Año­ran­za de ca­ba­llos re­ga­la­dos

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PA­LA­BRAS - > Mon­cho Nú­ñez Cen­te­lla

Han pa­sa­do unas fe­chas en las que mu­chos to­da­vía bus­ca­mos pre­tex­to pa­ra ob­se­quiar y ser ob­se­quia­dos. De las múl­ti­ples hue­llas que de­jan es­tas fies­tas, la que pue­de ser más du­ra­de­ra es la que se ma­te­ria­li­zó en pre­sen­tes, gra­cias a los Re­yes Ma­gos, a Pa­pá Noel o va­ya us­ted a sa­ber quién. Gran­de y ori­gi­nal in­ven­to es ese de te­ner aga­sa­jos de al­guien al que no se lo pue­des agra­de­cer, por­que ya se ha ido. Y tam­bién ori­gi­nal es el que no lo ha­yas de me­re­cer; los re­ga­los na­vi­de­ños que­dan in­clu­so al mar­gen de la fra­se que se re­co­ge del Li­bro del Éxo­do, que fue es­cri­to qui­zás pen­san­do en otras oca­sio­nes de re­ga­lo, me­nos fes­ti­vas pe­ro más in­ten­cio­na­das.

Los Re­yes Ma­gos eran bue­na gen­te y su re­cuer­do go­za de mis pre­fe­ren­cias en­tre las fan­ta­sías con las que se en­ri­que­ció mi ni­ñez. No to­do en­ca­ja­ba, pe­ro sí lo prin­ci­pal. No ha­ce mu­chos años to­da­vía tu­ve una sa­tis­fac­ción cuan­do pu­de ver su re­li­ca­rio en la im­pre­sio­nan­te ca­te­dral gó­ti­ca de Co­lo­nia. En aquel sar­có­fa­go bri­llan­te y pro­fu­sa­men­te de­co­ra­do se guar­dan, des­de el si­glo XII (lle­va­dos des­de Mi­lán por Fe­de­ri­co Bar­ba­rro­ja, em­pe­ra­dor del Sa­cro Im­pe­rio Ro­mano Ger­má­ni­co) los res­tos de tres per­so­nas, sa­bias o ma­gas, pre­sun­ta­men­te re­la­cio­na­das con las que ci­ta el evan­ge­lio de Ma­teo, aque­llas que lle­va­ron tres re­ga­los al ni­ño Je­sús cuan­do ya co­men­za­ba a co­rre­tear por la ca­sa. Tres. Si lo del oro nun­ca ne­ce­si­ta más ex­pli­ca­cio­nes, y so­mos mu­chos quie­nes te­ne­mos una me­da­lli­ta ya des­de pe­que­ños, lo de la ex­tra­va­gan­cia de ob­se­quiar con in­cien­so y mi­rra obli­ga a pen­sar más, an­tes que con­cluir, co­mo mu­chos quie­ren, que esos sean re­ga­los sim­bó­li­cos pa­ra el na­rra­dor bí­bli­co.

La pri­me­ra ex­pli­ca­ción que se me ocu­rre es que al pe­que­ño Je­sús le es­cri­bie­ron la car­ta los pa­dres, que op­ta­ron por re­ga­los prác­ti­cos. Pen­sa­ron que el in­cien­so (pro­ba­ble­men­te del ti­po olí­bano, ob­te­ni­do del ár­bol Bos­we­llia thu­ri­fe­ra) ser­vi­ría co­mo am­bien­ta­dor y la mi­rra, otra sus­tan­cia re­si­no­sa aro­má­ti­ca, en es­te ca­so pro­duc­to del ar­bus­to es­pi­no­so Com­mip­ho­ra myrrha, se usa­ría ade­más por sus su­pues­tas pro­pie­da­des me­di­ci­na­les. No sé. Otra op­ción es que la idea fue­se de los pro­pios Ma­gos y que, si el evan­ge­lis­ta no re­fle­ja re­pa­ro al­guno a su re­cep­ción, es por aque­llo de que era ca­ba­llo re­ga­la­do.

Je­ró­ni­mo de Es­tri­dón (340-420), más co­no­ci­do en la cris­tian­dad por san Je­ró­ni­mo, a quien de­be­mos la pri­me­ra ver­sión en la­tín de la Bi­blia (Vul­ga­ta), nos de­jó tes­ti­mo­nio es­cri­to de al­go que sin du­da ya era en­ton­ces un sa­ber po­pu­lar: «No­li equi den­tes ins­pi­ce­re do­na­ti», cu­ya ver­sión cas­te­lla­na cons­ta en la re­la­ción de ci­tas. Y no le fal­ta­ba ra­zón: no se de­ben po­ner pe­gas a aque­llo que te dan gra­tui­ta­men­te. Aun­que lo ha­yas es­tu­dia­do, se­pas que un ca­ba­llo adul­to cuen­ta con do­ce in­ci­si­vos y que en fun­ción de la in­cli­na­ción y des­gas­te de los mis­mos pue­des es­ti­mar la edad del ru­cio, siem­pre ten­drías que re­cu­rrir a un ex­per­to pa­ra eva­luar con ma­yor pre­ci­sión —en fun­ción de có­mo se en­cuen­tre en ellos el lla­ma­do sur­co de Gal­vay­ne— la edad del ani­mal en­tre los 10 y los 30 años. Ol­ví­da­lo. No has de ma­ni­fes­tar esa cu­rio­si­dad por la edad de un ca­ba­llo re­ga­la­do. No es ele­gan­te.

En la An­ti­güe­dad, al me­nos des­de que Ho­me­ro sen­tó el pre­ce­den­te de Tro­ya (re­ga­lo en­ve­ne­na­do don­de los ha­ya), los ca­ba­llos eran un ob­se­quio de pos­tín, y no creo que na­die mi­ra­se sus den­ta­du­ras. Sin ir más allá, a mí los Re­yes me tra­je­ron ha­ce mu­chos años, qui­zás an­tes de mi pri­me­ra car­ta, uno pre­cio­so de car­tón, aun­que sin dien­tes a la vis­ta. Me gus­tó, y lo mon­té. Era un ca­ba­lli­to hu­mil­de, na­da pa­re­ci­do a El Ra­yo del Lí­der, un ejem­plar de su­pues­ta ra­za ára­be que re­ga­ló el di­fun­to pre­si­den­te li­bio, Mua­mar el Ga­da­fi, a Jo­sé Ma­ría Az­nar du­ran­te su vi­si­ta a Trí­po­li; y na­da, na­da que ver con Car­lo 273, el es­tu­pen­do tor­do de ra­za hols­tei­ner que Aman­cio Or­te­ga re­ga­ló a su yerno el ji­ne­te. Pe­ro no to­do han de ser ca­ba­llos. Re­cor­de­mos que en la vi­da so­lo se ne­ce­si­tan tres co­sas: sa­lud, di­ne­ro y amor. O si se pre­fie­re, con sus sím­bo­los res­pec­ti­vos: mi­rra, oro e in­cien­so. Que no fal­ten.

Mi­rra, oro e in­cien­so sim­bo­li­zan tres de­seos uni­ver­sa­les: sa­lud, di­ne­ro y amor

MI­GUEL SOU­TO

La tra­di­ción con­cre­ta el nú­me­ro de Re­yes Ma­gos en tres des­de el si­glo VI, y a par­tir del XIV acor­dó en pre­ci­sar que uno de ellos, Bal­ta­sar, era ne­gro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.