Ga­li­cia se pa­sa a la mo­da del ver­de oli­va.

Los pro­duc­to­res ul­ti­man la re­co­gi­da de unos cul­ti­vos que em­pie­zan a dar fru­to y a ha­cer fac­ti­bles las es­pe­ran­zas pues­tas en es­te ár­bol ol­vi­da­do

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - PORTADA - MILA MÉN­DEZ

Una si­gi­lo­sa re­po­bla­ción co­men­zó a ex­pan­dir­se por va­rias co­mar­cas ga­lle­gas ha­ce diez años. En el Bai­xo Mi­ño, en Tri­ves, en Mon­te­rrei, Ar­bo, Val­ga, Vi­la de Cru­ces e in­clu­so más arri­ba, has­ta Ar­zúa, han lle­ga­do los ár­bo­les. El ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo nos trans­por­ta a tie­rras su­re­ñas co­mo las an­da­lu­zas si nos ha­blan de oli­vos. Vin­cu­lar­los a Ga­li­cia se an­to­ja des­ca­be­lla­do, sin em­bar­go, va­rios to­pó­ni­mos nos fue­ron dan­do pis­tas: San­ta Ma­ría de Oli­ves, Oli­vei­ra, Ol­ve­da… has­ta Vi­go se lla­ma la «ciu­dad olí­vi­ca». Pa­zos co­mo el de San­ta Cruz de Ri­va­du­lla, en Ve­dra, re­ci­ben al vi­si­tan­te cus­to­dia­dos por un mu­ro de añe­jos oli­vos. Tam­bién los te­rre­nos que ro­dean a mu­chas igle­sias. El va­lle de Qui­ro­ga re­pre­sen­ta la re­sis­ten­cia con ejem­pla­res cen­te­na­rios y al­ma­za­ras don­de los ve­ci­nos lle­van ge­ne­ra­cio­nes ela­bo­ran­do su pro­pio acei­te y cuen­tan con una fies­ta de In­te­rés Tu­rís­ti­co. «Se des­co­no­ce cuál fue el mo­ti­vo que con­du­jo a la ta­la de los oli­vos. Al­gu­nos his­to­ria­do­res lo acha­can a los Re­yes Ca­tó­li­cos. Otros al Con­de-Du­que de Oli­va­res, que or­de­nó un im­pues­to con el ob­je­ti­vo de re­po­blar otros pun­tos de la pe­nín­su­la y con­cen­trar allí el mo­no­po­lio del acei­te», re­co­no­ce la in­ves­ti­ga­do­ra del CSIC Car­men Mar­tí­nez. Nues­tros an­te­pa­sa­dos no pu­die­ron so­por­tar la car­ga im­po­si­ti­va de la que, al pa­re­cer, so­lo se li­bra­ron los sue­los ecle­siás­ti­cos. Las plan­ta­cio­nes, que se­gún la le­yen­da im­por­ta­ron los ro­ma­nos has­ta la Ri­bei­ra Sa­cra, que­da­ron su­mi­das en el ol­vi­do. Has­ta hoy.

La ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa de en­con­trar nue­vas sa­li­das pa­ra el cam­po es­tá mo­ti­van­do una vuel­ta a la des­apa­re­ci­da cul­tu­ra oleá­cea. Una reali­dad que se pue­de pal­par vi­si­tan­do las fin­cas afa­na­das en la re­co­gi­da del fru­to. Co­mo su­ce­dió con el vino, aquí la cam­pa­ña tam­bién se ha ade­lan­ta­do por la se­quía ca­si un mes. A la jer­ga agrí­co­la ga­lai­ca hay que aña­dir un nue­vo ver­bo: va­rear. Eso es a lo que se han de­di­ca­do es­tos días en la pro­pie­dad de El­vi­ra Blan­co Ri­va­du­lla. Es­ta ve­ci­na de A Estrada de­ci­dió ha­ce cua­tro años re­vi­ta­li­zar unos te­rre­nos fa­mi­lia­res des­apro­ve­cha­dos. En un es­pa­cio de 6.000 me­tros cua­dra­dos plan­tó 800 ár­bo­les en su­per­in­ten­si­vo. No hay co­lor si com­pa­ra lo re­co­gi­do en no­viem­bre del 2016 con es­te año. Ha­ce do­ce me­ses, con 25 ki­los de oli­vas, so­lo les dio pa­ra ha­cer cin­co li­tros de acei­te que con­su­mie­ron en ca­sa. Aho­ra aca­ban de en­viar a la al­ma­za­ra de Qui­ro­ga con la que tra­ba­jan 400 ki­los de acei­tu­na. «Ca­da ano es­ta­mos máis ilu­sio­na­dos. Ló­xi­ca­men­te, que­re­mos ter re­sul­ta­dos. Tra­ba­llar por tra­ba­llar non pa­ga a pe­na. Aín­da que só se­xa pa­ra con­su­mo fa­mi­liar», con­fie­sa. Me­nos de un lus­tro des­pués, la an­he­la­da pro­gre­sión por fin em­pie­za a no­tar­se. «Ago­ra es­ta­mos pen­den­tes de que en­raí­cen ben as ár­bo­res. Ata que cum­pren oi­to ou dez anos non es­tán a pleno ren­de­men­to», co­men­ta. Su­pe­ra­da la dé­ca­da, la pro­duc­ción por ejem­plar de­pen­de del ti­po de oli­vo y tam­bién de có­mo es­tá plan­ta­do. Si es­tá ais­la­do pue­de lle­gar a dar 50 ki­los al año. Mu­cho me­nos, en­tre unos ocho o 15, si es­tá en in­ten­si­vo.

