No pro­te­ges tu pri­va­ci­dad

Las guías so­bre pri­va­ci­dad en la Red po­nen el acen­to en que el pri­mer vi­gi­lan­te de­be ser el pro­pio usua­rio. Por re­gla ge­ne­ral, los ciu­da­da­nos ape­nas uti­li­zan los me­ca­nis­mos que hay a su dis­po­si­ción en In­ter­net pa­ra con­tro­lar la in­for­ma­ción que com­par­ten y

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - En portada - TEX­TO: CÉSAR RO­DRÍ­GUEZ

Tus dis­po­si­ti­vos al­ma­ce­nan mu­cha in­for­ma­ción pri­va­da. ¿Te ha­bías pa­ra­do a pen­sar­lo?». Así se ti­tu­la el pri­mer apar­ta­do de la guía so­bre pri­va­ci­dad y se­gu­ri­dad en In­ter­net ela­bo­ra­da por Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Ci­ber­se­gu­ri­dad (In­ci­be). Es­ta pu­bli­ca­ción, dis­po­ni­ble en www.osi.es o en www.agpd.es, ha­bla de con­tra­se­ñas ro­bus­tas, co­pias de se­gu­ri­dad, pro­gra­mas ma­li­cio­sos… Pe­ro de­di­ca tam­bién aten­ción a los per­mi­sos que da­mos de for­ma ge­ne­ro­sa al sus­cri­bir un ser­vi­cio o ins­ta­lar una apli­ca­ción.

Por im­pru­den­cia, por im­pa­cien­cia y/o por ex­ce­so de con­fian­za, mu­chos usua­rios acep­tan sin mi­rar las con­di­cio­nes de uso. To­das las guías y re­co­men­da­cio­nes ofi­cia­les so­bre pri­va­ci­dad po­nen el acen­to en lo mis­mo: el pri­mer vi­gi­lan­te de­be de ser el pro­pio usua­rio. Y uno de los prin­ci­pa­les enemi­gos es el sí a to­do. Ya sa­ben de lo que ha­blo. Uno va a ins­ta­lar una apli­ca­ción o a abrir una cuen­ta en un ser­vi­cio. Le ha­cen pre­gun­tas y las acep­ta to­das, no re­vi­sa los po­si­bles ajus­tes. Y lue­go se la­men­ta. O se lle­va sor­pre­sas.

A cual­quie­ra de­be­ría so­nar­le ex­tra­ño que una app de di­se­ño grá­fi­co pre­ten­da ac­ce­der a la lis­ta de lla­ma­das. ¿Lo ne­ce­si­ta o es una for­ma de cap­tar da­tos? Pa­ra res­pon­der a esa y a otras pre­gun­tas sin res­pues­ta jus­ti­fi­ca­ble na­ció Conan Mo­bi­le, un pro­gra­ma de la Oficina de Se­gu­ri­dad del In­ter­nau­ta pa­ra te­lé­fo­nos con sis­te­ma ope­ra­ti­vo An­droid que te in­di­ca si hay al­gu­na apli­ca­ción ma­li­cio­sa, que re­vi­sa si las le­gí­ti­mas es­tán co­rrec­ta­men­te ac­tua­li­za­das y que com­prue­ba si la con­fi­gu­ra­ción del ter­mi­nal es co­rrec­ta.

Conan Mo­bi­le for­ma par­te del pro­yec­to eu­ro­peo Ad­van­ced Cy­ber De­fen­se Cen

tre (ACDC), crea­do pa­ra me­jo­rar la ci­ber- se­gu­ri­dad en to­do el te­rri­to­rio co­mu­ni­ta­rio. En su pá­gi­na ofre­ce on­ce con­se­jos pa­ra que un ciu­da­dano pue­da ges­tio­nar de for­ma ade­cua­da su pri­va­ci­dad.

El pri­me­ro es un prin­ci­pio fun­da­men­tal: «Cuan­to me­nos re­ve­les so­bre ti, me­jor». El se­gun­do es un me­ca­nis­mo de de­fen­sa bá­si­ca: ten va­rias cuen­tas de correo, y no uses la prin­ci­pal —la em­plea­da pa­ra la ban­ca en lí­nea, pa­ra ha­cer ne­go­cios o pa­ra bus­car tra­ba­jo— pa­ra to­do ti­po de asun­tos. El ter­ce­ro pue­de pa­re­cer más di­fí­cil de cum­plir, pe­ro es de sen­ti­do co­mún y de los más im­por­tan­tes: no guar­des tus con­tra­se­ñas en do­cu­men­tos a la vis­ta, ni di­gi­ta­les ni fí­si­cos.

El cuar­to con­se­jo es de­ci­si­vo a la ho­ra de usar Goo­gle o Fa­ce­book: re­vi­sar ca­da cier­to tiem­po la con­fi­gu­ra­ción de pri­va­ci­dad de apli­ca­cio­nes, mó­vil y re­des, pue­den cam­biar y ne­ce­si­tar nue­vos ajus­tes. El quin­to abor­da la ne­ce­si­dad de pro­te­ger el te­lé­fono con un blo­queo de pan­ta­lla. El sex­to re­co­mien­da usar «he­rra­mien­tas es­pe­cia­les» pa­ra me­jo­rar la se­gu­ri­dad, pe­ro no da más de­ta­lles. Y el sép­ti­mo es un clá­si­co: bo­rra tu his­to­rial del na­ve­ga­dor y las co­okies si has usa­do un or­de­na­dor pú­bli­co o ajeno.

