DA­VID BECKHAM

¿FAR­SAN­TE O CA­BA­LLE­RO? SU IMA­GEN DE BUEN CHI­CO HA SU­FRI­DO UN DU­RO GOL­PE. LA FIL­TRA­CIÓN DE UNOS CO­RREOS ELEC­TRÓ­NI­COS PA­RE­CEN DE­MOS­TRAR QUE UTI­LI­ZÓ A UNI­CEF PA­RA CON­SE­GUIR EL TÍ­TU­LO DE ‘SIR’. Y LO PEOR PO­DRÍA ES­TAR AUN POR LLE­GAR…

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - VIDAS NO EJEMPLARES - POR CAR­LOS GON­ZÁ­LEZ

Un mi­llón de li­bras le hu­bie­ra aho­rra­do es­te mal tra­go. Un mi­nu­cia pa­ra él, si te­ne­mos en cuen­ta que su for­tu­na se cal­cu­la que as­cien­de a 500 mi­llo­nes. Pe­ro su ne­ga­ti­va, o la de sus re­pre­sen­tan­tes, a pa­gar el chan­ta­je de unos hac­kers le han si­tua­do en el dis­pa­ra­de­ro, tan­to a él como al in­men­so ne­go­cio que se mue­ve en torno a su marca per­so­nal.

Los pi­ra­tas in­for­má­ti­cos ac­ce­die­ron a los ser­vi­do­res de Si­mon Oli­vei­ra, su re­la­cio­nes pú­bli­cas, y la ima­gen que se des­pren­de de los men­sa­jes en­tre am­bos y el agen­te del ex­fut­bo­lis­ta dis­ta mu­cho de la que has­ta aho­ra co­no­cía­mos. Es­to es, in­clu­so, peor y más des­truc­ti­vo pa­ra el hé­roe del pue­blo bri­tá­ni­co que cuan­do Re­bec­ca Loos, su asis­ten­te per­so­nal, apa­re­ció en to­dos los me­dios con­tan­do lo que ha­bía pa­sa­do en­tre ellos.

Aho­ra, he­mos des­cu­bier­to que hay una ob­se­sión que do­mi­na la vi­da de Beckham: con­ver­tir­se en Ca­ba­lle­ro de la Or­den del Im­pe­rio Bri­tá­ni­co, lo que

im­pli­ca uti­li­zar el tí­tu­lo de sir. Es­tu­vo a pun­to de con­se­guir­lo en 2014, pe­ro sus pro­ble­mas con los im­pues­tos se lo im­pi­die­ron. «Son una pan­da de c… Si fue­ra ame­ri­cano ten­dría al­go pa­re­ci­do ha­ce ya diez años», es­cri­bió el as­pi­ran­te a tan al­to re­co­no­ci­mien­to so­bre el co­mi­té en­car­ga­do de con­ce­dér­se­lo. Más du­ro fue con la can­tan­te de ópe­ra Kat­he­ri­ne Jen­kins que sí lo­gró lo que él desea­ba: «¿Qué ha he­cho ella? Can­tar en el rugby, vi­si­tar a las tro­pas y ad­mi­tir que ha­bía to­ma­do co­ca. Es una p… bro­ma».

SO­LI­DA­RI­DAD EN EN­TRE­DI­CHO

Una vez asu­mi­do el gol­pe, de­ci­dió se­guir in­ten­tán­do­lo y por con­se­jo de Oli­vei­ra se vol­có en las cau­sas be­né­fi­cas, en es­pe­cial con Uni­cef, aun­que sin de­ma­sia­do con­vic­ción, como po­nen de ma­ni­fies­to dis­tin­tos men­sa­jes en los que los em­plea­dos del re­la­cio­nes pú­bli­cas se que­jan de que Beckham lo vi­ve como «una car­ga», mien­tras ellos

no ha­cen otra co­sa que «in­ven­tar ac­cio­nes be­né­fi­cas pa­ra que él que­de bien». Tam­bién se han co­no­ci­do sus po­co so­li­da­rias exi­gen­cias al pe­dir, por ejem­plo, a la or­ga­ni­za­ción be­né­fi­ca que le pa­ga­ra un bi­lle­te en cla­se bu­si­ness –más de 7.000€– o que le cam­bia­ran del hotel de cin­co es­tre­llas en el que se alo­ja­ba a un re­sort más lu­jo­so en Cam­bo­ya. «No quie­ro po­ner mi dinero per­so­nal en esa cau­sa. Ese p… dinero es

mío», lle­ga a res­pon­der en otro co­rreo cuan­do le piden que con­tri­bu­ya con un mi­llón de dó­la­res a una ce­na be­né­fi­ca. Y lo mis­mo po­dría de­cir­se de su im­pli­ca­ción en con­tra de la in­de­pen­den­cia de Es­co­cia du­ran­te la cam­pa­ña del re­fe­rén­dum: era más ob­se­sión por con­se­guir el tí­tu­lo que con­ven­ci­mien­to.

Uni­cef, por su par­te, ha sa­li­do en su de­fen­sa, y el por­ta­voz del an­ti­guo de­por­tis­ta ha ase­gu­ra­do: «Es­ta his­to­ria es­tá ba­sa­da en ma­te­rial ob­so­le­to y sa­ca­do de con­tex­to, unos e-mails pri­va­dos han si­do ma­ni­pu­la­dos».

Qui­zá en pre­vi­sión de lo que se les ve­nía en­ci­ma, y pa­ra blan­quear su ima­gen, po­cos días an­tes de que es­ta­lla­ra el es­cán­da­lo, el ma­tri­mo­nio Beckham hi­zo pú­bli­ca la can­ti­dad de im­pues­tos que pa­ga: na­da más y na­da me­nos que 25.000 eu­ros al día. Aun­que lo peor po­dría es­tar por lle­gar si se fil­tran más men­sa­jes re­fe­ren­tes a otros te­mas. «Da­vid tie­ne mie­do de que se co­noz­can de­ta­lles muy per­so­na­les, por­que él sue­le ha­blar de ma­ne­ra abier­ta so­bre las co­sas que le pa­san», ase­gu­ra a The Sun una fuen­te cer­ca­na al ex­fut­bo­lis­ta, y ha avi­sa­do que «pue­de ha­ber más ma­te­rial em­ba­ra­zo­so en esos co­rreos». Lo que pa­re­ce cla­ro es que pue­de ol­vi­dar­se del tí­tu­lo de Ca­ba­lle­ro. ♥

¿OB­SE­SIÓN O MA­NI­PU­LA­CIÓN? Mien­tras que Uni­cef ase­gu­ra que los ‘e-mail’ han si­do sa­ca­dos de con­tex­to, otras in­for­ma­cio­nes ha­blan de la ob­se­sión del ex del Real Ma­drid por con­ver­tir­se en ‘sir’. A la dcha., Re­bec­ca Loos, su pre­sun­ta aman­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.