CO­RA­ZÓN SA­LU­DA­BLE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO -

El ic­tus, ca­da vez más fre­cuen­te.

El 29 de oc­tu­bre se ce­le­bra el Día Mun­dial del Ic­tus. Es­te año, tris­te­men­te, es­tá más en el can­de­le­ro de­bi­do al epi­so­dio su­fri­do por la pre­sen­ta­do­ra Ma­ría Te­re­sa Campos (76). Otros per­so­na­jes fa­mo­sos, co­mo Sil­via Abas­cal (38) o el des­apa­re­ci­do Miguel Bo­yer, ya su­frie­ron epi­so­dios si­mi­la­res. Un ic­tus –tam­bién co­no­ci­do co­mo ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar o apo­ple­jía– es un con­jun­to de en­fer­me­da­des que afec­tan a la cir­cu­la­ción de los va­sos san­guí­neos del ce­re­bro. Exis­ten, fun­da­men­tal­men­te, dos ti­pos: el lla­ma­do ic­tus is­qué­mi­co, que su­ce­de cuan­do una ar­te­ria se obs­tru­ye por un coá­gu­lo de san­gre, ge­ne­ral­men­te pro­ve­nien­te del co­ra­zón y que de­ja una zo­na del ce­re­bro sin rie­go san­guí­neo –se­ría lo equi­va­len­te a un in­far­to de co­ra­zón pe­ro en el ce­re­bro–, y el ic­tus he­mo­rrá­gi­co, tam­bién co­no­ci­do co­mo he­mo­rra­gia ce­re­bral, que acon­te­ce cuan­do un va­so san­guí­neo ce­re­bral se rom­pe. En am­bas si­tua­cio­nes se pro­du­ci­rá un da­ño del te­ji­do ce­re­bral con se­cue­las que, de­pen­dien­do de su ex­ten­sión, pue­den ser muy gra­ves o irre­pa­ra­bles.

Cons­ti­tu­ye uno de los pro­ble­mas de sa­lud pú­bli­ca más im­por­tan­tes que exis­ten, sien­do la prin­ci­pal cau­sa de in­va­li­dez per­ma­nen­te en las per­so­nas adul­tas y la ter­ce­ra cau­sa de muer­te en oc­ci­den­te. Se­gún las es­ta­dís­ti­cas, uno de ca­da seis es­pa­ño­les su­fri­rá un ic­tus a lo lar­go de su vi­da y, aun así, exis­te un gran des­co­no­ci­mien­to acer­ca de es­ta en­fer­me­dad.

FAC­TO­RES DE RIES­GO

Los más fre­cuen­tes son el ta­ba­quis­mo, la hi­per­ten­sión ar­te­rial, la dia­be­tes, los ni­ve­les ele­va­dos de co­les­te­rol y el se­den­ta­ris­mo. Por lo tan­to, el no lle­var una vi­da sa­na y ac­ti­va au­men­ta las po­si­bi­li­da­des de su­frir­lo de ma­ne­ra im­por­tan­te. Otras cau­sas po­si­bles son la rup­tu­ra en la pa­red de al­gu­na de las ar­te­rias con el con­si­guien­te san­gra­do o los coá­gu­los pro­ce­den­tes del co­ra­zón o gran­des ar­te­rias que via­jan por el to­rren­te san­guí­neo has­ta lle­gar al ce­re­bro, obs­tru­yen­do al­gún va­so san­guí­neo y da­ñan­do la zo­na irri­ga­da por él. Es­to úl­ti­mo ocu­rre más fre­cuen­te­men­te en

pa­cien­tes que pa­de­cen arrit­mias, co­mo la fi­bri­la­ción au­ri­cu­lar. Los sín­to­mas de­pen­den de la zo­na del ce­re­bro afec­ta­da y de la ex­ten­sión de es­ta. Los más co­mu­nes in­clu­yen pér­di­da de fuer­za de una zo­na del cuer­po o, in­clu­so, de la mi­tad de es­te; al­te­ra­ción del ha­bla; di­fi­cul­tad pa­ra tra­gar; al­te­ra­cio­nes de la vi­sión, co­mo pér­di­da de la vis­ta; dis­mi­nu­ción de la sen­si­bi­li­dad o sen­sa­ción de hor­mi­gueo en ca­ra, cue­ro ca­be­llu­do o ex­tre­mi­da­des; vér­ti­go y caí­das re­pen­ti­nas; al­te­ra­cio­nes de la me­mo­ria; di­fi­cul­tad pa­ra ca­mi­nar; pér­di­da de au­di­ción; fal­ta de coor­di­na­ción; som­no­len­cia o pér­di­da de con­cien­cia.

