Ocho nue­vos cul­ti­vos pa­ra for­ta­le­cer el cam­po ga­lle­go

Gi­ra­sol, arán­da­nos, re­si­nas, acei­te, fre­sas... La in­ves­ti­ga­ción y los usos re­cien­tes han per­mi­ti­do in­cor­po­rar otras va­rie­da­des

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - TERRA - XOÁN RAMÓN AL­VI­TE

Ga­li­cia tie­ne po­ten­cial pa­ra pro­du­cir mu­cho más que le­che y car­ne de ca­li­dad. Aun­que dos ter­ce­ras par­tes de las 900.000 hec­tá­reas de su­per­fi­cie agra­ria útil exis­ten­tes en la co­mu­ni­dad se de­di­can a es­tas dos ac­ti­vi­da­des, el cam­po ga­lle­go se en­cuen­tra en un in­tere­san­te pro­ce­so de di­ver­si­fi­ca­ción que es­tá pro­pi­cian­do, por un la­do, la apa­ri­ción de cul­ti­vos nun­ca vis­tos en es­tas la­ti­tu­des y, por otro, ex­ten­dien­do prác­ti­cas agrí­co­las que lle­va­ban años ol­vi­da­das.

In­clu­so la nue­va Po­lí­ti­ca Agra­ria Co­mún (PAC), a tra­vés del pa­go ver­de, el lla­ma­do gree­ning, y la crea­ción de áreas de interés ecológico ha fa­vo­re­ci­do la lle­ga­da de va­rie­da­des iné­di­tas en Ga­li­cia pe­ro que, de­bi­do a su bue­na pro­duc­ti­vi­dad, pa­re­cen te­ner ga­ran­ti­za­da su con­ti­nui­dad. Es­tos son al­gu­nos de los ejem­plos más sig­ni­fi­ca­ti­vos.

1 GI­RA­SOL. Un com­ple­men­to per­fec­to al maíz

Más pro­pio de re­gio­nes con una me­teo­ro­lo­gía cá­li­da, bue­na par­te del gi­ra­sol que se sem­bró el año pa­sa­do en Ga­li­cia —se cal­cu­la que al­re­de­dor de cen­te­nar y me­dio de hec­tá­reas— se hi­zo por las im­po­si­cio­nes de­ri­va­das de la PAC en lo re­la­ti­vo a la di­ver­si­fi­ca­ción de cul­ti­vos.

Sin em­bar­go, su es­pec­ta­cu­lar pro­duc­ción —en al­gu­nas zo­nas al­can­zó in­clu­so los 30.000 ki­los por hec­tá­rea— ha pro­vo­ca­do que mu­chas ex­plo­ta­cio­nes se plan­teen su cul­ti­vo co­mo un com­ple­men­to per­fec­to al maíz. «É moi ri­co en acei­tes e apor­ta aos ani­mais moi­ta ener­xía. Nós mez­clá­mo­lo co mi­llo e con­se­gui­mos un en­si­la­do de me­llor ca­li­da­de e máis ape­te­ci­ble pa­ra as va­cas», apun­ta Joa­quín Cas­te­lo, ga­na­de­ro de Ma­za­ri­cos, que sem­bró tres hec­tá­reas el año pa­sa­do y que es­te año se plan­tea du­pli­car es­ta su­per­fi­cie.

Su ci­clo de vi­da es pa­re­ci­do al del maíz y se re­co­ge con la mis­ma ma­qui­na­ria, lo que fa­ci­li­ta su im­plan­ta­ción. Ade­más, pa­re­ce ser más re­sis­ten­te al ata­que de ani­ma­les co­mo el ja­ba­lí, que anual- men­te des­tro­zan mi­les de hec­tá­reas de plan­ta­cio­nes de maíz en la co­mu­ni­dad.

2 ACEI­TE. Oli­va vir­gen ex­tra 100 % ga­lle­ga

Aun­que la tra­di­ción acei­te­ra de Ga­li­cia se re­mon­ta a la épo­ca ro­ma­na —fue­ron los fe­ni­cios los que in­tro­du­je­ron los oli­vos en la co­mu­ni­dad—, la pro­duc­ción en las úl­ti­mas dé­ca­das ha si­do po­co me­nos que anec­dó­ti­ca.

