Nue­vos ti­pos de de­li­tos que ya se es­tán fra­guan­do a tra­vés de In­ter­net.

En un mun­do glo­ba­li­za­do to­dos es­ta­mos co­nec­ta­dos y eso nos ha­ce más vul­ne­ra­bles. Los «hac­kers» han sa­li­do del ga­ra­je y aho­ra fun­cio­nan co­mo ma­fias trans­na­cio­na­les, una es­pe­cie de «Ci­ber­cri­men SA» que amasa mi­llo­nes con el se­cues­tro de or­de­na­do­res. La Eu­ro

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - Portada - TEX­TO: E. V. PITA

Los la­dro­nes de ban­cos ac­túan en za­pa­ti­llas des­de su ca­sa ro­ban­do por In­ter­net las cuen­tas aje­nas. Pe­ro es­to so­lo es la pun­ta del ice­berg. Mu­cho ha cam­bia­do des­de que un ado­les­cen­te usa­ba el or­de­na­dor de la ca­sa de sus pa­dres pa­ra crear un vi­rus y echar­se unas ri­sas. En los úl­ti­mos años ha ha­bi­do una es­ca­la­da de ci­ber­cri­mi­na­li­dad: ti­mos a clien­tes de ban­cos on-li­ne ( phis­hing), pi­ra­teo de mú­si­ca o DVD, uso de las web­cams de las víc­ti­mas pa­ra es­piar­las y ac­cio­nes de ci­ber­gue­rra pa­ra ave­riar un reac­tor nu­clear de un país ri­val.

Pe­ro a par­tir del 2010, los hac­kers han da­do un gran sal­to y fun­cio­nan co­mo ma­fias in­ter­na­cio­na­les. Ci­ber­cri­men SA ya amasa mi­llo­nes con el pi­ra­teo de la pro­pie­dad in­dus­trial e in­te­lec­tual y se­cues­tra or­de­na­do­res de em­pre­sas pa­ra exi­gir un res­ca­te a cam­bio de des­en­crip­tar los da­tos y no bo­rrar el dis­co du­ro. El te­mi­do ran­som­wa

re ha da­do quebraderos de ca­be­za a de­ce­nas de em­pre­sa­rios ga­lle­gos. La ame­na­za es glo­bal, co­mo de­mos­tró el vi­rus Wan­na Cry que in­fec­tó mi­llo­nes de dis­po­si­ti­vos.

La ci­ber­de­lin­cuen­cia es ya un pro­ble­ma glo­bal en un mun­do in­ter­co­nec­ta­do y el ries­go se dis­pa­ra. Bas­ta con pen­sar en los dis­po­si­ti­vos que sur­gi­rán de la pró­xi­ma tec­no­lo­gía 5-G, en la que con­ver­gi­rán los co­ches au­tó­no­mos, el In­ter­net de las Co­sas, los ro­bots de la In­dus­tria 4.0 y la im­pre­sión 3D, y to­do ello in­ter­co­nec­ta­do en­tre sí. Quien los con­tro­le po­dría ama­sar una for­tu­na. El ex­po­licía Marc Good­man, en su li­bro Los de­li­tos del fu­tu­ro, aler­ta del in­quie­tan­te panorama que se acer­ca.

