Fi­nan­cia­ción, re­gu­la­ción y pro­fe­sio­na­li­za­ción, los tres re­tos del fu­tu­ro

La re­dac­ción de La Voz aco­gió un de­ba­te en el que se tra­tó la si­tua­ción de la ayu­da a do­mi­ci­lio y sus pro­ble­mas

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - ESPECIAL -

El en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción ga­lle­ga no es un pro­ble­ma, es una reali­dad. Esa idea fue el pun­to de par­ti­da del de­ba­te que tu­vo lu­gar en la re­dac­ción de La Voz de Ga­li­cia la se­ma­na pa­sa­da. Cua­tro vo­ces au­to­ri­za­das den­tro del ám­bi­to de la de­pen­den­cia y la pres­ta­ción de ayu­da a do­mi­ci­lio lo pro­ta­go­ni­za­ron. El arran­que lo plan­teó Fa­bio­la Gar­cía, que el pa­sa­do miér­co­les fue nom­bra­da con­se­llei­ra de Po­lí­ti­ca So­cial. Ape­ló, aún co­mo di­rec­to­ra xe­ral de Maio­res e Per­soas con Dis­ca­pa­ci­dad de la Xun­ta, al de­seo del go­bierno autonómico de «ha­cer de Ga­li­cia un buen lu­gar pa­ra ha­cer­se ma­yor». Pe­ro pa­ra que eso pue­da ma­te­ria­li­zar­se de­ben sal­var­se dos pro­ble­mas que tie­ne la de­pen­den­cia y la aten­ción a do­mi­ci­lio: la fi­nan­cia­ción, la pro­fe­sio­na­li­za­ción y la re­gu­la­ción.

In­ter­vi­nie­ron tam­bién Ana Gon­zá­lez Abe­llei­ra, con­ce­ja­la de Be­nes­tar So­cial del Ayun­ta­mien­to de Lu­go; Ja­vier Mar­tí­nez Fente, se­cre­ta­rio del sec­tor sa­lud de UGT, y Alberto Do­mín­guez, de­le­ga­do te­rri­to­rial de la em­pre­sa Cle­ce. Es­te úl­ti­mo pu­so so­bre la me­sa uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas: lo que la ad­mi­nis­tra­ción pa­ga por los ser­vi­cios de ayu­da a do­mi­ci­lio: «En Ga­li­cia es­te año, por ejem­plo, has­ta agos­to ha­bían sa­li­do 30 con­cur­sos de ayu­da a do­mi­ci­lio de 30 ayun­ta­mien­tos di­fe­ren­tes. En es­tos con­cur­sos el pre­cio me­dio fue de 13 eu­ros por ho­ra. Ese pre­cio es­tá por de­ba­jo de lo que son los cos­tes sa­la­ria­les de una ho­ra de au­xi­liar de ayu­da a do­mi­ci­lio. To­do ello con el cos­te que su­po­ne cu­brir las ba­jas la­bo­ra­les, que en es­te sec­tor es­tán en torno a un 7%. Al­go así es inasu­mi­ble».

Al hi­lo de es­ta ex­po­si­ción, Ja­vier Mar­tí­nez lan­zó una pre­gun­ta al res­pec­to: «¿Por qué los ayun­ta­mien­tos sa­can plie­gos por de­ba­jo del cos­te sa­la­rial?». Y apro­ve­chó pa­ra dar la con­tes­ta­ción él mis­mo: «La con­se­cuen­cia de eso es que mu­chas em­pre­sas no pa­gan lo que tie­nen que pa­gar. No- so­tros te­ne­mos y ga­na­mos re­cla­ma­cio­nes de tra­ba­ja­do­ras que es­tán tra­ba­jan­do ho­ras por tur­nos. Tie­nen re­cla­ma­cio­nes de 6.000 eu­ros en un año. ¿Có­mo al­guien que ga­na 600 eu­ros pue­de te­ner una deuda así? ¿Cuán­to le es­tán pa­gan­do en reali­dad?».