Sin em­bar­go, es­te cul­ti­vo es­tá en ple­na fa­se de re­cu­pe­ra­ción y ex­pan­sión y, a día de hoy, ya es po­si­ble ad­qui­rir acei­te de oli­va vir­gen ex­tra ela­bo­ra­do úni­ca­men­te con va­rie­da­des au­tóc­to­nas co­mo la man­sa o bra­va.

La Aso­cia­ción de Pro­duc­to­res de Acei­te y Acei­tu­na de Ga­li­cia cuen­ta con me­dio cen­te­nar de miem­bros que cui­dan más de 80.000 oli­vos re­par­ti­dos en 54 hec­tá­reas de te­rreno. A día de hoy, el grue­so de la pro­duc­ción de acei­te en las tie­rras de Breogán se si­túa en la co­mar­ca lu­cen­se de Qui­ro­ga, si bien exis­ten va­rias ini­cia­ti­vas pa­ra po­ner­la tam­bién en mar­cha en va­rias zo­nas de Pon­te­ve­dra.

3 SAÚ­CO. Una plan­ta tra­di­cio­nal con mul­ti­tud de apli­ca­cio­nes

Co­no­ci­do tam­bién co­mo sa­bu­go, sa­bu­guei­ro o biei­tei­ro, es­te ar­bus­to es­tá es­pe­cial­men­te ex­ten­di­do por Ga­li­cia. Aun­que han si­do mu­chos los usos que se le han da­do a lo lar­go de los años —des­de re­me­dios me­di­ci­na­les a ins­tru­men­tos mu­si­ca­les pa­san­do por tin­te pa­ra el vino—, ape­nas ha si­do des­ti­na­do a un uso ali­men­ta­rio.

Sin em­bar­go, des­de el 2011 exis­te una em­pre­sa ins­ta­la­da en Vi­lar de San­tos, en ple­na co­mar­ca ou­ren­sa­na de A Limia, que uti­li­za las ba­yas de es­ta plan­ta pa­ra ela­bo­rar va­rios ti­pos mer­me­la­das, ja­lea, li­cor e in­clu­so una cer­ve­za ar­te­sa­na.

Las po­si­bi­li­da­des de es­ta plan­ta no se que­dan ahí, pues des­de la fir­ma Ca­ra­mu­ñas tam­bién es­tu­dian las múl­ti­ples po­si­bi­li­da­des que per­mi­te el des­hi­dra­ta­do de su flor.

4 RE­SI­NA. Otra al­ter­na­ti­va pa­ra me­jo­rar la ren­ta­bi­li­dad del mon­te

La cre­cien­te de­man­da de re­si­nas de ori­gen na­tu­ral en de­tri­men­to de las que se ob­tie­nen a par­tir de de­ri­va­dos del pe­tró­leo ha reac­ti­va­do una ac­ti­vi­dad prác­ti­ca­men­te ol­vi­da­da en Ga­li­cia: la ex­trac­ción de re­si­na de los pi­nos.

El enor­me po­ten­cial de la co­mu­ni­dad es­tá sien­do ex­plo­ta­do por per­so­nas que en­cuen­tran en es­te apro­ve­cha­mien­to una vía más pa­ra bus­car ma­yor ren­ta­bi­li­dad del mon­te. Co­mu­ni­da­des co­mo las de Oia, Cal­das de Reis, Ca­toi­ra u otras en te­rri­to­rio bar­ban­zano ya lle­van a ca­bo el re­si­na­do en sus plan­ta­cio­nes con ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos y, lo que es más im­por­tan­te, sin nin­gún per­jui­cio pa­ra la ex­plo­ta­ción ma­de­re­ra. La ma­yo­ría del pro­duc­to que se ex­trae en Ga­li­cia va a pa­rar a plan­tas de pro­ce­sa­do de Se­go­via, des­de don­de se ex­traen dis­tin­tas ma­te­rias pri­mas que, pos­te­rior­men­te, se usa­rán en la ela­bo­ra­ción de una am­plia ga­ma de pro­duc­tos que van des­de las ce­ras de de­pi­lar a la pin­tu­ra pa­ra se­ña­li­za­ción vial.

