«Mi­llen­nials» y con­ser­vas: re­la­ción de con­ve­nien­cia

No pue­den vi­vir sin ellas, pe­ro las des­de­ñan. Con­ven­cer a los jó­ve­nes de las bon­da­des de las la­tas es un re­to pa­ra la in­dus­tria

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - TERRA - A. BUÍNCAS

Las la­tas son «una co­mi­da rá­pi­da que te sal­va de mu­cho». Ese ad­je­ti­vo, con el de útil y el de có­mo­do, son los pi­ro­pos que los mi­llen­nials, o ge­ne­ra­ción Y —aque­llos que al­can­za­ron la ma­yo­ría de edad en el 2000—, de­di­can a las la­tas de con­ser­va. For­man par­te de sus ar­tícu­los in­dis­pen­sa­bles, jun­to a la le­chu­ga cor­ta­da y em­bol­sa­da, los plá­ta­nos y las man­za­nas, pe­ro no las va­lo­ran. Es más, los hay que creen que se tra­ta de un pro­duc­to abu­rri­do, «que siem­pre es lo mis­mo». Si las con­ser­vas es­tán en­tre sus must es pre­ci­sa­men­te por­que du­ran mu­cho en el fon­do de ar­ma­rio de la des­pen­sa y los pue­den sa­car de un apu­ro, pe­ro no por­que sean un pro­duc­to sano y sa­lu­da­ble y des­co­no­cen que pue­den ser­vir de ba­se a un pla­to so­fis­ti­ca­do. Es más, an­te ellas in­hi­ben esa que­ren­cia que tienen por innovar y pro­bar co­sas nue­vas. Son las prin­ci­pa­les con­clu­sio­nes de un es­tu­dio que la em­pre­sa Lan­tern, la con­sul­to­ra de in­no­va­ción es­pe­cia­li­za­da en ali­men­ta­ción y be­bi­das, ha he­cho con en­tre­vis­tas a gru­pos de jó­ve­nes me­no­res de 30 años.

1 CON­SU­MO EN ES­PA­ÑA. En au­ge fren­te al des­cen­so del pes­ca­do fres­co

Las con­ser­vas de pes­ca­do y ma­ris­co son las úni­cas que se han sal­va­do de la caí­da que des­de ha­ce unos años se per­ci­be en la com­pra de pro­duc­tos ma­ri­nos. En el 2016, sin ir más le­jos, el con­su­mo de pes­ca­do en el ho­gar ca­yó un 3,1 %, mien­tras que las la­tas ape­nas re­tro­ce­die­ron un 0,8 %, se­gún los da­tos del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra y Pes­ca. Ese re­vés se tor­na en po­si­ti­vo en el ba­lan­ce de las con­ser­ve­ras, pues hos­te­le­ría y mer­ca­do ex­te­rior ele­va­ron en un 0,7 % la pro­duc­ción y un 1,1 % en va­lor, has­ta al­can­zar las 348.436 to­ne­la­das co­mer­cia­li­za­das y 1.520 mi­llo­nes de eu­ros de fac­tu­ra­ción. Ade­más, se­gún aque­lla mis­ma es­ta­dís­ti­ca, a ju­nio de es­te año, el con­su­mo de la­tas en los ho­ga­res iba un 4,3 % por en­ci­ma del re­gis­tra­do en ese mis­mo mes del año an­te­rior. El pes­ca­do, sin em­bar­go, se­guía ba­jan­do.

