Diez bue­nas ra­zo­nes pa­ra prac­ti­car un de­por­te

La ac­ti­vi­dad fí­si­ca es fun­da­men­tal pa­ra el desa­rro­llo de ni­ños y ado­les­cen­tes

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - ORIENTACIÓN EDUCATIVA - > Ana T. Jack anat­jack@edu.xun­ta.es

Los be­ne­fi­cios que re­por­ta la prác­ti­ca ha­bi­tual de un de­por­te (ade­cua­do a la edad y con­di­cio­nes fí­si­cas de ca­da per­so­na) es al­go que hoy en día te­ne­mos bas­tan­te cla­ro. Otra cues­tión di­fe­ren­te es que su­pe­re­mos la pe­re­za que a ve­ces nos in­va­de y sea­mos ca­pa­ces de re­ser­var en nues­tro día a día mo­men­tos pa­ra ir a co­rrer, pa­ra co­ger la bi­ci­cle­ta o pa­ra ir al gim­na­sio. So­le­mos ex­cu­sar­nos con el clá­si­co ar­gu­men­to de que “es que no ten­go tiem­po” pa­ra jus­ti­fi­car un es­ti­lo de vi­da de­ma­sia­do se­den­ta­rio des­de el pun­to de vis­ta de nues­tra sa­lud. Pe­ro al fin y al ca­bo so­mos adul­tos y por tan­to res­pon­sa­bles de las consecuencias de nues­tras de­ci­sio­nes.

En el ca­so de los ni­ños, so­mos sus pa­dres y ma­dres los en­car­ga­dos de ve­lar por su bie­nes­tar fí­si­co y psi­co­ló­gi­co, y por tan­to los en­car­ga­dos de ofre­cer­les un es­ti­lo de vi­da sano que in­clu­ya la prác­ti­ca ha­bi­tual de ejer­ci­cio fí­si­co mo­de­ra­do. Así con­se­gui­rán be­ne­fi­cios en al me­nos tres ni­ve­les:

Fí­si­co. Cuan­do se prac­ti­ca un de­por­te de for­ma ha­bi­tual se en­tre­na el co­ra­zón, el sis­te­ma res­pi­ra­to­rio, el óseo y el san­guí­neo y se fa­vo­re­ce el man­te­ni­mien­to de un buen es­ta­do de áni­mo, más fuer­te pa­ra afron­tar los pro­ble­mas y con­tra­tiem­pos del día a día. Como he­rra­mien­ta en el ám­bi­to de la pre­ven­ción, el ejer­ci­cio fí­si­co dia­rio mo­de­ra­do ayu­da a evi­tar el so­bre­pe­so y la obe­si­dad, es­pe­cial­men­te en el ca­so de los ni­ños y de los ado­les­cen­tes

In­te­lec­tual. Ca­da vez hay más es­tu­dios que de­mues­tran la co­rre­la­ción en­tre la prác­ti­ca de ejer­ci­cio fí­si­co de for­ma ha­bi­tual y el ren­di­mien­to in­te­lec­tual (me­jo­ra de aten­ción, me­mo­ria...).

Psi­co­so­cial. Los deportes en equi­po fo­men­tan la so­cia­li­za­ción y ayu­dan al ni­ño a com­par­tir triun­fos y de­rro­tas, a plan­tear ob­je­ti­vos co­mu­nes y a es­for­zar­se por al­can­zar­los. Tam­bién en­se­ña a sa­ber ga­nar y a sa­ber per­der. Ade­más, con la prác­ti­ca ha­bi­tual de ejer­ci­cio fí­si­co se en­se­ña a los ni­ños una for­ma sa­na de di­ver­tir­se y pa­sar­lo bien, am­plian­do así su aba­ni­co de ac­ti­vi­da­des de ocio.

En sín­te­sis, es­tas son diez ra­zo­nes pa­ra prac­ti­car un de­por­te: 1. Ayu­da a con­tro­lar el pe­so. 2. Me­jo­ra la sa­lud ósea, la fuer­za y la re­sis­ten­cia mus­cu­lar. 3. For­ta­le­ce el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar y me­ta­bó­li­co. Fa­vo­re­ce el au­men­to del HDL co­les­te­rol, o co­les­te­rol bueno. 4. Re­du­ce el ries­go de pa­de­cer dia­be­tes y otras en­fer­me­da­des en la edad adul­ta, como os­teo­po­ro­sis, obe­si­dad, en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y cier­tos ti­pos de cán­cer. 5. Me­jo­ra la ca­pa­ci­dad de aten­ción. 6. Au­men­ta el ren­di­mien­to aca­dé­mi­co. 7. Au­men­ta el bie­nes­tar per­so­nal, la con­fian­za en uno mis­mo y la au­to­es­ti­ma. 8. Fa­vo­re­ce la so­cia­li­za­ción y el do­mi­nio de las ha­bi­li­da­des so­cia­les. 9. Dis­mi­nu­ye el ries­go de pa­de­cer an­sie­dad, es­trés o de­pre­sión. 10. Fa­ci­li­ta la ad­qui­si­ción de cier­tos va­lo­res como la per­se­ve­ran­cia, el es­fuer­zo, la dis­ci­pli­na, el tra­ba­jo en equi­po, la coope­ra­ción o el com­pa­ñe­ris­mo.

ROI FER­NAN­DEZ

La prác­ti­ca ha­bi­tual de un de­por­te pro­por­cio­na be­ne­fi­cios fí­si­cos, in­te­lec­tua­les y psi­co­so­cia­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.