Otras for­mas de vio­len­cia

Ga­li­cia cuen­ta con una red de re­cur­sos para apo­yar a víc­ti­mas de vio­len­cia de gé­ne­ro, que ayu­da a las mu­je­res y a sus hi­jos a su­pe­rar es­ta si­tua­ción me­dian­te la in­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca y psi­co­ló­gi­ca del agre­sor

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - PORTADA - LAU­RA G. DEL VA­LLE

La so­cie­dad tie­ne un pro­ble­ma gra­ve. Un pro­ble­ma que lle­va años des­tro­zan­do familias, que aca­ba con vi­das y que no so­lo no des­cien­de, sino que a te­nor de lo que de­mues­tran las en­cues­tas y los son­deos va a más. La vio­len­cia ma­chis­ta se ha an­cla­do a la so­cie­dad tan­to que uno de ca­da cua­tro jó­ve­nes ya ve «nor­mal» el tra­to pe­yo­ra­ti­vo y ve­ja­to­rio a las mu­je­res, alu­dien­do a que se exa­ge­ra so­bre el tema. Qui­zás si atien­den a da­tos co­mo que 56 mu­je­res y tres me­no­res mu­rie­ron a manos de sus ex pa­re­jas o pa­re­jas en el 2015 en Es­pa­ña, re­vier­tan esa opi­nión. Ga­li­cia, por des­gra­cia, no que­da exen­ta de es­ta la­cra, y ese mis­mo año fue la ter­ce­ra co­mu­ni­dad con más víc­ti­mas mor­ta­les a cau­sa de la vio­len­cia ma­chis­ta.

Con es­tos da­tos so­bre la me­sa, y te­nien­do en cuen­ta que los juz­ga­dos ga­lle­gos re­ci­ben 18 de­nun­cias al día por es­ta pro­ble­má­ti­ca, es im­por­tan­te des­ta­car que las víc­ti­mas de vio­len­cia de gé­ne­ro no so­lo tie­nen lu­ga­res en los que pe­dir ayu­da en Ga­li­cia, sino que de­ben acu­dir a ellos para ale­jar­se de es­ta tor­tu­ra con­tra la que se lu­cha­rá con es­pe­cial fer­vor el pró­xi­mo sá­ba­do, 25 de no­viem­bre.

Den­tro de los re­cur­sos que ofre­ce la co­mu­ni­dad con­tra la vio­len­cia ma­chis­ta, un pa­pel fun­da­men­tal lo jue­ga la Re­de de cen­tros de in­for­ma­ción á mu­ller (CIMs). Se tra­ta de unos cen­tros que tie­nen una im­por­tan­cia de­ci­si­va por la aten­ción que pres­tan a las mu­je­res víc­ti­mas de mal­tra­to y a las que son po­ten­cial­men­te su­fri­do­ras de es­ta si­tua­ción, prin­ci­pal­men­te en los ám­bi­tos ju­rí­di­co, psi­co­ló­gi­co y de in­for­ma­ción de ac­ce­so a los re­cur­sos dis­po­ni­bles. No obs­tan­te, tam­bién son cla­ve en el ám­bi­to lo­cal en la pre­ven­ción de igual­dad de gé­ne­ro gra­cias a las ac­ti­vi­da­des que desa­rro­llan.