Ren­di­mien­to eco­nó­mi­co

El ou­ren­sano José Antonio Gar­cía apor­ta una vi­sión glo­bal a es­te fe­nó­meno que em­pe­zó de for­ma tí­mi­da. Él fue una de las seis per­so­nas que en di­ciem­bre del 2014 pu­sie­ron en mar­cha la Aso­cia­ción de Pro­duc­to­res de Acei­te y Oli­va de Ga­li­cia (APAG), un gru­po que aho­ra ron­da los cien so­cios. La ma­yo­ría son de la pro­vin­cia de Ou­ren­se, aun­que ca­da vez su­man más in­cor­po­ra­cio­nes de Pon­te­ve­dra. Tam­bién hay miem­bros del sur de Lu­go e in­clu­so de A Co­ru­ña. «En­tre to­dos xun­ta­mos un­has 95 hec­tá­reas cun­has 140.000 oli­vei­ras plan­ta­das», re­su­me Gar­cía, que tam­bién tie­ne un oli­var en su con­ce­llo, Cas­tre­lo de Mi­ño. Aun­que la ma­yo­ría de aso­cia­dos son pro­duc­to­res, en el co­lec­ti­vo tam­bién hay pro­ce­sa­do­res. En­tre ellos, una de las em­pre­sas que más es­tá in­cen­ti­van­do la re­cu­pe­ra­ción de los oli­vos ga­lle­gos: la tam­bién ou­ren­sa­na Acei­tes Abril. El año pa­sa­do co­mer­cia­li­za­ron unas 3.500 bo­te­llas de acei­te 100% ga­lle­go. Ou­ro de Qui­ro­ga, Gran­xa Pe­gu­llal o Acei­tes Fi­guei­ri­do son tam­bién so­cios.

El cre­ci­mien­to en tan so­lo un año, sub­ra­ya el di­rec­ti­vo de la APAG, ha si­do es­pec­ta­cu­lar: «Pa­sa­mos de ape­nas non re­co­ller na­da no 2016 a re­ma­tar es­ta cam­pa­ña cuns 60.000 qui­los se­gun­do as no­sas pre­vi­sións, xa que aín­da nos fal­tan uns 15 días

Es­pe­ran ce­rrar es­ta co­se­cha con 60.000 ki­los de acei­tu­na re­co­gi­da

po­la zo­na do sur lu­cen­se». De es­te to­tal, en­tre unos 15.000 y 20.000 ki­los son de aso­cia­dos que han re­co­lec­ta­do acei­tu­na por pri­me­ra vez. Del mon­tan­te fi­nal es­pe­ran sa­car unos 10.000 li­tros en acei­te. «É un­ha boa can­ti­da­de pa­ra aca­dar a me­ta que nós per­se­gui­mos, a ca­li­da­de. Equi­vo­ca­ré­mo­nos se imos por ou­tro ca­mi­ño e ten­ta­mos com­pe­tir con ou­tras re­xións», ad­vier­te José Antonio Gar­cía, que tam­bién re­cuer­da có­mo los re­ci­bie­ron con sor­pre­sa en la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Maes­tros de Al­ma­za­ra cuan­do se pre­sen­ta­ron an­te ellos: «¡An­da, pe­ro en Ga­li­cia tam­bién se ha­ce acei­te!». Las plan­ta­cio­nes que co­men­za­ron co­mo una apues­ta ex­pe­ri­men­tal em­pie­zan a ser, con el pa­so de ca­da oto­ño, una op­ción de in­gre­sos más real. «Sem­pre vis­to co­ma un com­ple­men­to. Por ca­da qui­lo de oli­vas non se pa­ga máis dun eu­ro. A me­dia es­tá nos 80 cén­ti­mos co ser­vi­zo de co­llei­ta in­cluí­do».

Aun­que es op­ti­mis­ta, no quie­re in­vi­tar a la aven­tu­ra. «É un­ha cul­tu­ra agrí­co­la que non co­ñe­ce­mos, ex­cep­to en lu­ga­res co­ma Qui­ro­ga. Hai que in­for­mar­se so­bre on­de se po­de plan­tar, que va­rie­da­de es­co­ller, co­mo co­ller as oli­vas…», ex­pli­ca. Las he­la­das tam­bién se han de­ja­do no­tar en zo­nas co­mo Mon­te­rrei, pe­ro la re­sis­ten­cia del ár­bol ha pa­sa­do, por lo ge­ne­ral, la prue­ba. «Ao ser de fo­lla pe­ren­ne te­ñen máis aguan­te que a vi­de, por exem­plo, que é ca­du­ca», aña­de. La se­quía no ayu­da, aun­que mu­chos la sa­lu­den con es­pe­ran­za pen­san­do que be­ne­fi­cia es­tos cul­ti­vos. «Dan­se, pe­ro co chan que te­mos ago­ra», ad­mi­te.

Acei­tu­na a acei­tu­na, hay nue­vos de­sa­fíos. Unos pro­duc­to­res op­tan por ven­der los fru­tos, otros por ha­cer aco­pio pa­ra su des­pen­sa de acei­te ca­se­ro y, por úl­ti­mo, tam­bién hay quien sue­ña con po­ner en mar­cha una nue­va mar­ca ga­lle­ga. El tiem­po di­rá. Acei­te tie­nen pa­ra ir en­gre­san­do la ma­qui­na­ria.

Es­tu­dian la via­bi­li­dad de una mar­ca pro­pia de acei­te «100% ga­le­go»

Los tra­ba­ja­do­res va­rean los oli­vos pa­ra la re­co­gi­da de las acei­tu­nas en una fin­ca de San Pe­dro de Mo­rei­ras (Toén) pa­ra Acei­tes Abril.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.