AC­TUA­CIÓN

¿Qué de­be­mos ha­cer si se sos­pe­cha que se ha pro­du­ci­do un ic­tus? Lo pri­me­ro es sa­ber que las cua­tro pri­me­ras ho­ras son cru­cia­les y de­be­mos so­li­ci­tar ayu­da mé­di­ca lo an­tes po­si­ble. Mien­tras es­pe­ra­mos su lle­ga­da, se de­be man­te­ner la má­xi­ma cal­ma y el en­fer­mo de­be per­ma­ne­cer in­mó­vil. He­mos de sos­pe­char­lo con al­guno de es­tos sín­to­mas: asi­me­tría fa­cial, si se pi­de al afec­ta­do que son­ría, la son­ri­sa se­rá más pro­mi­nen­te de un la­do que de otro, im­po­si­bi­li­dad pa­ra mo­ver vo­lun­ta­ria­men­te uno o los dos bra­zos y la di­fi­cul­tad pa­ra el ha­bla, en­tre otros.

Una vez en el hos­pi­tal, se eva­lua­rá la ex­ten­sión del da­ño y la cau­sa del ic­tus y el pa­cien­te se­rá aten­di­do, en ge­ne­ral, en una uni­dad de ic­tus que es­tá al­ta­men­te

es­pe­cia­li­za­da.

RE­CU­PE­RA­CIÓN

El tra­ta­mien­to con­sis­te en tra­tar de vol­ver a ha­cer permea­ble la ar­te­ria ce­rra­da o co­rre­gir el san­gra­do –si se ha pro­du­ci­do y si es po­si­ble ha­cer­lo–, to­do ello man­te­nien­do al pa­cien­te en con­di­cio­nes de es­ta­bi­li­dad y, mu­chas ve­ces, den­tro de una UCI. Se­rá fun­da­men­tal la reha­bi­li­ta­ción pre­coz rea­li­za­da por per­so­nal es­pe­cia­li­za­do y el lo­go­pe­da, cuan­do sea ne­ce­sa­rio, con la in­ten­ción de mi­ni­mi­zar las se­cue­las que pue­dan pro­du­cir­se. Co­mo es ló­gi­co, cuan­to an­tes se tra­ten es­te ti­po de en­fer­me­da­des, me­jor se­rá el pro­nós­ti­co y menores las se­cue­las. Pe­ro co­mo nos po­de­mos ima­gi­nar, lo me­jor que po­de­mos ha­cer es la pre­ven­ción. Es desea­ble me­jo­rar el es­ti­lo de vi­da, adop­tan­do há­bi­tos sa­lu­da­bles co­mo adel­ga­zar y me­jo­rar la ali­men­ta­ción, de­jar de fu­mar, prác­ti­ca de ejer­ci­cio mo­de­ra­do, co­mo ca­mi­nar me­dia ho­ra dia­ria y dis­mi­nuir el co­les­te­rol.

ES­TÉ ALER­TA

El pro­nós­ti­co de­pen­de­rá de la ex­ten­sión del ce­re­bro afec­ta­do y de la ra­pi­dez tan­to en la aten­ción mé­di­ca co­mo en la re­cu­pe­ra­ción de las fun­cio­nes cor­po­ra­les que se han vis­to afec­ta­das. Ca­da per­so­na es di­fe­ren­te y, de­pen­dien­do del es­ta­do ge­ne­ral pre­vio o de fac­to­res, co­mo la edad, se re­cu­pe­ra­rá ma­yor o me­nor ce­le­ri­dad. Las se­cue­las pue­den re­cu­pe­rar­se, más o me­nos rá­pi­do, o ser per­ma­nen­tes. Es­té muy aten­to si de­tec­ta al­gún sín­to­ma sos­pe­cho­so en al­gún fa­mi­liar, ami­go o en us­ted mis­mo, y pi­da ayu­da si lo ve ne­ce­sa­rio. Tra­te de lle­var un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble y re­cuer­de, co­mo un man­tra, que «la fe­li­ci­dad ra­di­ca, an­te to­do, en la sa­lud».

Campos se dio cuen­ta de que lo es­ta­ba su­frien­do tras ha­ber he­cho una cam­pa­ña de con­cien­cia­ción.

La ac­triz, que es­tá es­pe­ran­do su pri­mer hi­jo, lo su­frió y es­cri­bió un li­bro so­bre su ex­pe­rien­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.