue con­vir­tien­do en la Rei­na que acu­día a dar consuelo tras una tra­ge­dia, la Rei­na aman­te de la mú­si­ca clá­si­ca, la Rei­na de­fen­so­ra de los ani­ma­les y, so­bre to­do, en la Rei­na so­li­da­ria.

Aho­ra es do­ña Le­ti­zia quien se en­fren­ta al mis­mo re­to que sus pre­de­ce­so­ras: có­mo apro­ve­char su po­si­ción pa­ra ser útil a la so­cie­dad ac­tual. Pa­ra ello, la Rei­na cuen­ta con una gran ven­ta­ja, que es su ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­car. No ol­vi­de­mos que a do­ña So­fía nun­ca le ha gus­ta­do ha­blar en pú­bli­co, mien­tras que do­ña Le­ti­zia se desen­vuel­ve con gran fa­ci­li­dad an­te un mi­cró­fono, ya sea ha­blan­do en es­pa­ñol o en in­glés, co­mo de­mos­tró im­pro­vi­san­do gran par­te de su dis­cur­so an­te Mi­che­lle Oba­ma.

Ade­más, los dis­cur­sos de do­ña Le­ti­zia no son en ab­so­lu­to abu­rri­dos ni pro­to­co­la­rios ni, mu­cho me­nos, pre­vi­si­bles. La Rei­na sue­le apro­ve­char sus in­ter­ven­cio­nes en pú­bli­co pa­ra de­nun­ciar in­jus­ti­cias, de­rri­bar pre­jui­cios, pe­dir más re­cur­sos pa­ra una cau­sa o incitar a te­ner ideas pro­pias y a per­der el mie­do. Una de sus fra­ses me­mo­ra­bles es la si­guien­te: «Una mu­jer po­de­ro­sa y con mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad di­jo una vez que el día en que su ma­ri­do, alar­ma­do, fue a re­co­ger la ro­pa ten­di­da por­que llo­vía, com­pren­dió que ha­bía ga­na­do una ba­ta­lla im­por­tan­te». O cuan­do cri­ti­có que «mien­tras mi­llo­nes de per­so­nas no tie­nen qué co­mer, más de mil mi­llo­nes pa­de­cen so­bre­pe­so y obe­si­dad». La pró­xi­ma se­ma­na su aten­ción se cen­tra­rá en otro pro­ble­ma. Do­ña Le­ti­zia asis­ti­rá a un en­cuen­tro de Sa­ve Food, una ini­cia­ti­va de la FAO des­ti­na­da a re­du­cir la can­ti­dad de ali­men­tos que se des­per­di­cian. Y es que se cal­cu­la que un ter­cio de la pro­duc­ción mun­dial aca­ba en la ba­su­ra, en par­te por una ma­la ges­tión de la ces­ta de la com­pra. La Rei­na tra­ta­rá de con­cien­ciar so­bre es­te ab­sur­do des­pil­fa­rro de co­mi­da, es­fuer­zo, agua y fer­ti­li­zan­tes. Pe­ro pa­ra ello ten­drá que ven­cer una di­fi­cul­tad aña­di­da que nun­ca tu­vo do­ña So­fía: que se aca­be ha­blan­do más de su ro­pa que de su men­sa­je.

LOS DIS­CUR­SOS DE LAS REI­NAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.