EL TA­LEN­TO GA­LLE­GO FLUYE POR EL MUN­DO

Sin­ga­pur, Nue­va Ze­lan­da, Ca­na­dá y Re­pú­bli­ca Che­ca son los paí­ses me­jor va­lo­ra­dos por los ex­pa­tria­dos Los ex­per­tos va­lo­ran la mo­vi­li­dad la­bo­ral co­mo una for­ma de afianzar el ta­len­to

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­ría Ce­drón

EMIGRAR ES A VE­CES UNA NE­CE­SI­DAD, OTRAS UNA FOR­MA DE AFIANZAR EL PER­FIL PRO­FE­SIO­NAL Y CON­SO­LI­DAR UNA CA­RRE­RA, TO­DO UN VIVERO DE OPOR­TU­NI­DA­DES PA­RA LAS EM­PRE­SAS GA­LLE­GAS QUE BUS­CAN TA­LEN­TO. ELE­GIR EL DES­TINO ES CLA­VE PA­RA CUM­PLIR CON ES­TOS OB­JE­TI­VOS. SE­GÚN EL HSBC, SIN­GA­PUR, NUE­VA ZE­LAN­DA, CA­NA­DÁ Y LA RE­PÚ­BLI­CA CHE­CA SON LOS ME­JO­RES PAÍ­SES PA­RA EM­PREN­DER ES­TA AVEN­TU­RA

No fue una sor­pre­sa, pe­ro su­pu­so un nue­vo pa­so en la es­tra­te­gia de in­mi­gra­ción eco­nó­mi­ca ar­ti­cu­la­da por Ca­na­dá pa­ra im­pul­sar el cre­ci­mien­to de las em­pre­sas lo­ca­les y ex­tran­je­ras. El pa­sa­do 12 de ju­nio, ese país nor­te­ame­ri­cano echó a an­dar su Es­tra­te­gia Glo­bal de Ha­bi­li­da­des pa­ra fa­ci­li­tar el ac­ce­so al país de ex­tran­je­ros al­ta­men­te cua­li­fi­ca­dos. Ha­cer­se con una de esas nue­vas vi­sas de tra­ba­jo rá­pi­das —dos se­ma­nas pa­ra los tra­ba­ja­do­res ex­tran­je­ros con ta­len­to— es el ob­je­ti­vo de in­ge­nie­ros, ex­per­tos en ener­gías re­no­va­bles... No so­lo por los atrac­ti­vos sa­la­rios que ofre­cen las em­pre­sas, tam­bién por la ca­li­dad de vi­da y, so­bre to­do, por el va­lor que apor­ta a sus cu­rrícu­los la ex­pe­rien­cia. Por al­go Ca­na­dá es uno de los cua­tro es­ta­dos don­de me­jor ca­li­dad de vi­da y con­di­cio­nes tie­nen los ex­pa­tria­dos, co­mo apun­ta un in­for­me ela­bo­ra­do por el HSBC pa­ra es­te año. Pe­ro ocu­pa el ter­cer pues­to, tras Sin­ga­pur y Nue­va Ze­lan­da. Por de­trás es­tá Re­pú­bli­ca Che­ca. Y lue­go vie­nen Sui­za, No­rue­ga, Aus­tria...

El rán­king es el re­sul­ta­do de com­bi­nar los as­pec­tos eco­nó­mi­cos, la ex­pe­rien­cia vi­tal y las fa­ci­li­da­des pa­ra com­pa­gi­nar vi­da la­bo­ral y fa­mi­liar. De ahí que lo­grar una vi­sa de tra­ba­jo pa­ra al­guno de esos es­ta­dos —en Re­pú­bli­ca Che­ca no es ne­ce­sa­ria por ser par­te de la UE, aun­que no es­tá en la zo­na eu­ro— es una ex­pe­rien­cia que no ha­bría que re­cha­zar. So­bre to­do por­que, co­mo ex­pli­ca uno de los fun­da­do­res de la web es­pe­cia­li­za­da en re­torno de tra­ba­ja­do­res cua­li­fi­ca­dos Vol­ve­mos.org, Raúl Gil, el co­no­ci­mien­to ad­qui­ri­do du­ran­te la es­tan­cia en el ex­tran­je­ro es un va­lor que no de­ben de pa­sar por al­to las em­pre­sas ga­lle­gas a la ho­ra de re­cu­pe­rar ta­len­to. «Más allá del co­no­ci­mien­to al­can­za­do en el pues­to desem­pe­ña­do, es muy im­por­tan­te te­ner en cuen­ta la ca­pa­ci­dad que han de­mos­tra­do esas per­so­nas a la ho­ra de su­pe­rar ba­rre­ras, el co­no­ci­mien­to de otra cul­tu­ra o la ca­pa­ci­dad pa­ra adap­tar­se a otros mé­to­dos de tra­ba­jo».