5 LÚ­PU­LO. Re­cu­pe­rar el li­de­raz­go pa­sa­do

Aun­que Ga­li­cia fue pio­ne­ra en el cul­ti­vo del lú­pu­lo —la co­mar­ca de Be­tan­zos era en la dé­ca­da de los 50 la ma­yor zo­na pro­duc­to­ra de Es­pa­ña—, su plan­ta­ción se aban­do­nó en los años 80. En­sa­yos del Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes Agra­rias de Ma­be­gon­do e Hi­jos de Ri­ve­ra per­mi­tie­ron re­cu­pe­rar­lo y, a día de hoy, hay ca­si diez hec­tá­reas sem­bra­das con es­te cul­ti­vo, la ma­yo­ría en el mu­ni­ci­pio de Abe­gon­do. Aun­que tam­bién fun­cio­na una plan­ta­ción ex­pe­ri­men­tal en el Cen­tro de For­ma­ción Ru­ral-Efa Fon­te­boa de Co­ris­tan­co.

Tal y co­mo cuen­ta Ma­ría Belén Matilla Cortés, una de las pro­mo­to­ras de la coo­pe­ra­ti­va Lu­te­ga, Ga­li­cia cuen­ta con ex­ce­len­tes con­di­cio­nes de sue­lo y cli­ma pa­ra el cul­ti­vo del lú­pu­lo, si bien la fuer­te in­ver­sión ini­cial y la fal­ta de fin­cas gran­des cer­ca de los cen­tros de pro­ce­sa­do di­fi­cul­tan su ex­pan­sión. Se cal­cu­la que la pro­duc­ción me­dia por hec­tá­rea de es­te cul­ti­vo ron­da las dos to­ne­la­das y su des­tino prin­ci­pal es la ela­bo­ra­ción de cer­ve­za, aun­que tam­bién se le co­no­cen usos den­tro de la in­dus­tria cos­mé­ti­ca.

6 ARÁNDANO. Un an­ti­oxi­dan­te con mu­cho fu­tu­ro

De Ga­li­cia sa­lie­ron el año pa­sa­do ca­si me­dio mi­llón de ki­los de arán­da­nos con des­tino a va­rios paí­ses eu­ro­peos (Reino Uni­do, Ale­ma­nia y Sui­za, prin­ci­pal­men­te). Se tra­ta­ba de la pri­me­ra co­se­cha que sa­lía de las más de 80 hec­tá­reas de su­per­fi­cie —so­lo 32 es­tán en fa­se pro­duc­ti­va tras los dos años que la plan­ta ne­ce­si­ta pa­ra cre­cer y for­ta­le­cer­se— que la em­pre­sa Hor­ti­ci­na tie­ne de­di­ca­das a es­te fru­to en A Bar­quei­ra, una pa­rro­quia del mu­ni­ci­pio co­ru­ñés de Cer­di­do. Las ex­ce­len­tes pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes de es­te fru­to sil­ves­tre han dis­pa­ra­do su con­su­mo en los úl­ti­mos años y, con ello, des­per­ta­do el interés de mu­chos agri­cul­to­res pa­ra ini­ciar su cul­ti­vo en di­fe­ren­tes pun­tos de la co­mu­ni­dad. Ga­li­cia, de­bi­do a sus es­pe­cia­les con­di­cio­nes cli­má­ti­cas, tie­ne una ven­ta­ja aña­di­da en la pro­duc­ción de arán­da­nos pues su mo­men­to de re­co­lec­ción coin­ci­de con el pe­río­do anual de ma­yor es­ca­sez en el res­to del con­ti­nen­te.

7 CÁ­ÑA­MO. Un cul­ti­vo po­li­va­len­te in­jus­ta­men­te de­nos­ta­do

Si­guen sien­do mu­chas las per­so­nas que, de­bi­do a sus pro­pie­da­des psi­co­tró­pi­cas, man­tie­nen una per­cep­ción ne­ga­ti­va del cá-

ña­mo. Lo cier­to es que na­da tie­ne que ver es­to con la reali­dad, al me­nos con la que pue­de ver­se en Ga­li­cia. Se cal­cu­la que en la co­mu­ni­dad exis­ten más de una vein­te­na de hec­tá­reas de­di­ca­das a un cul­ti­vo que per­mi­te mul­ti­tud de po­si­bi­li­da­des, al­gu­nas de las cua­les van des­de la ela­bo­ra­ción de fár­ma­cos pa­ra do­len­cias tan co­mu­nes co­mo la ar­tro­sis has­ta su uso co­mo ma­te­rial de cons­truc­ción pa­san­do por la ela­bo­ra­ción de com­po­nen­tes pro­bió­ti­cos o in­clu­so cer­ve­za e hi­dro­miel.