El oc­ta­vo abor­da un asun­to que ca­da vez tie­ne más im­por­tan­cia. Ya hay ban­cos que per­mi­ten abrir una cuen­ta con un sel­fi y una foto del DNI. Es un me­ca­nis­mo ágil y só­li­do, pe­ro pue­de ser apro­ve­cha­do por de­lin­cuen­tes pa­ra ro­bar da­tos. Por eso tie­ne mu­cho sen­ti­do la re­co­men­da­ción del ACDC de no pu­bli­car imá­ge­nes de do­cu­men­ta­ción, tar­je­tas de cré­di­to y de­más do­cu­men­tos im­por­tan­tes en la Red.

El no­veno cae de ca­jón. Hay que bo­rrar to­dos los da­tos de vie­jos or­de­na­do­res, dis­cos du­ros, me­mo­rias USB y te­lé­fo­nos an­tes de des­ha­cer­nos de ellos. En los mó­vi­les con­vie­ne re­ti­rar tar­je­tas de me­mo­ria y res­tau­rar el ter­mi­nal a mo­do de fá­bri­ca.

Con los dis­po­si­ti­vos fí­si­cos hay que ser cui­da­do­sos. Y tam­bién hay que to­mar pre­cau­cio­nes con los ser­vi­cios en la nu­be. Al me­nos eso di­ce el dé­ci­mo con­se­jo: hay que re­vi­sar las con­di­cio­nes de uso pa­ra ave­ri­guar dón­de se van a guar­dar los da­tos y si el pro­vee­dor del ser­vi­cio tie­ne de­re­cho a ana­li­zar­los y ex­plo­tar­los. El un­dé­ci­mo pre­cep­to es de­fi­ni­ti­vo: «Ca­si nin­gu­na ofer­ta en In­ter­net es real­men­te gra­tui­ta; siem­pre aca­bas pa­gan­do con da­tos».

Goo­gle y Fa­ce­book

Fa­ce­book re­co­pi­la, al­ma­ce­na y uti­li­za in­for­ma­ción de los usua­rios pa­ra fi­nes pu­bli­ci­ta­rios sin ha­ber ob­te­ni­do «un con­sen­ti­mien­to inequí­vo­co de ellos». Con es­te ar­gu­men­to la Agen­cia Es­pa­ño­la de Pro­tec­ción de Da­tos ex­pli­ca­ba la mul­ta im­pues­ta a la red so­cial más gran­de del pla­ne­ta.

La san­ción, de 1,2 mi­llo­nes, co­rres­pon­día a dos in­frac­cio­nes gra­ves y a una muy gra­ve en el tra­ta­mien­to de da­tos de se­xo, creen­cias re­li­gio­sas, gus­tos per­so­na­les o na­ve­ga­ción.

Por su­pues­to, Fa­ce­book, anun­ció su dis­con­for­mi­dad. Con una jus­ti­fi­ca­ción de ma­nual. «Son los usua­rios los que de­ci­den qué in­for­ma­ción quie­ren aña­dir en su per­fil y com­par­tir con otros, co­mo su re­li­gión», de­cía una no­ta di­fun­di­da por la com­pa­ñía. Y no le fal­ta­ba cier­ta ra­zón. Por re­gla ge­ne­ral, los usua­rios no son cons­cien­tes de que los ser­vi­cios gra­tui­tos ca­si no exis­ten, des­co­no­cen que pa­gan con otra mo­ne­da, sus da­tos, su in­for­ma­ción, y no son cons­cien­tes de cuál es el ti­po de cam­bio ade­cua­do, de lo que ex­po­nen. Y de lo que ex­po­nen de otros.

Ha­ce un año se des­ta­pó una gran po­lé­mi­ca al ha­cer­se pú­bli­co que Fa­ce­book y What­sApp, has­ta en­ton­ces ser­vi­cios su­pues­ta­men­te in­de­pen­dien­tes, pe­ro del mis­mo pro­pie­ta­rio, iban a in­ter­cam­biar in­for­ma­ción. El es­cán­da­lo fue ma­yúscu­lo. Y mu­chos se ras­ga­ron las ves­ti­du­ras. ¡La red so­cial de Mark Zuc­ker­berg iba a te­ner su nú­me­ro de te­lé­fono! En mu­chos ca­sos fue un la­men­to in­ne­ce­sa­rio. Ya lo te­nía. De for­ma le­gí­ti­ma. Se lo ha­bía da­do el pro­pio usua­rio o al­guno de sus ami­gos al, por ejem­plo, per­mi­tir a la apli­ca­ción ac­ce­der a los con­tac­tos de su mó­vil. Ir a la con­fi­gu­ra­ción de pri­va­ci­dad de Fa­ce­book es más que re­co­men­da­ble pa­ra evi­tar sor­pre­sas.

«Cuan­do usas los ser­vi­cios de Goo­gle, nos con­fías tu in­for­ma­ción». La com­pa­ñía que creó el bus­ca­dor más uti­li­za­do del pla­ne­ta no es­con­de que uti­li­za los da­tos que le facilitan los usua­rios. Y sa­be mu­chí­si­mo so­bre ellos. Si vie­ron un ví­deo en You­tu­be, si con­sul­ta­ron las ca­li­fi­ca­cio­nes de un res­tau­ran­te o co­mo lle­gar a una pla­ya… Pe­ro tam­bién les per­mi­te re­vi­sar sus op­cio­nes de pri­va­ci­dad, ac­ce­der a un com­ple­to do­sier con to­dos esos da­tos, bo­rrar lo que quie­ran y de­ci­dir qué se mues­tra pú­bli­ca­men­te. Si tie­nes una cuen­ta es fá­cil ac­ce­der al pa­nel de con­trol y ver que hay un mon­tón de op­cio­nes dis­po­ni­bles. ¿Va­le la pe­na el es­fuer­zo? Pues sí. Es tu hue­lla di­gi­tal. Y va­le mu­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.