De­sigual­dad y crecimiento

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - XO­SÉ CAR­LOS ARIAS

Una de las ten­den­cias más pro­nun­cia­das en la evo­lu­ción del mun­do desa­rro­lla­do en las úl­ti­mas dé­ca­das es el au­men­to de la de­sigual­dad de la ren­ta y la ri­que­za. Lo lla­ma­ti­vo es que esa reali­dad, cu­ya tras­cen­den­cia aho­ra mis­mo ca­si na­die nie­ga, per­ma­ne­cía has­ta ha­ce muy po­co se­miocul­ta, cla­ra­men­te fue­ra de la agen­da cen­tral de la po­lí­ti­ca, y ob­je­to de preo­cu­pa­ción so­lo de unos po­cos es­pe­cia­lis­tas. ¿Qué ex­pli­ca se­me­jan­te ano­ma­lía?

Ob­via­men­te, no hay una úni­ca ra­zón. Pe­ro es es­pe­cial­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo que, a par­tir de la dé­ca­da de 1970, la idea de que exis­te una re­la­ción an­ti­té­ti­ca en­tre igual­dad y efi­cien­cia se hi­cie­se ma­yo­ri­ta­ria en­tre los eco­no­mis­tas: pro­mo­ver lo pri­me­ro aca­ba­ría por da­ñar a lo se­gun­do, y con ello al crecimiento eco­nó­mi­co. Hay por tan­to que ele­gir. O bien se po­ne el én­fa­sis en re­par­tir la tar­ta, o bien se in­ten­ta que au­men­te su ta­ma­ño; al­can­zar las dos co­sas al mis­mo tiem­po es im­po­si­ble. De ese mo­do, y da­do que en el fron­tis­pi­cio de los ob­je­ti­vos eco­nó­mi­cos fi­gu­ra­ba, de un mo­do muy des­ta­ca­do, la ga­nan­cia de efi­cien­cia, la idea de lu­char di­rec­ta­men­te con­tra la de­sigual­dad fue vis­ta con cre­cien­te an­ti­pa­tía. Na­die lo ex­pre­só me­jor que un in­flu­yen­te eco­no­mis­ta, pre­mio No­bel, cuan­do ad­vir­tió so­bre «lo da­ñino de po­ner el fo­co en la cues­tión de la dis­tri­bu­ción». Lo pri­me­ro era ha­cer que la pro­duc­ción se ex­pan­die­ra; los be­ne­fi­cios en tér­mi­nos de au­men­to de la ren­ta ya irían flu­yen­do de un mo­do na­tu­ral ha­cia el con­jun­to de la so­cie­dad. El pa­so del tiem­po ha de­mos­tra­do, sin em­bar­go, lo in­ge­nuo —por de­cir al­go sua­ve— de esa pre­ten­sión.

En los úl­ti­mos años, la per­cep­ción de mu­chos eco­no­mis­tas acer­ca de es­ta cues­tión es­tá dan­do un no­ta­ble gi­ro. Es re­ve­la­dor, en ese sen­ti­do, que en el seno de or­ga­nis­mos en los que has­ta ha­ce po­co la vi­sión an­te­rior era dog­ma ab­so­lu­to —co­mo el FMI—, se es­tén ge­ne­ran­do lí­neas de in­ves­ti­ga­ción que la im­pug­nan en pro­fun­di­dad. Un buen nú­me­ro de es­tu­dios vie­nen re­sal­tan­do que, efec­ti­va­men­te, so­cie­da­des muy igua­li­ta­rias tien­den a es­tar re­ñi­das con los au­men­tos de efi­cien­cia; pe­ro, aún más im­por­tan­te, a par­tir de de­ter­mi­na­dos ni­ve­les, la de­sigual­dad es un pé­si­mo in­cen­ti­vo pa­ra la in­ver­sión en ca­pi­tal hu­mano y las di­ná­mi­cas in­no­va­do­ras (tan im­por­tan­tes pa­ra el im­pul­so de la efi­cien­cia en el lar­go pla­zo), ade­más de re­pre­sen­tar un pe­li­gro pa­ra la es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca. En con­se­cuen­cia, no es ra­ro que —en un cam­bio de 180 gra­dos— abo­guen aho­ra por im­plan­tar po­lí­ti­cas re­dis­tri­bu­ti­vas, con el ob­je­ti­vo de fa­vo­re­cer la ca­li­dad y la sos­te­ni­bi­li­dad del crecimiento eco­nó­mi­co.

Una in­tere­san­te in­ves­ti­ga­ción re­cien­te del FMI (F. Gri­go­li y A. Ro­bles, Ine­qua­lity Over­hang, 2017) fi­ja el um­bral crí­ti­co a par­tir del cual la de­sigual­dad da­ña al crecimiento. Se­gún sus autores, a par­tir de un va­lor 27 del ín­di­ce de Gi­ni (que mi­de el gra­do de­sigual­dad, en­tre 0 y 100, de nin­gu­na a má­xi­ma) cual­quier em­peo­ra­mien­to en la dis­tri­bu­ción de la ren­ta afec­ta­rá ne­ga­ti­va­men­te al crecimiento. Lo con­tra­rio ocu­rri­rá por de­ba­jo de ese pun­to crí­ti­co. La cues­tión es que, con da­tos del 2014, es­ta úl­ti­ma si­tua­ción se da­ba so­lo en unos po­cos paí­ses desa­rro­lla­dos (Is­lan­dia, No­rue­ga, Di­na­mar­ca, Es­lo­ve­nia, Fin­lan­dia, Re­pú­bli­ca Che­ca, Bél­gi­ca y Es­lo­va­quia). Por el con­tra­rio, el ín­di­ce pa­ra el con­jun­to de los paí­ses de la UEM ron­da­ba el ni­vel 30, y en el ca­so de Es­pa­ña al­can­za­ba el va­lor 34,6. La con­clu­sión se­ría cla­ra: a di­fe­ren­cia de lo tan­tas ve­ces afir­ma­do en el pa­sa­do, po­co fa­vor le ha­ce­mos a las pers­pec­ti­vas de crecimiento a lar­go pla­zo de las eco­no­mías eu­ro­pea o es­pa­ño­la si per­sis­ti­mos en po­lí­ti­cas que, en lu­gar de re­du­cir, au­men­tan la de­sigual­dad.

| ASHLEE ES­PI­NAL

La dis­tan­cia en­tre las cla­ses ri­cas y las po­bres se ha agi­gan­ta­do en las úl­ti­mas dé­ca­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.