DU­QUES DE CAM­BRID­GE

Los re­yes del 'mar­ke­ting' en su vi­si­ta Ca­na­dá.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - NEWS -

Son in­fa­li­bles, un ar­ma pu­bli­ci­ta­ria sin pre­ce­den­tes, cu­ya pre­sen­cia en el ex­tran­je­ro ha­ce su­bir las co­tas de po­pu­la­ri­dad de la ca­sa real bri­tá­ni­ca. Una vez más, los du­ques de Cam­brid­ge han lle­ga­do, vis­to y ven­ci­do. El prín­ci­pe Gui­ller­mo de In­gla­te­rra y su es­po­sa han se­du­ci­do en Ca­na­dá co­mo ya lo hi­cie­ron ha­ce cin­co años en su pri­me­ra vi­si­ta ofi­cial al país, y tam­bién ha­ce unos me­ses, du­ran­te su pe­ri­plo por Bu­tán e In­dia. To­da­vía les que­da un tiem­po pa­ra al­can­zar el trono de Gran Bre­ta­ña, pe­ro aho­ra mis­mo ellos rei­nan con maes­tría en otros la­res: los del mar­ke­ting y las re­la­cio­nes pú­bli­cas. Si al­go se les da bien a los du­ques es con­ver­tir una sen­ci­lla vi­si­ta ofi­cial en un ac­to que atrai­ga las mi­ra­das de me­dio pla­ne­ta, aun­que el mé­ri­to no es so­lo su­yo: un sé­qui­to de 12 per­so­nas –ade­más del per­so­nal de se­gu­ri­dad– les ha acom­pa­ña­do en es­ta se­gun­da vi­si­ta ofi­cial a Ca­na­dá que ha du­ra­do una se­ma­na. Los du­ques lle­ga­ron a Vic­to­ria, ca­pi­tal de la Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca, acom­pa­ña­dos de sus hi­jos, Jor­ge y Car­lo­ta, y des­de el mo­men­to del ate­rri­za­je, que­dó pa­ten­te su

in­ten­ción de con­ver­tir­se una vez más en los vi­si­tan­tes mo­de­lo. Co­mo una fa­mi­lia fe­liz, Jor­ge de la mano de su pa­dre, Car­lo­ta en bra­zos de su ma­dre, que lu­cía un look plus­cuam­per­fec­to: ves­ti­do azul con­jun­ta­do con un to­ca­do que ho­me­na­jea­ba al símbolo na­cio­nal ca­na­dien­se, la ho­ja de ar­ce, un de­ta­lle que tam­bién lu­cía so­bre el pe­cho gra­cias a un bro­che de dia­man­tes, pro­pie­dad de la rei­na de In­gla­te­rra. To­do en la mis­ma ga­ma de co­lo­res que los atuen­dos de sus hi­jos, el de Jor­ge, por cier­to, de una fir­ma es­pa­ño­la, Pe­pa & Co., que ago­tó al­gu­nas de las pren­das en po­co tiem­po. Las imá­ge­nes en los días pos­te­rio­res, si­guie­ron la mis­ma tó­ni­ca. Ya sin los ni­ños, la du­que­sa hi­zo va­rios gui­ños con su atuen­do al país que vi­si­ta­ban, bien uti­li­zan­do el co­lor ro­jo en su ves­tua­rio o con el símbolo na­cio­nal co­mo com­ple­men­to. To­do pa­ra que las crí­ti­cas que les ha­cen en Reino Uni­do por su ele­va­do tren de vi­da que­den opa­ca­das por el bri­llo de sus son­ri­sas en los ac­tos ofi­cia­les allen­de los ma­res.

A su lle­ga­da al ae­ro­puer­to de Vic­to­ria les es­pe­ra­ban el pri­mer mi­nis­tro ca­na­dien­se, Jus­tin Tru­deau, y su es­po­sa, Sop­hie Gré­goi­re. La foto de los cua­tro jun­tos ha ocu­pa­do nu­me­ro­sas por­ta­das en el país ame­ri­cano.

El to­ca­do de la du­que­sa, fir­ma­do por Loc­ke & Co, ha­cía un gui­ño a Ca­na­dá, ya que lle­va­ba ho­jas de ar­ce, símbolo del país y que tam­bién lu­cía en el bro­che.

UNA AMAZONA EN LA RE­SER­VA Más de­por­ti­vo fue el es­ti­lis­mo que los du­ques lu­cie­ron en la vi­si­ta a la co­mu­ni­dad in­dí­ge­na Heil­tsuk First Na­tions en Be­lla Be­lla. Ca­ta­li­na eli­gió un pan­ta­lón azul, saha­ria­na de Ho­lland & Ho­lland y las bo­tas Pe­né­lo­pe de la fir­ma Tas­sel, a las que pa­re­ce ha­ber co­gi­do cariño, pues­to que ya la vi­mos con ellas en su via­je ofi­cial a Bu­tán.

DE NUE­VO A LA UNI­VER­SI­DAD Pa­ra vi­si­tar unos vi­ñe­dos y la Uni­ver­si­dad de la Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca, la du­que­sa re­cu­rrió al ver­de y a los cua­dros. Con un ves­ti­do de Dol­ce & Gab­ba­na, abri­go ver­de de Hobbs –que ya es­tre­nó pa­ra ce­le­brar una fes­ti­vi­dad de San Pa­tri­cio– y fu­lar de cua­dros con un es­tam­pa­do lla­ma­do ‘tar­tan de ho­ja de ar­ce’, un nue­vo gui­ño a la cul­tu­ra ca­na­dien­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.