2 LA RE­LA­CIÓN CON LOS DE ME­NOS DE TREIN­TA. Un «idilio» ba­sa­do en la con­ve­nien­cia

Si los mi­lle­nials no pue­den vi­vir sin las con­ser­vas es por in­te­rés, de eso no hay du­da. «Es­tán» con ellas por con­ve­nien­cia. Lo ad­mi­ten abier­ta­men­te. Por­que te sal­van una co­mi­da cuan­do tienen pri­sa, por­que son có­mo­das, du­ran mu­cho tiem­po, ocu­pan po­co es­pa­cio en la des­pen­sa, no requieren frío —a no ser que sean de an­choas— y son fá­ci­les de al­ma­ce­nar. Aho­ra bien, no es por­que las va­lo­ren. Al con­tra­rio, aun­que las con­si­de­ren im­pres­cin­di­bles, so­lo las tienen pa­ra sa­lir del pa­so y no apre­cian la ca­li­dad de los pro­duc­tos en­la­ta­dos y no fal­ta al­guno que lo aso­cie a la co­mi­da rá­pi­da ya pre­pa­ra­da —de esas que lle­van el ape­lli­do ‘de so­bre’ o ‘de bo­te’— y ni por aso­mo la in­clui­rían en­tre los pro­duc­tos sanos y sa­lu­da­bles.

3 CO­MO COM­PLE­MEN­TO. Más pa­ra co­mer con ma­ca­rro­nes que pa­ra ha­cer una fi­deuá

Aun­que cuel­guen en las re­des so­cia­les fo­to­gra­fías de pla­tos in­creí­bles, ra­ra vez se­rán ela­bo­ra­dos en su co­ci­na. No sue­len co­ci­nar, por fal­ta de tiem­po unos, por fal­ta de in­te­rés otros, pe­ro ra­ro se­ría el mi­lle­nial co­ci­ni­llas al que se le ocu­rri­ría ela­bo­rar un pla­to so­fis­ti­ca­do ti­ran­do de la­tas de con­ser­vas. «Co­mo mu­cho, si tienen una la­ta de atún, la em­plean pa­ra ha­cer unos ma­ca­rro­nes o echár­se­la a la en­sa­la­da, pe­ro no les pi­das más», co­men­ta Est­her Ve­gui­llas, res­pon­sa­ble del már­ke­ting de Lan­tern. No se les ocu­rri­rá ha­cer una fi­deuá con ca­la­ma­res o me­ji­llo­nes en con­ser­va o una tos­ta de caballa o aren­ques con pi­pi­rra­na, aun­que des­pués es po­si­ble que prue­ben esas pre­pa­ra­cio­nes en un res­tau­ran­te y lo suban a Ins­ta­gram por lo de­li­cio­so que es­ta­ba y lo so­fis­ti­ca­do del pla­to.

4 SIN RE­PA­ROS AN­TE LA MAR­CA BLAN­CA. El ali­ño lo so­lu­cio­na to­do

Pre­ci­sa­men­te por­que no les dan va­lor y las sue­len em­plear co­mo com­ple­men­to en la co­ci­na no tienen re­pa­ro al­guno a co­ger del li­neal cual­quier mar­ca de dis­tri­bu­ción. «No se les va a ocu­rrir co­ger una la­ta de ven­tres­ca de una mar­ca de­ter­mi­na­da», apun­ta Ve­gui­llas. El he­cho de que des­pués va­yan a con­di­men­tar el pro­duc­to con al­gún ali­ño es lo que lle­va a ele­gir por pre­cio más que por mar­ca y pro­duc­to. «Hay mu­cho tra­ba­jo de for­ma­ción que ha­cer en es­te cam­po», aña­de. Em­pe­zan­do por que apren­der a dis­tin­guir en­tre atún y bo­ni­to. Y en al­gu­nos ca­sos, en­tre sar­di­na y sar­di­ni­lla.