Pre­ci­sa­men­te, en es­tos tres úl­ti­mos pro­duc­tos cen­tra par­te de sus es­fuer­zos la coo­pe­ra­ti­va Can­na­li­za que, con diez hec­tá­reas de su­per­fi­cie —la ma­yo­ría en el sur de Lu­go—, es la ma­yor de Ga­li­cia de­di­ca­da al cul­ti­vo del cá­ña­mo. «É un­ha plan­ta que se adap­ta moi ben ás con­di­cións cli­ma­to­ló­xi­cas de Ga­li­cia. Por su­pos­to, as va­rie­da­des que se cul­ti­van aquí non te­ñen nin­gún ti­po de con­di­ción psi­coac­ti­va e sí mul­ti­tu­de de apli­ca­cións que se van des­cu­brin­do pou­co a pou­co», apun­ta Pa­blo Es­pi­no­sa, por­ta­voz de es­ta en­ti­dad ga­lle­ga, que des­ta­ca no so­lo por se­guir au­men­tan­do ca­da año su pro­duc­ción, sino por apos­tar de­ci­di­da­men­te por la I+D+i pa­ra se­guir bus­can­do nue­vas uti­li­da­des al cá­ña­mo.

8 FRE­SAS. La Le­pe ga­lle­ga es­tá en Be­gon­te

Con un mo­de­lo di­rec­ta­men­te im­por­ta­do de Huel­va, la lo­ca­li­dad lu­cen­se de Be­gon­te se ha con­ver­ti­do en el ma­yor mu­ni­ci­pio pro­duc­tor de fre­sa de to­do el nor­te pe­nin­su­lar.

La em­pre­sa an­da­lu­za Su­rex­port cuen­ta en es­te mu­ni­ci­pio con cer­ca de 80 hec­tá­reas de in­ver­na­de­ros de­di­ca­dos a es­ta de­li­cio­sa fru­ta que, si bien aún se en­cuen­tra en fa­se de es­tu­dio pa­ra eva­luar su ren­ta­bi­li­dad, sí pue­de te­ner fu­tu­ro en el cam­po ga­lle­go co­mo nue­vo cul­ti­vo.

A su fa­vor jue­ga la es­pe­cial cli­ma­to­lo­gía, con tem­pe­ra­tu­ras más sua­ves, que per­mi­te una tem­po­ra­da más lar­ga del cul­ti­vo. Mien­tras en An­da­lu­cía la plan­ta de­ja de pro­du­cir en el mes de ma­yo o ju­nio, en Ga­li­cia es­te pe­río­do se pro­lon­ga has­ta fi­na­les de oc­tu­bre.

La pro­duc­ción du­ran­te la cam­pa­ña pa­sa­da so­bre­pa­só las 500 to­ne­la­das entre fre­sas y fram­bue­sas, mien­tras que el nú­me­ro de per­so­nas a las que se dio tra­ba­jo ron­dó el cen­te­nar. De los in­men­sos tú­ne­les ins­ta­la­dos en Be­gon­te tam­bién sa­len sa­lie­ron du­ran­te la úl­ti­ma cam­pa­ña mo­ras y arán­da­nos.

Una co­se­cha­do­ra cor­ta los gi­ra­so­les plan­ta­dos en una fin­ca de la al­dea de Zai­de,

AL­BER­TO LÓ­PEZ

cer­ca de Lu­go, pa­ra ali­men­tar al ga­na­do, un uso ca­da vez más re­cu­rren­te entre los pro­duc­to­res.

XOÁN CAR­LOS GIL, ÁNGEL MAN­SO

La re­co­gi­da de re­si­na (iz­quier­da) es­tá vol­vien­do a re­sur­gir co­mo vía pa­ra op­ti­mi­zar la ex­plo­ta­ción de los mon­tes ga­lle­gos. La pro­duc­ción de arán­da­nos

(a la de­re­cha del re­si­ne­ro, plan­ta­ción en A Bar­quei­ra) es­tá co­bran­do fuer­za a la vis­ta de su enor­me acep­ta­ción entre los con­su­mi­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.