La música que de­ja­mos de es­cu­char

Con la ins­tau­ra­ción de los sis­te­mas de com­pre­sión di­gi­tal y los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les se ha trans­for­ma­do la ex­pe­rien­cia de oír can­cio­nes. En ese ca­so, los ade­lan­tos tec­no­ló­gi­cos no con­tri­bu­yen a una me­jo­ra en ca­li­dad.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - Vida Digital - TEX­TO: JA­VIER BE­CE­RRA

Exis­te un grá­fi­co que pu­lu­la por In­ter­net que ex­pli­ca a la per­fec­ción la iro­nía en la que se ha con­ver­ti­do la es­cu­cha de la música en el si­glo XXI. En él se ha­bla de las gran­des in­ver­sio­nes que los mú­si­cos ha­cen pa­ra gra­bar en per­fec­tas con­di­cio­nes. El me­jor es­tu­dio, los me­jo­res ins­tru­men­tis­tas, el me­jor mi­cro, el pro­duc­tor ade­cua­do. To­do ello ter­mi­na, sin em­bar­go, sien­do es­cu­cha­do a tra­vés de los au­ri­cu­la­res de un mó­vil que aca­ba de des­com­pri­mir una música que le lle­ga com­pri­mi­da y que, en teo­ría, ha per­di­do una bue­na par­te de in­for­ma­ción por el ca­mino. Es de­cir, de un mo­do to­tal­men­te di­fe­ren­te a co­mo se per­ci­bió cuan­do se es­cu­chó en el es­tu­dio. El ros­tro del ar­tis­ta an­te ver esa se­cuen­cia es un poe­ma.

«Se ha per­di­do ca­li­dad por co­mo­di­dad des­de que se im­pu­so el mo­de­lo de iPod», sen­ten­cia Juan de Dios Mar­tín. Es­te pro­duc­tor mu­si­cal co­ru­ñés, que ha tra­ba­ja- do con Ama­ral, De­lu­xe o Ba­rón Ro­jo, ade­más de re­mas­te­ri­zar La le­yen­da del tiem­po de Ca­ma­rón de la Is­la, con­si­de­ra que el mo­do de re­pro­du­cir­la su­fre en la ac­tua­li­dad has­ta tres de­gra­da­cio­nes que la ale­jan com­ple­ta­men­te de aque­lla es­cu­cha ideal de un equi­po ca­se­ro de al­ta fi­de­li­dad que se es­ti­la­ba an­tes.

En pri­mer lu­gar es­tá el MP3, el ar­chi­vo que com­pri­me la in­for­ma­ción de un ar­chi­vo nor­mal a al­go más pe­que­ño con un prin­ci­pio: «Des­car­tar to­do lo que el oí­do hu­mano no va a es­cu­char». Ello ha- ce que al­gu­nos de esos ar­chi­vos ocu­pen has­ta diez ve­ces me­nos es­pa­cio que el pri­mi­ge­nio, qui­tan­do da­tos a me­di­da que se com­pri­me.

Des­pués, lle­ga el te­lé­fono, do­ta­do de un con­ver­ti­dor pa­ra que esos ar­chi­vos re­du­ci­dos pue­dan ser es­cu­cha­dos. Ahí si­gue la pros­ti­tu­ción del so­ni­do. «Un mó­vil no es­tá di­se­ña­do pa­ra es­cu­char au­dio —ase­gu­ra Mar­tín—. Es una co­sa uti­li­ta­ria, que se ri­ge más por el ta­ma­ño y el pre­su­pues­to que por la ca­li­dad so­no­ra». To­do ello fren­te a otras pres­ta­cio­nes que sí que evo­lu­cio­nan. Igual que un Blu-ray re­sul­ta ob­je­ti­va­men­te su­pe­rior a un DVD, la par­te vi­sual de los te­lé­fo­nos ac­tua­les me­jo­ra a la de ha­ce cin­co años. No ocu­rre lo mis­mo con la música: «Los mó­vi­les in­di­can que la cá­ma­ra tie­ne no se cuán­tos me­ga­pí­xe­les, la pan­ta­lla..., pe­ro de la ca­li­dad del so­ni­do nun­ca di­cen na­da. Fun­cio­na y es co­rrec­to y ya es­tá», ar­gu­men­ta el pro­duc­tor.

Au­ri­cu­la­res «nor­ma­li­tos»

El ter­cer pun­to de ese re­co­rri­do se en­cuen­tra en los al­ta­vo­ces o en los au­ri­cu­la­res. Los pri­me­ros ape­nas sir­ven pa­ra sa­ber qué música es y po­co más. Los se­gun­dos se que­dan en «al­go nor­ma­li­to». Si a to­do ellos se le su­ma la lla­ma­da Gue­rra del Vo­lu­men (esa ten­den­cia a gra­bar ca­da vez más al­to) ge­ne­ra la tor­men­ta per­fec­ta. Nun­ca an­tes ha­bía si­do tan fá­cil ac­ce­der a la música. Pe­ro no que­da la me­nor du­da de que una gran ma­yo­ría lo ha­ce des­de un pun­to de par­ti­da equi­vo­ca­do.

Esa de­ge­ne­ra­ción aún pue­de lle­gar a un cuar­to es­ta­dio: YouTu­be: «No es un sis­te­ma de au­dio, es un por­tal de ví­deos. Al pa­so de la can­ción en MP3, al­guien la sube y YouTu­be apli­ca una com­pre­sión en­ci­ma de esa com­pre­sión que, ade­más, no es­tá es­pe­cí­fi­ca­men­te pre­pa­ra­da pa­ra música».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.