5 CON­SU­MI­DO­RES SO­CIA­LES DE LA­TAS. Un buen ape­ri­ti­vo

Más allá de co­mo in­gre­dien­te de la pas­ta, los mi­lle­nials se con­fie­san con­su­mi­do­res so­cia­les de con­ser­vas. «No me veo yo so­lo abrien­do una la­ta y co­mién­do­me­la», de­cía uno de los en­tre­vis­ta­dos por la em­pre­sa con­sul­to­ra. «No sé, me pa­re­ce que me va a sa­ber a po­co, que no ha­ce co­mi­da», ex­po­nía otra me­nor de 30 años. La ma­yo­ría lo usa co­mo ape­ri­ti­vo o echa mano de ellas, cuan­do or­ga­ni­za una ce­na con ami­gos o pa­ra pi­car al­go de­lan­te de la te­le­vi­sión. Otra ra­zón que dan pa­ra no abrir esa la­ta es la po­ca que­ren­cia al des­per­di­cio. Pre­fie­ren no ti­rar de la ani­lla si du­dan de si van a po­der aca­bar o no con to­do el con­te­ni­do.

6 PO­CO DA­DOS A LA IN­NO­VA­CIÓN. La pa­ra­do­ja de los «early-adop­ters»

Con lo mo­der­nos que son y lo car­cas en que se con­vier­ten cuan­do se si­túan de­lan­te del li­neal de las con­ser­vas. Es­co­gen atún al na­tu­ral o co­mo mu­cho en acei­te de oli­va, sar­di­nas tam­bién con ese con­di­men­to o en sal­sa pi­ca-pi­ca pa­ra los más atre­vi­dos y pa­ra de con­tar. No ha­ce fal­ta que una con­ser­ve­ra

mo­les­te en po­ner los pi­mien­tos den­tro de la la­ta de atún, que esos ya los pon­drán ellos de otro en­va­se, po­si­ble­men­te de cris­tal y del pi­qui­llo. A Lan­tern le ha lla­ma­do la aten­ción que los early-adop­ters por na­tu­ra­le­za, a quie­nes les gus­ta pro­bar co­sas nue­vas y di­fe­ren­tes, se mues­tren tan re­traí­dos cuan­do la in­no­va­ción es­tá den­tro de una la­ta. Es, por otra par­te, una zo­na del su­per­mer­ca­do en la que tam­po­co se pa­ran de­ma­sia­do. «No di­go ‘¡an­da! una con­ser­va nue­va». Son con­ser­va­do­res in­clu­so a la ho­ra de ele­gir el con­te­ni­do. El atún ga­na por go­lea­da. La mano tam­bién les va a las sar­di­nas y me­ji­llo­nes. In­clu­so a los ber­be­re­chos y a los ca­la­ma­res, pe­ro po­co más.

7 LA ASIG­NA­TU­RA DEL «PAC­KA­GING». La idea de que siem­pre es lo mis­mo

Una ca­ja de car­tón con fo­to­gra­fías po­co atrac­ti­vas del que sa­le un en­va­se de ho­ja­la­ta del que so­lo se sa­be lo que hay den­tro si no se pier­de el es­tu­che. Si por lo que sea el en­vol­to­rio ex­te­rior se de­te­rio­ra o se des­pis­ta, hay que abrir pa­ra sa­ber lo que hay en el in­te­rior. El pac­ka­ging es una asig­na­tu­ra pen­dien­te pa­ra los fa­bri­can­tes de con­ser­vas. Du­ran­te las en­tre­vis­tas, Lan­tern mos­tró va­rias la­tas de di­ver­sas mar­cas y, cu­rio­sa­men­te, las que más lla­ma­ron la aten­ción fue­ron las que te­nían impreso el lo­go en el pro­pio en­va­se, di­rec­ta­men­te, y sin ima­gen al­gu­na del pro­duc­to. Hay mu­cho cam­po en cues­tión de pre­sen­ta­ser­ve­ra, ción. Ve­gui­llas pu­so co­mo ejem­plo ca­sos de con­ser­vas fran­ce­sas y por­tu­gue­sas, cui­da­do­sa­men­te pre­sen­ta­das y que in­clu­so se ven­den con la­ta ex­te­rior pa­ra re­ga­lar en Na­vi­dad u otras oca­sio­nes, sus­cep­ti­bles, in­clu­so, de ser­vir co­mo ob­je­to de de­co­ra­ción.

