Ni los más tra­di­cio­na­les se re­sis­ten

Los sec­to­res do­més­ti­cos tam­bién se rin­den a las nue­vas tec­no­lo­gías: Vel­vet­hut, con se­de en Ma­drid y raí­ces ga­lle­gas, nos per­mi­te de­sen­ten­der­nos del aseo del ho­gar en so­lo 60 se­gun­dos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - TECNOLOGÍA - Ma­ría Vi­ñas

Re­ser­var un apar­ta­men­to pa­ra las va­ca­cio­nes. Pe­dir co­mi­da a do­mi­ci­lio, ven­der ro­pa de segunda mano con un dies­tro jue­go de pul­gar. ¿Por qué no tam­bién con­tra­tar ser­vi­cios de lim­pie­za do­més­ti­cos a gol­pe de clic? Se po­ne có­mo­do en el uni­ver­so di­gi­tal un in­tere­san­te pa­ra­dig­ma co­no­ci­do co­mo «eco­no­mía ba­jo de­man­da» —co­lo­quial­men­te, «ube­ri­fi­ca­ción de la so­cie­dad»—, un nue­vo mo­de­lo de ne­go­cio que gra­cias a la tec­no­lo­gía le da al clien­te exac­ta­men­te lo que ne­ce­si­ta. Que pi­da por esa bo­qui­ta, que al­guien en In­ter­net pro­vee­rá. Des­em­bar­can así en ese mer­ca­do vas­to y ri­co que es la Red nue­vos ac­to­res que son vie­jos co­no­ci­dos en el mun­do analó­gi­co, sec­to­res tra­di­cio­na­les que han da­do el sal­to ren­quean­tes, pe­ro que ya es­tán aquí, con las pi­las car­ga­das y la lec­ción bien apren­di­da. Fun­cio­nan bá­si­ca­men­te a tra­vés de in­ter­me­dia­rios: pla­ta­for­mas que per­mi­ten con­tra­tar ser­vi­cios a de­man­da de for­ma có­mo­da y fle­xi­ble. Vel­vet­hut es una de ellas: pro­por­cio­na lim­pie­za a do­mi­ci­lio de la mano de em­pre­sas pro­fe­sio­na­les.

Pa­co Mar­tín, Al­ber­to Puente y Ro­sa Mar­tí­nez —de as­cen­den­cia ga­lle­ga y to­da­vía hoy fiel ve­ra­nean­te— fun­da­ron ha­ce tres años Vel­vet­hut con la idea ori­gi­nal de re­pli­car a la es­ta­dou­ni­den­se Ho­me­joy, pio­ne­ra en la contratación de ser­vi­cios do­més­ti­cos vía In­ter­net, que du­ran­te sus dos pri­me­ros años re­gis­tró un es­pec­ta­cu­lar crecimiento y lue­go, pin­chó. ¿Por qué no fun­cio­nó? Prin­ci­pal­men­te, por pro­ble­mas de le­gis­la­ción la­bo­ral, la gran pie­dra en el za­pa­to del sec­tor. «Nos di­mos cuen­ta que, por las ca­rac­te­rís­ti­cas del mer­ca­do es­pa­ñol, iba a ser muy di­fí­cil de con­ti­nuar por ese camino —ex­pli­ca Mar­tí­nez—. El sec­tor de la lim­pie­za en Es­pa­ña es pe­cu­liar, pre­do­mi­na el mer­ca­do ne­gro, así que en lu­gar de ac­tuar co­mo un mar­ket­pla­ce de­ci­di­mos es­ta­ble­cer acuer­dos con em­pre­sas de lim­pie­za tra­di­cio­na­les, con lo que nos ase­gu­ra­mos la ca­li­dad del ser­vi­cio y que to­dos los tra­ba­ja­do­res es­tén da­dos de al­ta en la Se­gu­ri­dad Social».

¿Có­mo fun­cio­na exac­ta­men­te Vel­vet­hut y qué sa­le ga­nan­do con ella el usua­rio? Prin­ci­pal­men­te, tiem­po. Se­gún los úl­ti­mos da­tos del INE, los es­pa­ño­les de­di­ca­mos más de dos ho­ras al día a de­jar co­mo los cho­rros del oro nues­tro ho­gar y tras­la­dar a otros la la­bor tam­po­co re­sul­ta co­sa ágil: re­quie­re un tan­teo ex­haus­ti­vo pre­vio de op­cio­nes. La tec­no­lo­gía, efi­caz sim­pli­fi­ca­dor, lo ha­ce to­do más sen­ci­llo. Con la pro­me­sa de li­qui­dar los trá­mi­tes en­go­rro­sos en so­lo un mi­nu­to, per­mi­te re­ser­var un ser­vi­cio per­so­na­li­za­do en cua­tro pes­ta­ñeos, un tra­ba­jo que ade­más lo rea­li­zan pro­fe­sio­na­les del sec­tor —ac­tual­men­te tra­ba­ja con una red de 150 em­pre­sas por to­da Es­pa­ña— y que, ade­más, se pue­de pa­gar a tra­vés de la web. No es ne­ce­sa­rio te­ner efec­ti­vo en ca­sa. Tam­po­co pro­duc­tos de lim­pie­za; si el usua­rio lo desea, el tra­ba­ja­dor los trae con él. In­clu­so cuen­ta con ta­ri­fas pla­nas al mes.

¿Y las ven­ta­jas pa­ra las em­pre­sas de lim­pie­za? «Cuan­do em­pe­za­mos a ha­blar con ellas nos en­con­tra­mos con un sec­tor muy tra­di­cio­nal que no se ha­bía abier­to a las nue­vas tec­no­lo­gías —re­cuer­da Mar­tí­nez—. Vel­vet­hut les per­mi­te cu­brir las ho­ras no asig­na­das y ade­más su ne­go­cio cre­ce con no­so­tros». «No so­mos un com­pe­ti­dor, so­mos un co­la­bo­ra­dor», sub­ra­ya.

En la web se pue­den con­tra­tar lim­pie­zas de ho­gar, de ofi­ci­nas o de apar­ta­men­tos tu­rís­ti­cos, y ser­vi­cios es­pe­cia­les, co­mo obras, plan­cha­dos o cris­ta­les. A la iz­quier­da, su CEO y fun­da­do­ra Ro­sa Mar­tí­nez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.