La ira, la te­le y las re­des.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO -

Des­de el au­ge de Twit­ter co­mo foro de aná­li­sis, co­men­ta­rio y am­pli­fi­ca­ción de los con­te­ni­dos te­le­vi­si­vos, las ca­de­nas han ju­ga­do a sa­car­le par­ti­do a la re­per­cu­sión de sus pro­gra­mas en las re­des so­cia­les. La re­tro­ali­men­ta­ción es, en prin­ci­pio, po­si­ti­va pues da vi­si­bi­li­dad, ge­ne­ra cu­rio­si­dad y per­mi­te que al­gu­nos de­ci­dan se­guir un pro­gra­ma en fun­ción de lo que se di­ga, ya sea en po­si­ti­vo o en ne­ga­ti­vo (por­que los es­pa­cios ‘in­fa­mes’ dan más mor­bo y dan pie a ‘me­mes’ o ‘gifs’ có­mi­cos). Es­ta ten­den­cia ha ido más le­jos en el ca­so de pro­gra­mas co­mo ‘Mas­ter­chef’, por ejem­plo, que ha fi­cha­do a Abel Ara­na pa­ra que ali­men­te las re­des du­ran­te la emi­sión, mul­ti­pli­can­do los im­pac­tos del con­cur­so al otro la­do de las pan­ta­llas, don­de se fra­guan los con­te­ni­dos al­ter­na­ti­vos pro­ta­go­ni­za­dos y crea­dos por los es­pec­ta­do­res.

Pe­ro el la­do más pe­li­gro­so de es­ta fuer­za me­diá­ti­ca es la ira. La mis­ma ira que lle­va al la­do os­cu­ro. En oca­sio­nes, el odio lle­va a la pu­bli­ca­ción de tuits ofen­si­vos, re­pug­nan­tes, de­lic­ti­vos. Y es­te es el pro­ble­ma, que so­bre­pa­san la li­ber­tad de ex­pre­sión pa­ra con­ver­tir­se en de­li­tos de odio. Ha si­do el ca­so pro­ta­go­ni­za­do por Inés Arri­ma­das, can­di­da­ta de Ciu­da­da­nos a la Ge­ne­ra­li­tat. Du­ran­te la emi­sión del ‘Gran De­ba­te’, en Te­le­cin­co, la po­lí­ti­ca re­ci­bió el si­guien­te co­men­ta­rio en Fa­ce­book: “So­lo de­seo que cuan­do sal­ga es­ta no­che la vio­len en gru­po por­que no me­re­ce otra co­sa es­ta pe­rra as­que­ro­sa”. Pa­ra col­mo, ve­nía fir­ma­do por una mu­jer. Arri­ma­das la de­nun­ció. La sen­ten­cia, pac­ta­da por am­bas par­tes, es con­tun­den­te: cua­tro me­ses de cár­cel pa­ra es­ta ta­sa­do­ra de in­mue­bles que fue ful­mi­nan­te­men­te des­pe­di­da de su tra­ba­jo y que de­be­rá ade­más par­ti­ci­par en un cur­so de de­re­chos hu­ma­nos que in­ci­da en el res­pe­to a la igual­dad y a la no dis­cri­mi­na­ción. La ira y los de­li­tos de odio no se lle­van bien con la li­ber­tad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.