8 PO­CO CO­NO­CI­MIEN­TO. Pes­ca­do, de tro­te; ma­ris­co, me­jor va­lo­ra­do

Si no sa­ben dis­tin­guir en­tre bo­ni­to y atún, y no va­lo­ran una ven­tres­ca, no es ex­tra­ño que, se­gún el es­tu­dio de la con­sul­to­ra, los con­su­mi­do­res me­no­res de 30 años no crean que den­tro de las la­tas de con­ser­va ha­ya un pro­duc­to de al­ta ca­li­dad. Al me­nos en lo que res­pec­ta a las con­ser­vas de pes­ca­do, si se tra­ta de la­tas de ma­ris­co, la co­sa cam­bia y ya mi­ra más mar­ca y pre­cio. Se de­tec­ta en es­te as­pec­to una fal­ta de in­for­ma­ción y un des­co­no­ci­mien­to en ge­ne­ral que de­be co­rre­gir­se, pues­to que, co­mo sub­ra­ya Juan Ma­nuel Viei­tes, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la pa­tro­nal con­ser­ve­ra An­fa­co, las la­tas son «sa­nas y sa­lu­da­bles por sus ca­rac­te­rís­ti­cas nu­tri­cio­na­les», apar­te de un pro­duc­to muy ver­sá­til.

9 NI­CHO DE MER­CA­DO. Un am­plio mar­gen de me­jo­ra

De que en­tre los mi­lle­nial hay un ni­cho de mer­ca­do son más que cons­cien­tes en la pa­tro­nal con­se en­tre ese pú­bli­co que «sa­be co­mer­las pe­ro no pre­pa­rar­las». De he­cho, Viei­tes apun­ta que hay un am­plio ran­go de me­jo­ra en ese pú­bli­co. Se­gún es­tu­dios de mer­ca­do que ma­ne­ja, hay un mar­gen de me­jo­ra del 27 % en es­te cam­po, un 37 % si lo que se mi­de es el va­lor. So­lo hay que ha­cer­les ver que las con­ser­vas tienen pro­pie­da­des sa­lu­da­bles, que son un pro­duc­to muy ver­sá­til, idó­neo tan­to pa­ra el ape­ri­ti­vo co­mo pa­ra ela­bo­rar tan­to pla­tos sen­ci­llos co­mo de primer ni­vel y que se pue­de ir más allá del atún, de la sar­di­ni­lla y los ca­la­ma­res.

10 LA GE­NE­RA­CIÓN Z SON LOS SI­GUIEN­TES. Ba­ja­das de pre­cios

Por su­pues­to que se es­tá tra­ba­jan­do en cap­tar es­te pú­bli­co. Y ya no so­lo a los mi­lle­nial. An­fa­co ya tie­ne la vis­ta pues­ta en otro seg­men­to de po­bla­ción: la ge­ne­ra­ción Z, aque­llos que na­cie­ron ron­zan­do el mi­le­nio y que ape­nas al­can­zan los 20 años. Se los es­tá bus­can­do en aquel si­tio que fre­cuen­tan, que no es otro que In­ter­net. Así que la con­ser­va y las con­ser­ve­ras han asal­ta­do las re­des con sus cam­pa­ñas de pro­mo­ción, bus­can­do a los con­su­mi­do­res del fu­tu­ro, al­gu­nos uni­ver­si­ta­rios con po­cas ga­nas de in­ver­tir tiem­po en la co­ci­na. En la web ex­hi­ben sus bon­da­des y se ofre­cen con re­ce­tas fá­ci­les que pre­ten­den mos­trar a los jó­ve­nes que no se tra­ta so­lo de abrir y lis­to. Que tam­bién, cla­ro.

Los jó­ve­nes aún no han des­cu­bier­to las pro­pie­da­des de las con­ser­vas en ma­te­ria de ali­men­ta­ción sa­na, un tra­ba­jo pen­dien­te pa­ra las firmas del sec­tor.

ANA GAR­CÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.