Apos­tar

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Juan Car­los Mar­tí­nez

El da­to es fres­co y gor­do: los es­pa­ño­les nos gas­ta­mos ca­da mes mil mi­llo­nes de eu­ros en apues­tas on li­ne. Mil mi­llo­nes dan pa­ra mu­cho, y a al­gu­nos que vi­vi­mos en la épo­ca en que ju­gar di­ne­ro es­ta­ba prohi­bi­do (ha­ce aho­ra 40 años que se le­ga­li­zó) nos re­sul­ta cho­can­te. Pe­ro la gen­te jo­ven ve el asun­to con na­tu­ra­li­dad.

No es ex­tra­ño. La pu­bli­ci­dad de las ca­sas de apues­tas es­tá por to­das par­tes. In­clu­so el ver­bo apos­tar se ha re­ves­ti­do de sen­ti­do po­si­ti­vo, gra­cias a los em­pre­sa­rios que, a par­tir de los años no­ven­ta, lo uti­li­za­ban ca­da vez que inau­gu­ra­ban una nue­va plan­ta o em­pren­dían la fa­bri­ca­ción de un nue­vo pro­duc­to. Así, se apos­tó por la tec­no­lo­gía ae­ro­náu­ti­ca, por los sa­bo­res tra­di­cio­na­les, por Cur­tis, por la pes­ca sos­te­ni­ble, por in­fi­ni­dad de co­sas. Pa­ra un em­pre­sa­rio una ini­cia­ti­va nue­va es una apues­ta, por­que so­me­te a ries­go un ca­pi­tal. Pe­ro es­to de las apues­tas on­li­ne no es ries­go es­tu­dia­do, sino azar. De otra ma­ne­ra, las em­pre­sas de apues­tas no se­rían, co­mo son, gran­des pa­tro­ci­na­do­ras de equi­pos de fút­bol. El que or­ga­ni­za una ri­fa lo ha­ce pa­ra ga­nar di­ne­ro a cos­ta de los que no se lle­van el pre­mio.

No so­lo los jó­ve­nes es­tán ex­pues­tos a es­ta pa­sión. En el 2008 vi­mos, con gra­ve cos­te pa­ra nues­tros bol­si­llos, que la ban­ca es­pa­ño­la se ha­bía em­bar­ca­do en apues­tas po­co fia­bles por no es­tu­diar su­fi­cien­te­men­te los ries­gos de me­ter los di­ne­ros de sus im­po­si­to­res en ur­ba­ni­za­cio­nes de ven­ta más que in­se­gu­ra, a los pre­cios dis­pa­ra­dos de en­ton­ces. Has­ta las em­pre­sas de se­gu­ros, pe­se a es­te nom­bre tan ro­bus­to, vi­ven del azar: ga­nan por­que la ma­yo­ría de sus clien­tes no su­fren la des­gra­cia pa­ra la que com­pran pro­tec­ción. Las com­pa­ñías aé­reas tam­bién es­tán con­ta­gia­das: úl­ti­ma­men­te, com­prar un bi­lle­te de avión se pa­re­ce a com­prar un ras­ca de la On­ce: te pue­de sa­lir un vue­lo o un con­flic­to de na­ri­ces que te lle­va a ate­rri­zar en las ofi­ci­nas de con­su­mo. Da mie­do pen­sar que la eco­no­mía mun­dial, do­mi­na­da por las fi­nan­zas y por sus ex­pe­ri­men­tos, es un enor­me jue­go de azar, y que en los la­bo­ra­to­rios de Wall Street se es­té ela­bo­ran­do la pró­xi­ma gran ju­ga­da rui­no­sa que nos lle­ve a to­dos otra vez a la de­pre­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.