VI­SI­TA A ES­PA­ÑA

EL PRE­SI­DEN­TE DE AR­GEN­TI­NA Y SU ES­PO­SA, JU­LIA­NA AWA­DA, VI­SI­TA­RON ES­PA­ÑA. LA PRI­ME­RA DA­MA Y LA REI­NA LE­TI­ZIA COIN­CI­DIE­RON EN LA ELEC­CIÓN DE SUS ES­TI­LIS­MOS Y EN ELE­GAN­CIA.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR AL­MU­DE­NA MAR­TÍ­NEZ-FORNÉS

DO­ÑA LE­TI­ZIA y JU­LIA­NA AWA­DA es­co­gie­ron un ‘look’ muy si­mi­lar pa­ra su pri­mer due­lo de es­ti­lo en la vi­si­ta ofi­cial del pre­si­den­te ar­gen­tino a Madrid.

Los Re­yes que­rían que la vi­si­ta a Es­pa­ña del pre­si­den­te de Ar­gen­ti­na, Mau­ri­cio Ma­cri, y su es­po­sa, Ju­lia­na Awa­da, fue­ra al­go muy es­pe­cial. Ha­cía 600 días que nin­gún man­da­ta­rio via­ja­ba a Madrid en vi­si­ta de Es­ta­do, que son las de má­xi­mo ni­vel en la po­lí­ti­ca ex­te­rior, y don Fe­li­pe ha­bía da­do ins­truc­cio­nes pa­ra que sus in­vi­ta­dos se lle­va­ran la me­jor ima­gen de Es­pa­ña. Por ello, de­ci­dió es­tre­nar con ellos la nue­va ce­re­mo­nia de bien­ve­ni­da con la que de aho­ra en ade­lan­te se re­ci­bi­rá en el pa­tio de la Ar­me­ría del Pa­la­cio Real a to­dos los man­da­ta­rios en las vi­si­tas de Es­ta­do. Y la pri­me­ra im­pre­sión no pu­do ser me­jor. Po­cos paí­ses del mun­do dis­po­nen de un es­ce­na­rio tan im­po­nen­te. El ma­tri­mo­nio Ma­cri via­jó des­de Bue­nos Aires a Madrid en un vue­lo de Ibe­ria, ya que el pre­si­den­te ar­gen­tino dio de ba­ja el an­te­rior avión ofi­cial, el Tan­go 01, que ya te­nía más de 20 años de an­ti­güe­dad, y to­da­vía no le han en­tre­ga­do la nue­va ae­ro­na­ve que lo sus­ti­tui­rá.

Am­bos lle­ga­ron a Es­pa­ña, acom­pa­ña­dos por An­to­nia, de cin­co años, que es la se­gun­da hi­ja de Ju­lia­na Awa­da, la cuar­ta de Ma­cri y la úni­ca que el ma­tri­mo­nio tie­ne en co­mún. Los tres ate­rri­za­ron en Madrid la vís­pe­ra de la vi­si­ta de Es­ta­do y se ins­ta­la­ron en la que sería su re­si­den­cia ofi­cial, el Pa­la­cio del Par­do, don­de les ha­bían pre­pa­ra­do 12 ha­bi­ta­cio­nes. Ade­más del pro­gra­ma ofi­cial de ac­tos des­ti­na­dos al man­da­ta­rio y a su es­po­sa, Ju­lia­na Awa­da desa­rro­lló una agen­da pri­va­da pa­ra­le­la, que in­cluía vi­si­tas a los mu­seos Thys­sen y Rei­na So­fía, y tam­bién su hi­ja te­nía su pro­pio pro­gra­ma in­fan­til, con ex­cur­sio­nes a lugares co­mo el Aqua­rium de Madrid.

SU AN­TE­RIOR EN­CUEN­TRO

El pri­mer con­tac­to en­tre los Re­yes y sus in­vi­ta­dos tu­vo lu­gar en la ce­re­mo­nia de bien­ve­ni­da en el Pa­la­cio Real, pe­ro don Fe­li­pe y do­ña Le­ti­zia ya co­no­cían a Mau­ri­cio, de 58 años, y a Ju­lia­na Ma­cri (42), des­de 2013, cuan­do los en­ton­ces Prín­ci­pes de As­tu­rias via­ja­ron a Bue­nos Aires pa­ra de­fen­der la can­di­da­tu­ra olímpica de Madrid y asis­tie­ron a una re­cep­ción

que ofre­ció el en­ton­ces al­cal­de de la ca­pi­tal ar­gen­ti­na y ac­tual pre­si­den­te. Igual que do­ña Le­ti­zia, Ju­lia­na Awa­da aprovecha su pa­pel de pri­me­ra da­ma pa­ra pro­mo­cio­nar la mo­da de su país, y en el pri­mer en­cuen­tro en­tre am­bas, las dos ofre­cie­ron una ima­gen muy pa­re­ci­da, ya que coin­ci­die­ron en el pei­na­do y en el tono de su es­ti­lis­mo. Ju­lia­na es­co­gió un abri­go de cash­me­re ro­sa pá­li­do con cue­llo de piel sin­té­ti­ca, di­se­ño de Mé­na­ge à Trois, y san­da­lias de Va­len­tino, mien­tras que do­ña Le­ti­zia op­tó por un tra­je de cha­que­ta de co­lor me­lo­co­tón cla­ro, con cin­tu­rón, de Fe­li­pe Va­re­la, y za­pa­tos de Ma­grit en co­lor

