La vie­ja guar­dia re­na­ce

Si­tua­da en Li­res, abrió sus puer­tas en 1968 tras una pe­que­ña re­for­ma

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - PORTADA - CRIS­TÓ­BAL RA­MÍ­REZ

Llo­vió. Va­ya si llo­vió des­de que en 1968 Ca­sa Lou­ri­do abrie­se sus puer­tas de aco­gi­da a aquel plan —en­ton­ces mo­der­ni­za­dor— lla­ma­do va­ca­cio­nes en ca­sa de la­bran­za. «Dé­ron­nos dez mil pe­se­tas pa­ra cons­truír un cuar­to de ba­ño o ano an­te­rior, por­que en­tón as ca­sas co­mo es­ta non o ti­ñan», re­cuer­da Lu­cía, la due­ña. «E fi­xé­mo­lo», re­ma­ta. Es­to es Li­res, una al­dea de la Cos­ta de Mor­te tan fa­mo­sa por sus pai­sa­jes y sus pla­yas (una de ellas, la­men­ta­ble­men­te de aguas po­co re­co­men­da­bles) que los pe­re­gri­nos que ha­cen el tra­yec­to Fis­te­rra-Mu­xía, o vi­ce­ver­sa, pa­ran siem­pre allí.

Na­da en el es­ta­ble­ci­mien­to de tu­ris­mo ru­ral que el cro­nis­ta tie­ne an­te los ojos re­cuer­da a aquel pri­mi­ge­nio le­van­ta­do en 1950. Lu­cía re­co­no­ce que los cam­bios fue­ron mu­chos (el úl­ti­mo, en el año 2006), tan­tos que hoy el so­lar lo ocu­pa una gran es­truc­tu­ra mo­der­na y de as­pec­to im­pe­ca­ble. Mi­ran más al fu­tu­ro que al pa­sa­do, un fu­tu­ro que pa­sa por man­te­ner lo que tie­ne. Que es mu­cho.

La ofer­ta pa­ra el clien­te se con­cre­ta en cin­co ha­bi­ta­cio­nes do­bles y un apar­ta­men­to, to­do en el edi­fi­cio prin­ci­pal. Lla­ma la aten­ción, des­de el mi­nu­to uno has­ta el fi­nal de la vi­si­ta, el muy al­to ni­vel de hi­gie­ne: ni una mo­ta de pol­vo. Lue­go, la lu­mi­no­si­dad. Y en ter­cer lu­gar, las ex­ce­len­tes vis­tas des­de al­gu­nas de las ha­bi­ta­cio­nes so­bre la con­si­de­ra­da ría más pe­que­ña de Galicia.

Nin­gu­na de esas ha­bi­ta­cio­nes es igual a otra, y eso lo re­mar­ca Lu­cía, pe­ro en to­das man­dan los mue­bles clá­si­cos y ele­gan­tes —na­da hay de ba­jo cos­te— y los to­nos os­cu­ros que en ab­so­lu­to en­tris­te­cen la at­mós­fe­ra.

El apar­ta­men­to lla­ma la aten­ción por su am­pli­tud ge­ne­ro­sa —so­bre to­do en la muy com­ple­ta co­ci­na— y por el equi­li­brio tan­to en la elec­ción co­mo en la dis­po­si­ción de los mue­bles. Esa ofer­ta la re­don­dea un se­gun­do apar­ta­men­to, en un edi­fi­cio se­pa­ra­do del prin­ci­pal por un tam­bién am­plio y es­pa­cio­so jar­dín. A ello hay que aña­dir un sa­lón que tie­ne al­go de se­ño­rial con la chi­me­nea al fon­do y unas bue­nas bu­ta­cas. No es, qui­zás, un lu­gar pa­ra que los ni­ños an­den co­rre­tean­do, sino pa­ra des­can­sar y ha­blar.

La sor­pre­sa es que se mue­ven en una lí­nea de pre­cios ex­tra­or­di­na­ria­men­te ba­ja, que por cier­to es uno de los ma­les de una Galicia ca­da vez más ba­ra­ta.

Mien­tras un es­ta­ble­ci­mien­to ru­ral de lu­jo ra­ra­men­te lle­ga a los cien eu­ros en Galicia, en lu­ga­res co­mo Fin­lan­dia so­bre­pa­sa siem­pre los 200, en Is­lan­dia los 300 y en Fran­cia, co­mo eli­ja un Re­lais et Cha­teaux, va­ya uno a sa­ber. Si se ha­bla de ese con­cep­to na­da fia­ble pe­ro muy po­pu­lar que es re­la­ción ca­li­dad/pre­cio, aquí, en Ca­sa Lou­ri­do, ro­za la ex­ce­len­cia.

CRIS­TÓ­BAL RA­MÍ­REZ

La an­ti­gua vi­vien­da de la fa­mi­lia fue trans­for­ma­da en va­rias fa­ses en una aco­ge­do­ra ca­sa de tu­ris­mo ru­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.