La no­ti­cia en­tra en jue­go

La in­for­ma­ción sus­ci­ta pa­la­bras, ge­ne­ra ac­ti­tu­des, ins­pi­ra pro­fe­sio­nes, bus­ca ini­cia­ti­vas y so­lu­cio­nes

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PORTADA -

1. JUE­GOS DE PA­LA­BRA

La no­ti­cia po­ne en jue­go nues­tras pa­la­bras, pro­vo­ca la co­mu­ni­ca­ción ex­ter­na de sen­ti­mien­tos, in­ci­ta a que ma­ni­fes­te­mos en­se­gui­da nues­tras ideas a fa­vor o en con­tra, ha­ce­mos pre­gun­tas al gru­po que nos ro­dea, bus­ca­mos e in­ter­cam­bia­mos in­for­ma­ción pa­ra en­te­rar­nos más a fon­do, mar­ca­mos di­rec­tri­ces, com­por­ta­mien­tos, ha­ce­mos crí­ti­ca de lo que su­ce­de, da­mos nues­tra res­pues­tas a quien nos ha­bla de esa no­ti­cia, ha­bla­mos de so­lu­cio­nes e ini­cia­ti­vas...

La téc­ni­ca de dis­cu­sión di­ri­gi­da (DD) pa­ra que alum­nos y pro­fe­so­res pro­mue­van el de­ba­te en el au­la, nos da cau­ce pa­ra no que­dar es­tá­ti­cos y re­sig­na­dos an­te lo que acon­te­ce, ofre­cien­do pis­tas y sis­te­mas pa­ra que nues­tras pa­la­bras en gru­po en­tren tam­bién en jue­go.

2. JUE­GO DE AC­TI­TU­DES

Cam­bia­mos de ac­ti­tud cuan­do per­ci­bi­mos que la no­ti­cia nos mues­tra o jue­ga con va­lo­res di­fe­ren­tes a los que acep­ta­mos y es­tá­ba­mos acos­tum­bra­dos. O, tam­bién, las no­ti­cias for­ta­le­cen nues­tras ac­ti­tu­des de siem­pre cuan­do coin­ci­den con los va­lo­res que te­ne­mos y desea­mos con­ser­var. En to­do ca­so, la no­ti­cia im­por­tan­te nun­ca nos de­ja in­di­fe­ren­tes y nos ha­ce en­trar en jue­go de re­cha­zo, du­da o acep­ta­ción apa­sio­na­da.

Pe­ro las ac­ti­tu­des tie­nen di­ver­sos gra­dos y van de la sim­ple re­cep­ti­vi­dad a un cam­po más ac­ti­vo de res­pues­ta... y más allá to­da­vía: ¿lle­ga­mos a va­lo­rar la no­ti­cia de for­ma que or­ga­ni­za­mos nues­tra vi­da e in­clu­so lle­ga­mos a ca­rac­te­ri­zar­nos por cier­to ti­po de no­ti­cias que dan jue­go a nues­tra for­ma de ser y vi­vir?

3. JUE­GOS DE PA­PE­LES

Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta, fi­jar­nos en quién re­ci­be la no­ti­cia. To­do el mundo tie­ne sus pa­la­bras, sus ac­ti­tu­des. Pe­ro lo im­por­tan­te es, con fre­cuen­cia, fi­jar­se en el pa­pel que le to­ca re­pre­sen­tar a quien la re­ci­be. Una mis­ma no­ti­cia no da ni pro­vo­ca el mis­mo jue­go en ca­da in­di­vi­duo o gru­po, sea por ra­zo­nes per­so­na­les, so­cia­les o pro­fe­sio­na­les.

Por eso en la ac­ti­vi­dad del ro­le-playing se pi­de a ca­da par­ti­ci­pan­te que se pon­ga (que jue­gue) el pa­pel del otro, aunque no sea pre­ci­sa­men­te el que le to­ca re­pre­sen­tar en su pro­pia vi­da. Así en­ten­de­rá me­jor có­mo la no­ti­cia re­par­te car­tas pa­ra todos y ca­da uno bus­ca­rá sus pro­pios triun­fos.

4. JUE­GOS CREA­TI­VOS

La no­ti­cia es siem­pre un re­to: al­go nos lla­ma a me­jo­rar, a cam­biar, a in­sis­tir más en lo que te­ne­mos, al jue­go y atre­vi­mien­to crea­ti­vo de bus­car so­lu­cio­nes pa­ra otros y pa­ra no­so­tros mis­mos.

La pro­mo­ción de ideas in­ten­ta, in­clu­so, lle­var­nos más allá de lo po­si­ble, ju­gar a fu­tu­ri­bles, que ya ven­drá el mes de las re­ba­jas. Sue­le de­cir­se, por ejem­plo, que de ca­da mil y una ideas ape­nas dos o tres lle­ga­rán a tér­mino real y, aun esas, su­fri­rán lo su­yo pa­ra so­bre­vi­vir a los es­cép­ti­cos de me­jor pá­ja­ro en mano que cien­to vo­lan­do. No hay pá­gi­na ni tí­tu­lo en el pe­rió­di­co que no bus­que, cla­me, ofrez­ca o in­vi­te a una so­lu­ción.

JO­SÉ PAR­DO

Una mis­ma no­ti­cia no da ni pro­vo­ca el mis­mo jue­go en ca­da in­di­vi­duo o gru­po, por lo que lo im­por­tan­te es a ve­ces fi­jar­se en el pa­pel que re­pre­sen­ta quien la re­ci­be

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.