nu­de. Las dos pri­me­ras da­mas comparten afi­ni­da­des. Am­bas ha­bían desa­rro­lla­do una bri­llan­te ca­rre­ra pro­fe­sio­nal an­tes de con­traer ma­tri­mo­nio, do­ña Le­ti­zia co­mo periodista y Ju­lia­na co­mo exi­to­sa em­pre­sa­ria de mo­da. Las dos tam­bién son de­por­tis­tas, apa­sio­na­das del es­ti­lo de vi­da sano y na­tu­ral, ma­dres de dos hi­jas y ad­mi­ra­do­ras de Michelle Oba­ma, con la que han coin­ci­di­do en via­jes ofi­cia­les. De to­do ello tu­vie­ron oca­sión de ha­blar las dos so­las en el Pa­la­cio de La Zar­zue­la mien­tras sus ma­ri­dos man­te­nían un en­cuen­tro ofi­cial, así co­mo en el al­muer­zo pos­te­rior al que asis­tie­ron los cua­tro. En él, los Re­yes en­tre­ga­ron a sus in­vi­ta­dos las con­de­co­ra­cio­nes que les ha con­ce­di­do Es­pa­ña: el co­llar de la Or­den de Isa­bel la Ca­tó­li­ca a Ma­cri y la gran cruz de la mis­ma or­den a Awa­da. Y el pre­si­den­te de Ar­gen­ti­na en­tre­gó a los Re­yes la má­xi­ma dis­tin­ción que otor­ga es­te país: el co­llar de la Or­den del Li­ber­ta­dor San Mar­tín pa­ra don Fe­li­pe y la gran cruz pa­ra do­ña Le­ti­zia. Unas con­de­co­ra­cio­nes que los cua­tro es­tre­na­ron por la no­che, en la gran ce­na de ga­la que los Re­yes ofre­cie­ron a sus in­vi­ta­dos en el Pa­la­cio Real.

CO­ME­DOR DE GA­LA

Si du­ran­te la ma­ña­na, Ma­cri y su es­po­sa se emo­cio­na­ron con la ce­re­mo­nia de bien­ve­ni­da que les ha­bía pre­pa­ra­do el Rey, por la no­che de­bie­ron de que­dar­se im­pre­sio­na­dos cuan­do subie­ron los 72 pel­da­ños de la es­ca­le­ra del Pa­la­cio, cru­za­ron los sa­lo­nes, lle­nos de obras de ar­te y, tras re­ci­bir el sa­lu­do de los in­vi­ta­dos en el Sa­lón del Trono, se di­ri­gie­ron al Co­me­dor de Ga­la, que lu­cía es­pec­ta­cu­lar. En es­ta es­tan­cia ca­ben mil per­so­nas de pie, pe­ro pa­ra la ce­na de ga­la se ha­bía ins­ta­la­do una gran me­sa de 35 me­tros de lar­go –se alar­ga o se acorta en fun­ción del nú­me­ro de co­men­sa­les– mon­ta­da con las va­lio­sas va­ji­llas, cu­ber­te­rías y cris­ta­le­rías de Pa­la­cio. A Ju­lia­na le co­rres­pon­día la si­lla que se en­con­tra­ba a la de­re­cha del Rey, mien­tras que do­ña Le­ti­zia, sen­ta­da en­fren­te de don Fe­li­pe, te­nía al pre­si­den­te ar­gen­tino a su de­re­cha. Mien­tras la banda de mú­si­ca de la Guar­dia Real ame­ni­za­ba la ce­na des­de un sa­lón con­ti­guo, el chef Ós­car Velasco, del res­tau­ran­te Sant­ce­lo­ni, con dos es­tre­llas Mi­che­lin, sir­vió un me­nú a los al­re­de­dor de 120 in­vi­ta­dos. Y es que los Re­yes quie­ren que las ce­nas de Es­ta­do sir­van tam­bién de es­ca­pa­ra­te pa­ra pro­mo­cio­nar la ri­ca gas­tro­no­mía es­pa­ño­la.

RE­CEP­CIÓN EN EL PA­LA­CIO REAL Los Re­yes pre­si­die­ron en el Pa­la­cio Real un ac­to so­lem­ne pa­ra dar la bien­ve­ni­da al pre­si­den­te ar­gen­tino y a su mu­jer, que lle­ga­ron en un Rolls Roy­ce.

LAS DA­MAS DE RO­SA Do­ña Le­ti­zia eli­gió un tra­je de Fe­li­pe Va­re­la que es­tre­nó en 2013 y Awa­da se de­can­tó por un di­se­ño de Me­na­ge à trois.

Ade­más de coin­ci­dir en el pei­na­do –am­bas lu­cie­ron el ca­be­llo re­co­gi­do en un mo­ño–, combinaron los za­pa­tos con su ves­tua­rio. A la de­re­cha, los de Ju­lia­na Awa­da, de la fir­ma Va­len­tino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.