Es­ta si­tua­ción, se­gún Alberto Do­mín­guez, lle­va al sec­tor a un mo­de­lo de ser­vi­cio low-cost, que re­per­cu­te en el usua­rio y los tra­ba­ja­do­res. Ello en­cuen­tra una de sus cau­sas prin­ci­pa­les en la fi­nan­cia­ción. Al no ha­ber fon­dos, el ser­vi­cio se re­sien­te. Des­de la Xun­ta, Fa­bio­la Gar­cía di­jo que ese pro­ble­ma «se pue­de po­ner en­ci­ma de la me­sa y tra­tar­se». Por su par­te, Ana Gon­zá­lez sub­ra­yó el pa­pel de los con­ce­llos en ese te­rreno: «To­do de­pen­de de la im­por­tan­cia de los plie­gos y la apues­ta que se ha­ce por la in­ver­sión pro­pia des­de el con­ce­llo —re­fle­xio­nó—. Los plie­gos que van a sa­lir aho­ra en Lu­go, tras ha­ber rea­li­za­do un es­tu­dio de cos­tes res­pec­to a las tra­ba­ja­do­ras y sus sa­la­rios, va en la lí­nea de po­ten­ciar­lo. La ho­ra or­di­na­ria de­ter­mi­na que no de­be ser nun­ca in­fe­rior a 16,80 eu­ros. En es­ta es­ti­ma­ción se tie­ne en cuen­ta la con­tin­gen­cia del ab­sen­tis­mo, que pue­de lle­gar al 10 %. To­do de­pen­de un po­co de la vo­lun­tad fi­nan­cia­do­ra de ca­da con­ce­llo».

El pa­pel del Es­ta­do

No obs­tan­te, a me­dia que se desa­rro­lló el de­ba­te, en­tró en jue­go uno de los ac­to­res sin re­pre­sen­ta­ción en la me­sa: el Es­ta­do. Fa­bio­la Gar­cía se re­fi­rió a ello: «La Xun­ta po­dría apor­tar más y los con­ce­llos po­drían apor­tar más. Los usua­rios, des­de lue­go no. Pe­ro tam­bién es cier­to que el es­ta­do jue­ga un pa­pel im­por­tan­te. Por ejem­plo, en un ni­vel tres, la Xun­ta in­gre­sa 190 eu­ros del Es­ta­do y un ser­vi­cio com­ple­to son cer­ca de 700 eu­ros. La fi­nan­cia­ción del es­ta­do es muy im­por­tan­te. ¿Dón­de es­tá la equi­va­len­cia 50 %- 50 %? Si la Xun­ta in­cre­men­ta los 9,7 eu­ros por ho­ra, el es­ta­do va a apor­tar lo mis­mo».

«Te­ne­mos que ha­cer to­dos un es­fuer­zo por con­ti­nuar fi­nan­cian­do. Pe­ro no so­lo a ba­se de pul­món de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas y de los con­ce­llos —con­ti­nuó la con­se­llei­ra—. A to­dos se nos exi­ge más en es­te te­rreno, pe­ro el Es­ta­do siem­pre apor­ta lo mis­mo. Eso tie­ne que cam­biar. Si la fi­nan­cia­ción fue­ra lo que tie­ne que ser to­do se­ría muy di­fe­ren­te».

Más ade­lan­te re­sul­tó ta­jan­te: «No­so­tros he­mos in­cre­men­ta­do un 10 % el pre­su­pues­to res­pec­to al año pa­sa­do. Pe­ro lle­ga un pun­to en el que el Es­ta­do tie­ne que ha­cer un es­fuer­zo mu­cho ma­yor. Si el Es­ta­do pu­sie­ra el 50 % de la fi­nan­cia­ción pa­ra la de­pen­den­cia, en Ga­li­cia no exis­ti­rían las lis­tas de es­pe­ra en es­tos mo­men­tos». Tras unos se­gun­dos de si­len­cio, la con­ce­ja­la Ana Gon­zá­lez la com­ple­tó: «Bueno, to­do ello si los con­ce­llos se pue­den per­mi­tir el lu­jo de fi­nan­ciar el res­to». Al res­pec­to de la si­tua­ción, Alberto Do­mín­guez apor­tó un da­to: «En Ga­li­cia el es­ta­do fi­nan­cia un 23%, con da­tos del 2015. Hay una dis­tan­cia muy gran­de res­pec­to a lo desea­ble».

Ahon­dan­do en es­ta cuestión, Fa­bio­la Gar­cía sa­có a co­la­ción otro pro­ble­ma: la di­fe­ren­cia de los te­rri­to­rios fren­te al tra­to uni­for­me del Go­bierno Cen­tral. «Pe­di­mos que se ten­gan en cuen­ta las pe­cu­lia­ri­da­des de ca­sa co­mu­ni­dad au­tó­no­ma. En Ga­li­cia es­tá el en­ve­je­ci­mien­to y la dis­per­sión. Los ser­vi­cios aquí son mu­cho más ca­ros que en otras co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas con me­nos gen­te ma­yor y dis­tan­cias más cor­tas», ra­zo­nó.