La cues­tión es por qué son tan co­ti­za­dos los vi­sa­dos pa­ra ir a tra­ba­jar a esos paí­ses. Lo ex­pli­ca el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Aso­cia­ción Fo­ro es­pa­ñol de Ex­pa­tria­ción, Miguel Ángel Vidal, que des­ta­ca, so­bre to­do, el atrac­ti­vo de Sin­ga­pur, el que va en ca­be­za del rán­king. «Ade­más de ser un país muy es­ta­ble, la ca­li­dad de vi­da es muy al­ta y , aun­que los pre­cios son muy ca­ros, re­sul­ta un fi­lón, fun­da­men­tal­men­te, pa­ra las em­pre­sas o los tra­ba­ja­do­res del sec­tor fi­nan­cie­ro». De he­cho, co­mo co­men­tan des­de la ofi­ci­na co­mer­cial de la em­ba­ja­da de Es­pa­ña en el país, «hay al me­nos 100 em­pre­sas es­pa­ño­las que ope­ran en sec­to­res tan va­ria­dos co­mo ener­gía, ban­ca y se­gu­ros, quí­mi­co, ace­ro, mo­da, cons­truc­ción y con­sul­to­ría e in­ge­nie­rías». Ade­más, co­mo apun­ta Jo­sé An­to­nio González, un ga­lle­go de A Co­ru­ña que tra­ba­ja en esa ofi­ci­na co­mer­cial, «tie­nen fa­ci­li­da­des pa­ra ins­ta­lar­se, so­bre to­do cuan­do tra­tan de in­no­var».

Aun­que de mo­men­to, co­mo des­cri­be Vidal, la pre­sen­cia es­pa­ño­la es mu­cho me­nor, Nue­va Ze­lan­da es otro país de enor­mes opor­tu­ni­da­des, apo­ya­das en la es­ta­bi­li­dad de un país que ha sa­bi­do re­cu­pe­rar­se rá­pi­da­men­te de la de­ba­cle eco­nó­mi­co que su­frió en el 2008. El es­ta­do de las an­tí­po­das ha de­fi­ni­do una es­tra­te­gia de cre­ci­mien­to en ba­se, co­mo des­cri­be el ICEX, a la in­no­va­ción y la for­ma­ción. El año pa­sa­do, por ejem­plo, lan­zó una ba­te­ría de me­di­das bau­ti­za­das co­mo Pa­que­te de In­no­va­ción de Nue­va Ze­lan­da que, en­tre otras co­sas, con­ta­ba con un pre­su­pues­to glo­bal a cua­tro años de 526 mi­llo­nes de eu­ros, de los que 283 son pa­ra pro­yec­tos de cien­cia e in­no­va­ción. Ese es­fuer­zo su­po­ne, se­gún los da­tos que ma­ne­ja el ICEX, que en el 2020 su pre­su­pues­to en ese te­rreno as­cen­de­rá a los 1.104 mi­llo­nes de eu­ros. En el ca­so de Ca­na­dá, la bús­que­da de ta­len­to se re­par­te en­tre la ban­ca, in­fraes-

«No so­lo hay que ver qué sa­ben, hay que te­ner en cuen­ta la ca­pa­ci­dad de es­tas per­so­nas pa­ra su­pe­rar ba­rre­ras»

truc­tu­ras o to­do lo re­la­cio­na­do con el sec­tor de la ener­gía, co­mo aña­de Vidal. Con esas ar­mas pre­ten­den im­pul­sar el cre­ci­mien­to de sus em­pre­sas pa­ra crear más pues­tos de tra­ba­jo pa­ra la po­bla­ción lo­cal.