Los CIM cons­ti­tu­yen he­rra­mien­tas de­ci­si­vas en la pre­ven­ción, de­tec­ción, tra­ta­mien­to y lu­cha con­tra es­ta pla­ga so­cial des­de una re­la­ción de pro­xi­mi­dad y aten­ción di­rec­ta. La co­mu­ni­dad cuen­ta, en la ac­tua­li­dad, con 81 Cen­tros de In­for­ma­ción á Mu­ller, de los cua­les 29 se en­cuen­tran en la pro­vin­cia de A Co­ru­ña, 27 es­tán si­tua­dos en la pro­vin­cia de Pon­te­ve­dra y las de Ou­ren­se y Lu­go tie­nen 14 y 11, res­pec­ti­va­men­te. A es­tos lu­ga­res han lle­ga­do des­de el 2010 has­ta el pri­mer se­mes­tre del 2017 590.109 con­sul­tas, y se ha aten­di­do a 221.555 per­so­nas. La la­bor so­cial que rea­li­zan es­tos cen­tros es in­ne­ga­ble, pe­ro los da­tos tam­bién de­mues­tran lo la­ten­te que si­gue el pro­ble­ma si hay tan­tas mu­je­res que re­quie­ren es­te ti­po de ser­vi­cios. Pe­ro nin­gun pa­so es­tá de más a la ho­ra de erra­di­car la vio­len­cia de gé­ne­ro. Por eso, la Xun­ta ha in­ver­ti­do des­de el 2009 has­ta es­te ejer­ci­cio un to­tal de 28,3 mi­llo­nes de eu­ros para con­cien­ciar, ayu­dar y sol­ven­tar es­ta si­tua­ción dra­má­ti­ca. TAM­BIÉN PARA ME­NO­RES

Ga­li­cia cuen­ta tam­bién con cen­tros de aco­gi­da. En es­te ca­so se tra­ta de re­cur­sos es­pe­cia­li­za­dos re­si­den­cia­les y tem­po­ra­les que ofre­cen ade­más un te­cho, aten­ción y re­cu­pe­ra­ción a las mu­je­res que su­fren ma­los tra­tos y a los me­no­res que ten­gan al cargo si se da una si­tua­ción de in­de­fen­sión o ries­go de­bi­do al pro­ble­má­ti­co en­torno. Es­tos cen­tros es­tán aten­di­dos por equi­pos mul­ti­dis­ci­pli­na­res que dan co­ber­tu­ra in­te­gral que in­clu­ye aten­ción psi­co­ló­gi­ca, edu­ca­ti­va, so­cio­la­bo­ral, ju­rí­di­ca y fa­vo­re­ce la nor­ma­li­za­ción de la si­tua­ción per­so­nal de las mu­je­res, de su uni­dad per­so­nal y la su­pera­ción de los efec­tos de la vio­len­cia de gé­ne­ro.

Las ci­fras que ma­ne­ja la Se­cre­ta­ría Xe­ral de Igual­da­de dic­tan que de los cin­co cen­tros de aco­gi­da que tie­ne Ga­li­cia re­par­ti­dos por su te­rri­to­rio, des­de ha­ce ocho años se han aco­gi­do 1.375 mu­je­res y 902 me­no­res, que se dis­tri­buían se­gún re­qui­rie­sen los ser­vi­cios de cen­tros de aco­gi­da, del Cen­tro de Emer­xen­cias para mu­lle­res ví­ti­mas de vio­len­cia de xé­ne­ro (CEMVI) —don­de po­drán es­tar has­ta tres me­ses— o en las vi­vien­das de Se­gu­ri­da­de, en las que se ayu­da a víc­ti­mas de ex­plo­ta­ción se­xual y tra­ta de se­res hu­ma­nos. Es tam­bién la Se­cre­ta­ría Xe­ral de Igual­da­de la que ges­tio­na, a tra­vés de un con­ve­nio con el Co­le­xio Ofi­cial de Psi­co­lo­xía, un pro­gra­ma de aten­ción psi­co­ló­gi­ca para mu­je­res y me­no­res víc­ti­mas de vio­len­cia ma­chis­ta. Tam­bién cuen­tan con el Pro­gra­ma Abra­mos o Círcu­lo, que da apo­yo a hom­bres que adop­tan ac­ti­tu­des inade­cua­das en las re­la­cio­nes con su pareja, con su fa­mi­lia, y que desean ad­qui­rir nue­vos com­por­ta­mien­tos exen­tos de agre­si­vi­dad.

En la co­mu­ni­dad hay 81 Cen­tros de In­for­ma­ción á Mu­ller que dan so­por­te ju­rí­di­co a las víc­ti­mas

Hom­bres que quie­ren mo­di­fi­car su con­duc­ta, no­ci­va para sus pa­re­jas, pue­den apun­tar­se a «Abra­mos o Círcu­lo»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.