UN EX­PER­TO EN FÚT­BOL AL VO­LAN­TE DE FORD

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Jim Hac­kett

Lle­va la acción de Ford mu­cho tiem­po —de­ma­sia­do— en mí­ni­mos his­tó­ri­cos. Y pa­ra col­mo de ma­les, la com­pa­ñía ha aca­ba­do va­lien­do menos que Tes­la. Pin­tan bas­tos. Y el fa­bri­can­te del óva­lo, el úni­co de los gran­des que no pre­ci­só de la ayu­da fi­nan­cie­ra de Oba­ma du­ran­te la cri­sis, ya ha to­ma­do car­tas en el asun­to pa­ra re­cu­pe­rar, y cuan­to an­tes, el fa­vor de los in­ver­so­res.

Es­ta vez los cam­bios han em­pe­za­do por los des­pa­chos de la plan­ta no­ble. La com­pa­ñía aca­ba de pres­cin­dir del que ha si­do su con­se­je­ro de­le­ga­do du­ran­te los úl­ti­mos tres años, Mark Fields. Ni sus 28 años en la fir­ma, ni su fa­mo­so en­can­to per­so­nal le han ser­vi­do en es­ta oca­sión a Fields pa­ra salvar la si­lla. Y eso por­que en los tres años que lle­va­ba di­ri­gien­do el gi­gan­te de De­troit, las ac­cio­nes ha­bían per­di­do ca­si un 40 % de su va­lor. Que se di­ce pron­to.

Pa­ra sus­ti­tuir­lo, un hom­bre de la ca­sa, Ja­mes Pa­trick —Jim— Hac­kett (Co­lum­bus, Ohio, 1965), has­ta aho­ra res­pon­sa­ble de Smart Mo­bi­lity, la di­vi­sión del fa­bri­can­te que ha de traer al mun­do el co­che au­tó­no­mo de la fir­ma. Su nom­bra­mien­to, to­do hay que de­cir­lo, ha sor­pren­di­do, y mu­cho, en el sec­tor. Em­pe­zan­do por­que tan so­lo ha­ce cua­tro años que des­em­bar­có en la com­pa­ñía.

Tie­ne el nue­vo hom­bre fuer­te de Ford una vas­ta ex­pe­rien­cia en eso de la in­no­va­ción. La ad­qui­rió du­ran­te sus años co­mo con­se­je­ro de­le­ga­do de Steel­ca­se, el ma­yor fa­bri­can­te de mo­bi­lia­rio de ofi­ci­na del mun­do, al que fue ca­paz de dar­le la vuel­ta y en el que tra­ba­jó du­ran­te 30 lar­gos años. Ba­jo su ba­tu­ta sur­gie­ron, por ejem­plo, los ratones de los pri­me­ros or­de­na­do­res de Ap­ple.

No son po­cos los di­cen de él que es un ade­lan­ta­do a su tiem­po. Pe­ro si al­go sa­be Hac­kett es tra­ba­jar en equi­po. Lo apren­dió en sus años mo­zos, cuan­do prac­ti­ca­ba fút­bol ame­ri­cano en la Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan, don­de se gra­duó en Fi­nan­zas. Al­gu­nos —bas­tan­tes— años más tar­de, en­tre el 2014 y el 2016, se con­ver­ti­ría en di­rec­tor de­por­ti­vo in­te­ri­no de la uni­ver­si­dad. Mien­tras estuvo en el car­go, do­nó la mi­tad de los más de 5.000.000 eu­ros que ga­na­ba en­ton­ces al año pa­ra fi­nan­ciar un pro­gra­ma des­ti­na­do a cui­dar la sa­lud men­tal de los de­por­tis­tas. Ca­sa­do y con dos hi­jos Hac­kett ren­di­rá cuen­tas di­rec­ta­men­te an­te el pre­si­den­te eje­cu­ti­vo del gi­gan­te del au­to­mó­vil, Bill Ford, quien se re­fi­rió a él el día de su nom­bra­mien­to co­mo «un ver­da­de­ro vi­sio­na­rio que apor­ta un sin­gu­lar en­fo­que de li­de­raz­go cen­tra­do en el ser hu­mano». Hac­kett, mien­tras tan­to, se mos­tró fir­me­men­te de­ci­di­do a crear una com­pa­ñía «aún más di­ná­mi­ca y vi­bran­te que me­jo­re la vi­da de las per­so­nas». Ade­más de lo evi­den­te, el in­te­rés por que las co­sas vuel­van a ir­le a Ford so­bre rue­das, a los dos di­rec­ti­vos les une su pa­sión por el fút­bol ame­ri­cano. Los Ford son pro­pie­ta­rios de los De­troit Lions.

Aho­ra fal­ta por ver si se en­tien­den en el te­rreno de jue­go y Hac­kett cum­ple con las ex­pec­ta­ti­vas. Si no es así, pue­de que no aca­be la tem­po­ra­da en el ban­qui­llo, co­mo le su­ce­dió a Fields.

ABRALDES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.