Un in­for­me de la or­ga­ni­za­ción po­li­cial eu­ro­pea Eu­ro­pol re­ve­la que los ci­ber­de- lin­cuen­tes son ca­da vez «más agre­si­vos» en de­li­tos de al­ta tec­no­lo­gía, ro­bo de da­tos fi­nan­cie­ros y ex­tor­sión se­xual. La UE ve ne­ce­sa­rio com­ba­tir a es­tos gru­pos que «ge­ne­ran gran­des be­ne­fi­cios» en ac­ti­vi­da­des co­mo el frau­de on-li­ne con tar­je­tas de pa­go. La Eu­ro­pol ad­vier­te de que los ci­ber­cri­mi­na­les in­tro­du­cen vi­rus co­mu­ni­ca­dos en­tre sí (bot­nets) pa­ra te­ner el con­trol re­mo­to del or­de­na­dor de sus víc­ti­mas, ro­bar sus con­tra­se­ñas y des­ac­ti­var su pro­tec­ción. Crean «puer­tas tra­se­ras» pa­ra sus­traer di­ne­ro y da­tos. In­clu­so han mon­ta­do fo­ros on-li­ne pa­ra con­tra­tar los ser­vi­cios de ex­pe­ri­men­ta­dos hac­kers, blan­quear mo­ne­das vir­tua­les co­mo el bit­coin (bo­tín del co­bro de sus res­ca­tes) o in­ter­cam­biar ar­chi­vos en lí­nea de abu­so se­xual in­fan­til re­trans­mi­ti­do en di­rec­to. Esa Red Os­cu­ra fun­cio­na co­mo un su­per­mer­ca­do ile­gal abier­to las 24 ho­ras pa­ra ven­der ar­mas, dro­gas, pa­sa­por­tes fal­sos o tar­je­tas de cré­di­to clo­na­das.

Ex­per­tos de la Guar­dia Ci­vil de Pon­te­ve­dra con­si­de­ran que las APT (Ame­na­za Per­sis­ten­te Avan­za­da) son el nue­vo malwa

re a com­ba­tir. Se tra­ta de un vi­rus la­ten­te que per­ma­ne­ce mu­cho tiem­po ocul­to en el dis­po­si­ti­vo del usua­rio y se de­di­ca a es­piar sus co­mu­ni­ca­cio­nes a la es­pe­ra de ac­ti­var­se. Es tan com­ple­jo que so­lo es­tá al al­can­ce de po­de­ro­sos Es­ta­dos.

El tec­nó­lo­go y ex-hac­ker vi­gués An­to­nio Fer­nan­des pre­vé que se­gui­rán las ame­na­zas clá­si­cas co­mo el ran­som

wa­re o el phis­hing, pe­ro se es­pe­cia­li­za­rán me­dian­te la apli­ca­ción de la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial y la ex­plo­ta­ción del Big Da­ta. «Se se­gui­rán usan­do pa­ra ro­bar di­ne­ro y co­mo ex­cu­sa por par­te de gru­pos sub­ven­cio­na­dos por Es­ta- dos pa­ra desa­rro­llar la ci­ber­gue­rra», avi­sa.

«Ca­da día hay mas tec­no­lo­gía, pe­ro pa­re­ce que nos ol­vi­da­mos de que hay mu­cha an­ti­gua que si­gue fun­cio­nan­do, y en oca­sio­nes en sis­te­mas crí­ti­cos», di­ce. Va­ti­ci­na que «fan­tas­mas del pa­sa­do» ven­drán a asus­tar­nos. «Se des­cu­bri­rán fa­llos de se­gu­ri­dad en equi­pos y soft­wa­re an­ti­guo, y es­tos fa­llos se­rán uti­li­za­dos pa­ra ata­ques ma­si­vos», re­cal­ca es­te tec­nó­lo­go. Tam­bién lan­za una ad­ver­ten­cia a las in­dus­trias que se afa­nan por lle­gar pri­me­ro al 4.0: «Desa­rro­lla­rán nue­vas en­fer­me­da­des; ac­tual­men­te pen­sa­mos en los ata­ques co­mo se­cues­tros o ro­bo de in­for­ma­ción, pe­ro va­mos de ca­mino a que in­fec­ten lo que pro­du­ci­mos pa­ra es­par­cir a nues­tros usua­rios y clien­tes su malwa­re. El mun­do se llena de wea­ra­bles (apa­ra­tos ves­ti­bles) y dis­po­si­ti­vos mó­vi­les in­ter­co­nec­ta­dos (IoT), que son y se­rán ca­da vez mas ob­je­ti­vo pa­ra te­ner una red zom­bi mun­dial mó­vil, que abri­rá las puer­tas de nues­tros ho­ga­res y fá­bri­cas». Ame­na­zas que ya son via­bles, se­gún Marc Good­man.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.