El de­le­ga­do te­rri­to­rial de Cle­ce ha­bló del efec­to que es­te pa­no­ra­ma ha te­ni­do en su em­pre­sa: «Cle­ce no se ha pre­sen­ta­do a nin­gún con­cur­so nue­vo por res­pon­sa­bi­li­dad. Que­re­mos dar un buen ser­vi­cio, que­re­mos cum­plir con el con­ve­nio y que­re­mos dar un ser­vi­cio de ca­li­dad». Pa­ra sub­ra­yar su pos­tu­ra acu­dió a ejem­plos de co­mu­ni­da­des «con un PIB muy pa­re­ci­do al ga­lle­go», co­mo Cas­ti­lla y León y Ara­gón: «Los plie­gos de Va­lla­do­lid y Za­ra­go­za es­tán en los 17 lar­gos, ca­si 18 eu­ros. En Za­ra­go­za, con­cre­ta­men­te, los agen­tes so­cia­les han im­pug­na­do ese plie­go por­que creen que es un pre­cio in­su­fi­cien­te­men­te».

Fa­bio­la Gar­cía re­cor­dó que la fi­nan­cia­ción res­pon­de el trián­gu­lo Xun­ta, usua­rio y con­ce­llo. «La Xun­ta apor­ta en ca­da ho­ra un má­xi­mo de 9,7 eu­ros, el usua­rio una me­dia de 2,4 y la di­fe­ren­cia al pre­cio de li­ci­ta­ción la apor­ta al con­ce­llo». Con es­te por­cen­ta­je, el pa­pel de los con­ce­llos es cla­ve. «Ha­bría que bus­car aque­llos me­ca­nis­mos pa­ra que re­per­cu­tie­ra lo me­nos po­si­ble en el usua­rio y es­ta­ble­cer el pre­cio ho­ra en re­la­ción al cos­te real del ser­vi­cio», se­ña­ló Ana Gon­zá­lez.

El desa­rro­llo del ser­vi­cio

En el de­ba­te se to­có la fi­gu­ra del usua­rio, pe­ro tam­bién la del tra­ba­ja­dor que pres­ta el ser­vi­cio. El sin­di­ca­lis­ta Ja­vier Mar­tí­nez se­ña­la que, de en­tra­da, fal­ta un mar­co la­bo­ral: «No hay nin­gu­na pa­tro­nal que pue­da ne­go­ciar un con­ve­nio, ni si­quie­ra una ta­bla sa­la­rial. Es­ta­mos a ver si la pa­tro­nal se cons­ti­tu­ye en una pla­ta­for­ma pa­ra re­gu­lar el con­ve­nio». Tam­bién des­ta­ca que el tra­ba­jo no es­tá bien de­fi­ni­do: «Yo echo de me­nos una nor­ma­ti­va de la Xun­ta más cla­ra de lo que de­be ser el ser­vi­cio de ayu­da a do­mi­ci­lio, pa­ra evi­tar que sea tra­ta­da co­mo una em­plea­da de ho­gar sub­ven­cio­na­da por el go­bierno. No. La au­xi­liar va pa­ra aten­der al de­pen­dien­te, no pa­ra la­var la ro­pa del hi­jo que tie­ne en la uni­ver­si­dad y vie­ne el fin de se­ma­na con la ro­pa. No va pa­ra ha­cer la co­mi­da de to­do el do­mi­ci­lio. Ni tam­po­co lim­piar to­da la ca­sa». Mar­tí­nez se­ña­la que sus pa­la­bras se asien­tan en he­chos: «Ten­go pro­yec­tos de in­ter­ven­ción en los que se di­ce que hay que acom­pa­ñar al usua­rio al mé­di­co y pa­sear. Pe­ro el res­to es lim­pie­za de los mue­bles, de los sue­los, los ba­ños... ¿Eso es un pro­yec­to de in­ter­ven­ción? ¿Se ne­ce­si­ta? No. Pe­ro se ha­ce».

Es­ta vi­sión la ex­pli­có Fa­bio­la Gar­cía: «No es­tá su­fi­cien­te­men­te cla­ra en la le­gis­la­ción es­ta­tal qué es un ser­vi­cio de ayu­da en

«Cle­ce no se pre­sen­tó a nin­gún con­cur­so nue­vo por res­pon­sa­bi­li­dad, que­re­mos dar un buen ser­vi­cio» Alberto Do­mín­guez De­le­ga­do te­rri­to­rial de Cle­ce

«Si el es­ta­do pu­sie­ra el 50% de la fi­nan­cia­ción pa­ra la de­pen­den­cia, en Ga­li­cia no exis­ti­rían las lis­tas de es­pe­ra en es­tos mo­men­tos» Fa­bio­la Gar­cía Con­se­llei­ra de Po­lí­ti­ca So­cial

