Dos años de amor... y po­der.

EL 27 DE SEP­TIEM­BRE CE­LE­BRA­RÁN SU SE­GUN­DO ANIVER­SA­RIO DE BO­DA. Y SE­GÚN APUN­TAN TO­DOS LOS RU­MO­RES, Y PRO­BA­BLE­MEN­TE EN CON­TRA DE MU­CHOS PRO­NÓS­TI­COS, SI­GUEN SIEN­DO TAN FE­LI­CES CO­MO EL PRI­MER DÍA. PE­RO APAR­TE DE SER UNA DE LAS PA­RE­JAS MÁS GLAMUROSAS DE HOLLYW

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - NEWS - POR ANA­BEL UNA­MUNO

No fue una bo­da pre­ci­sa­men­te dis­cre­ta. Se ca­sa­ban en Ve­ne­cia, la ciu­dad del amor (y de los tu­ris­tas, cla­ro). Las ce­le­bra­cio­nes du­ra­ron cua­tro días y cua­tro no­ches, con sus co­rres­pon­dien­tes al­muer­zos, ce­nas y fies­tas. Los 100 in­vi­ta­dos, en­tre los que se en­con­tra­ban Matt Da­mon, Bono, Bill Mu­rray, Cindy Crawford y An­na Win­tour, lle­ga­ron al ho­tel Gran Ca­nal en bar­co, ta­xi acuá­ti­co o gón­do­la, pa­ra re­go­ci­jo de los fo­tó­gra­fos que cu­brían el even­to. Y los no­vios, Geor­ge y Amal Clooney, se en­car­ga­ron de des­ple­gar to­do el gla­mur que se es­pe­ra­ba de ellos. Ella sa­có a pa­sear su es­pec­ta­cu­lar fon­do de ar­ma­rio y su tra­je de no­via fir­ma­do por Os­car de la Ren­ta. Él pu­so su le­gen­da­rio en­can­to y su des­lum­bran­te son­ri­sa de ac­tor. Pe­ro qui­zá pre­ci­sa­men­te por to­do eso, el ex­hi­bi­cio­nis­mo de su amor le­van­tó al­gu­nas sus­pi­ca­cias en­tre los más es­cép­ti­cos. Se­me­jan­te ‘bo­do­rrio’ no pa­re­cía en­ca­jar con el Clooney dis­cre­to, alér­gi­co al com­pro­mi­so y, so­bre to­do, al ma­tri­mo­nio, que lle­va­ba años en­ca­de­nan­do una no­via con otra sin la in­ten­ción de sen­tar la ca­be­za. En ape­nas unos me­ses, Amal pa­re­cía ha­ber do­ma­do al sol­te­ro de oro. Pe­ro la ver­sión ofi­cial de su his­to­ria de amor no con­ven­cía a to­dos. Hay quien qui­so ver en el pom­po­so en­la­ce es­tra­te­gias ocul­tas.

¿BO­DA POR ES­TRA­TE­GIA? Pe­ro el tiem­po les es­tá dan­do la ra­zón: dos años des­pués, los Clooney son fe­li­ces. O, al me­nos, lo pa­re­cen. «A los 52 años en­con­tré al amor de mi vi­da y soy real­men­te fe­liz. Es­toy mu­cho más fe­liz de lo que ja­más hu­bie­ra ima­gi­na­do», ha ex­pli­ca­do el ac­tor re­cien­te­men­te. Pe­se a sus apre­ta­dí­si­mas agen­das –ella es una de las abo­ga­das es­pe­cia­li­za­da en de­re­chos hu­ma­nos más so­li­ci­ta­das de Inglaterra y él es­tá pre­pa­ran­do su pró­xi­ma pe­lí­cu­la co­mo di­rec­tor–, los Clooney pro­cu­ran no pa­sar más de una se­ma­na se­pa­ra­dos. Ade­más de la ca­sa del ac­tor en Los Án­ge­les y de su re­si­den­cia en Co­mo, Ita­lia, la pa­re­ja ha res­tau­ra­do una mansión del si­glo XVII a las afue­ras de Londres, don­de Amal tie­ne su des­pa­cho

Du­ran­te la Ber­li­na­le, la pa­re­ja man­tu­vo un en­cuen­tro con re­fu­gia­dos si­rios (arri­ba). A la dcha., la ex­clu­si­va de su bo­da en ‘Peo­ple’, cu­yos be­ne­fi­cios fue­ron do­na­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.