Al­go que pue­de sor­pren­der a prio­ri es que el cuar­to pues­to de ese rán­king lo ocu­pe Re­pú­bli­ca Che­ca. Pe­ro lo ha lo­gra­do por va­rias ra­zo­nes. Por una par­te, co­mo des­cri­be es­te di­rec­ti­vo, «por ser un país tram­po­lín pa­ra aque­llas com­pa­ñías que quie­ren lle­gar a los mer­ca­dos del Es­te de Eu­ro­pa». Pe­ro tam­bién co­mo apun­ta Iván Co­zin­ha, un ga­lle­go de Xo­ve que vi­ve allí, por to­da la in­dus­tria re­la­cio­na­da con la au­to­mo­ción y por unas ven­ta­jas a la ho­ra de con­ci­liar he­re­da­das de la eta­pa co­mu­nis­ta. El pro­ble­ma es, a su jui­cio, «que as com­pa­ñías máis com­pe­ti­ti­vas es­tán en mans mul­ti­na­cio­nais e Che­quia pro­du­ce pou­co pro­du­to fi­nal».

Los flu­jos mi­gra­to­rios de per­so­nal cua­li­fi­ca­do ha­cia esos es­ta­dos res­pon­den al he­cho de que la mo­vi­li­dad geo­grá­fi­ca se ha ido in­tro­du­cien­do po­co a po­co en la cul­tu­ra la­bo­ral de nues­tro país. La sé­nior má­na­ger de Re­cur­sos Hu­ma­nos de De­loit­te, Angélica Vi­vas, ex­pli­ca que en su em­pre­sa, por ejem­plo, «son ca­da vez más los pro­fe­sio­na­les que de­man­dan un cam­bio de es­te ti­po pa­ra dar im­pul­so a su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal y te­ner la opor­tu­ni­dad de desa­rro­llar ha­bi­li­da­des nue­vas y be­ne­fi­ciar­se de tra­ba­jar con equi­pos di­ver­sos». La ex­pe­rien­cia no pue­de ser me­jor: «Es muy en­ri­que­ce­do­ra, tan­to pa­ra el tra­ba­ja­dor co­mo pa­ra la em­pre­sa».

EL RE­TORNO

El pro­fe­sor del gru­po de Aná­li­se e Mo­der­ni­za­ción eco­nó­mi­ca la USC Mel­chor Fernández tam­bién abo­ga por ese ti­po de mo­vi­li­dad la­bo­ral, pe­ro ob­ser­va un pro­ble­ma en Ga­li­cia a la ho­ra del re­torno. «Es bue­na por­que fo­men­ta la for­ma­ción y la ex­pe­rien­cia. La cues­tión es que el te­ji­do em­pre­sa­rial ga­lle­go no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra ab­sor­ber la al­ta cualificación de mu­chos de esos tra­ba­ja­do­res que quie­ren re­gre­sar». Pe­ro Raúl Gil, que es­tu­vo cua­tro años en Ber­lín an­tes de re­gre­sar a Es­pa­ña y fun­dar Vol­ve­mos.org, cree que eso es­tá cam­bian­do. «Nues­tra web po­ne en con­tac­to em­pre­sas de aquí que quie­ren res­ca­tar ta­len­to que es­tá fue­ra. Nos man­dan sus ofer­tas, pe­ro hay mu­chas que no­so­tros re­cha­za­mos por­que no cum­plen los mí­ni­mos. En los úl­ti­mos tres o cua­tro me­ses —apun­ta— no he­mos re­cha­za­do nin­gu­na, un in­di­ca­dor de que al­go es­tá cam­bian­do». Ac­tual­men­te, en ba­se a sus da­tos, hay unos 7.000 ex­pa­tria­dos con ta­len­to que quie­ren re­gre­sar. En torno a un 5 % son ga­lle­gos. El re­torno de esas per­so­nas, apun­ta, «es bueno. No so­lo han de ha­cer­lo pa­ra tra­ba­jar en una em­pre­sa, tam­bién pue­den apro­ve­char to­do lo apren­di­do pa­ra po­ner en mar­cha pro­yec­tos de ca­rác­ter in­no­va­dor».

Cer­ca de me­dio cen­te­nar de ga­lle­gos quie­ren re­tor­nar de la emi­gra­ción

JUAN. S. G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.