«To­do de­pen­de de la im­por­tan­cia de los plie­gos y la apues­ta que se ha­ce por la in­ver­sión pro­pia des­de el con­ce­llo» Ana Gon­zá­lez Con­ce­ja­la de Be­nes­tar So­cial de Lu­go «¿Por qué los ayun­ta­mien­tos sa­can plie­gos por de­ba­jo del cos­te sa­la­rial? Mu­chas em­pre­sas no pa­gan lo que tie­nen que pa­gar» Ja­vier Mar­tí­nez Se­cre­ta­rio del sec­tor sa­lud de UGT

el ho­gar, qué es un asis­ten­te en el ho­gar, qué es una pres­ta­ción de cui­da­dos en el en­torno fa­mi­liar. Pa­ra to­dos los te­rri­to­rios no es lo mis­mo. En Ga­li­cia un asis­ten­te per­so­nal es aque­lla per­so­na que asis­te a una per­so­na que tie­ne un pro­yec­to de vi­da in­de­pen­dien­te con una dis­ca­pa­ci­dad. En el Pais Vas­co es co­mo un cui­da­dor. Por ello, por ejem­plo, pue­de lim­piar azu­le­jos. Pa­ra no­so­tros, no. En el ser­vi­cio de ayu­da en el ho­gar a ve­ces se dis­tor­sio­na y se con­fun­de con un cui­da­dor o una per­so­na que se en­car­ga de lim­piar los sue­los o los azu­le­jos de la ca­sa».

Otro de los pro­ble­mas lo da la par­ti­cu­lar dis­tri­bu­ción ho­ra­ria del ser­vi­cio. Tal y co­mo in­di­có el de­le­ga­do de Cle­ce, nor- mal­men­te las fa­mi­lias pre­ci­san al tra­ba­ja­dor en el desa­yuno, co­mi­da y ce­na. Y con­si­de­ra que, en la me­di­da de lo po­si­ble, de­be ser la mis­ma per­so­na quien lo pre­sen­te. Mar­tí­nez se opo­ne a ello.

«¿Por qué se da pre­fe­ren­cia al usua­rio pa­ra es­co­ger el ser­vi­cio? —se cues­tio­nó en el de­ba­te — Di­cen que lo di­ce la Ley de de­pen­den­cia. Yo la he mi­ra­do por to­dos la­dos y no es así. No di­ce na­da de eso. En­tien­do que to­do el mun­do quie­ra la me­jor ho­ra de la ma­ña­na y que quie­ra la me­jor ho­ra del me­dio­día y no­che. To­do el mun­do quie­re te­ner acos­ta­dos a sus de­pen­dien­tes a las ocho y me­dia, a las nue­ve o a las nue­ve y me­dia. ¿Pe­ro eso es po­si­ble? No, no lo es. Ahí tie­ne que en­trar la Xun­ta, el Con­ce­llo y la pa­tro­nal pa­ra re­me­diar es­ta si­tua­ción. La ma­ne­ra de ges­tio­nar el ser­vi­cio tie­ne que cam­biar. La pre­fe­ren­cia es una de las cau­sas de ma­yor pre­ca­rie­dad».

Cer­ti­fi­ca­do de pro­fe­sio­na­li­dad

En la ex­po­si­ción de los pro­ble­mas apa­re­ce otro obs­tácu­lo: la acre­di­ta­ción que una per­so­na de­be te­ner pa­ra ser au­xi­liar de asis­ten­cia a do­mi­ci­lio. Ja­vier Mar­tí­nez ha­bla de un ta­pón: ¿Por qué la Xun­ta no agi­li­za la ex­pe­di­ción de los cer­ti­fi­ca­dos de pro­fe­sio­na­li­dad? Pue­de ha­ber un cui­da­dor prin­ci­pal en una ca­sa re­ci­bien­do un di­ne­ro sin acre­di­tar na­da, pe­ro a un au­xi­liar de ayu­da a do­mi­ci­lio se le exi­gen cier­tas co­sas pa­ra el tra­ba­jo que es­tán ha­cien­do. Yo creo que es de­ma­sia­do».

En la mis­ma lí­nea, Alberto Do­mín­guez apun­tó que «el rit­mo de cre­ci­mien­to y avan­ce es­tá su­peran­do de lar­go la po­si­bi­li­dad de for­mar y cer­ti­fi­car al per­so­nal. Si no­so­tros de­ci­mos que no va­mos a pres­tar el ser­vi­cio sin gen­te for­ma­da se que­da to­do fue­ra de ran­go». La con­se­llei­ra in­sis­tió que el tra­ba­jo de la Xun­ta de Ga­li­cia con­sis­te en re­gu­lar es­ta pro­fe­sión y con­tro­lar los cer­ti­fi­ca­dos.

Alberto Do­mín­guez, Fa­bio­la Gar­cía, Ana Gon­zá­lez y Ja­vier Mar­tí­nez en uno de los mo­men­tos del de­ba­te.

MAR­COS MÍ­GUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.