La eco­no­mía sos­te­ni­ble zo­zo­bra

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Ma­nuel Casal

Las ca­da vez más evi­den­tes se­ña­les so­bre el cam­bio cli­má­ti­co acon­se­jan in­tro­du­cir cam­bios en los mo­de­los pro­duc­ti­vos que ate­núen las emi­sio­nes y ga­ran­ti­cen el fu­tu­ro de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes

Har­vey, Irma, Jo­se, Ka­tia... Es pro­ba­ble que a Do­nald Trump y su cohor­te de ne­ga­cio­nis­tas del cam­bio cli­má­ti­co se les es­té atra­gan­tan­do el ve­rano del 2017 por la su­ce­sión de hu­ra­ca­nes que azo­tan sus do­mi­nios. En reali­dad, si le pres­ta­sen un po­co de aten­ción al in­for­me anual so­bre el Es­ta­do del Cli­ma que se pu­bli­có a me­dia­dos de es­te agos­to, y que fue sus­cri­to por ¡me­dio mi­llón! de cien­tí­fi­cos de ins­ti­tu­cio­nes de to­do el glo­bo, le de­be­rían te­ner cier­to pá­ni­co a to­do el año 2017: el ejer­ci­cio más ca­lien­te des­de que exis­ten re­gis­tros, con llu­vias to­rren­cia­les y se­quías iné­di­tas en Asia y Áfri­ca, un des­hie­lo cre­cien­te en los Po­los... Amén de los hu­ra­ca­nes, cla­ro.

Que el pla­ne­ta atra­vie­sa por una emer­gen­cia me­dioam­bien­tal sin pre­ce­den­tes es un he­cho ca­da vez más evi­den­te so­bre el que aler­tan cien­tí­fi­cos, or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les y go­bier­nos de me­dio pla­ne­ta. Com­ba­tir el cam­bio cli­má­ti­co ha de­ja­do de ser una obli­ga­ción pa­ra con­ver­tir­se en una ne­ce­si­dad. El ob­je­ti­vo, ga­ran­ti­zar la es­ta­bi­li­dad de las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes.

Pa­ra ello, es pre­ci­so mo­di­fi­car de for­ma sus­tan­cial los mo­de­los pro­duc­ti­vos de tal for­ma que, man­te­nien­do ele­va­dos es­tán­da­res de bie­nes­tar so­cial y eco­nó­mi­co, se pro­te­ja el me­dio am­bien­te. Lo ex­pli­ca con cla­ri­dad me­ri­dia­na Víc­tor Vi­ñua­les, el vi­ce­pre­si­den­te de la Red Es­pa­ño­la del Pac­to Mun­dial, de la que for­man par­te em­pre­sas ga­lle­gas co­mo Agroamb: «La cons­truc­ción de una eco­no­mía ba­ja en car­bono exi­ge edi­fi­car un nue­vo mo­de­lo de pro­duc­ción y de con­su­mo».

Ins­tru­men­tos co­mo el Pac­to Mun­dial de Na­cio­nes Uni­das as­pi­ran a con­tri­buir a es­te fin im­pli­can­do a las em­pre­sas. Jo­se­fa de León, vo­cal de la Red Es­pa­ño­la y di­rec­to­ra de com­pe­ti­ti­vi­dad es­tra­té­gi­ca del Gru­po Agroamb, ad­ver­tía ha­ce unas se­ma­nas en La Voz que «los desafíos mun­dia­les ne­ce­si­tan so­lu­cio­nes co­mo las que el sec­tor pri­va­do pue­da ofre­cer». En cual­quier ca­so, su co­le­ga Vi­ñua­les sos­tie­ne que, en la bús­que­da de es­te ob­je­ti­vo, es ne­ce­sa­rio cum­plir el Acuer­do de Pa­rís e in­clu­so ir más allá. El pro­ble­ma es que la de­ci­sión del Eje­cu­ti­vo de Do­nald Trump de que­dar­se al mar­gen de es­te pac­to me­dioam­bien­tal, ja­lea­do en bue­na me­di­da por las gran­des in­dus­trias con­ta­mi­nan­tes de su país, ha de­ja­do en una si­tua­ción muy com­pro­me­ti­da el fu­tu­ro de ese gran acuer­do glo­bal.

En reali­dad, los vai­ve­nes po­lí­ti­cos han si­do cons­tan­tes cuan­do las gran­des eco­no­mías mun­dia­les han abor­da­do el te­ma del cam­bio cli­má­ti­co: in­de­ci­sión, fal­ta de com­pro­mi­so, du­das... Y no se­rá por­que le ha­yan da­do po­cas vuel­tas al asun­to. Ha­ce ya más de un cuar­to de si­glo que es­te de­ba­te se pu­so so­bre la me­sa en la cum­bre de Río de 1992. En 1997 se fir­mó el Pro­to­co­lo de Kio­to y, en el 2009, la cum­bre de Co­pen­ha­gue se zan­jó con de­ci­sio­nes más bien ti­bias. Fue en Pa­rís, el año pa­sa­do, cuan­do se sus­cri­bió un pac­to de enor­me sim­bo­lis­mo por el ré­cord de paí­ses fir­man­tes, un do­cu­men­to que aho­ra ha que­da­do he­ri­do de muer­te por la re­nun­cia de Es­ta­dos Uni­dos a se­guir la sen­da que mar­ca.

Y es que aun­que Chi­na y Eu­ro­pa han de­ci­di­do se­guir ade­lan­te y man­te­ner vi­vo el acuer­do, la di­mi­sión nor­te­ame­ri­ca­na abre gran­des in­cer­ti­dum­bres al­re­de­dor de su fu­tu­ro, es­pe­cial­men­te si al­gu­nos de los paí­ses emer­gen­tes fir­man­tes se ve su­mi­do en los pró­xi­mos años en una nue­va cri­sis eco­nó­mi­ca. Al fin y al ca­bo, no se de­be ol­vi­dar que El pro­ble­ma, una vez más, ha ve­ni­do de la mano de la in­me­dia­tez que rei­na en la po­lí­ti­ca. El pre­mio No­bel de eco­no­mía fran­cés Jean Ti­ro­le ma­ne­ja una te­sis pre­cla­ra so­bre las re­sis­ten­cias que des­de ha­ce años ob­je­tan los paí­ses pa­ra transformar sus mo­de­los pro­duc­ti­vos y con­te­ner las con­se­cuen­cias de es­ta emer­gen­cia me­dioam­bien­tal: «Los be­ne­fi­cios de la ate­nua­ción del cam­bio cli­má­ti­co si­guen sien­do fun­da­men­tal­men­te glo­ba­les y a lar­go pla­zo, mien­tras que sus cos­tes son lo­ca­les e in­me­dia­tos». O di­cho de otro mo­do, el po­lí­ti­co que pien­sa en el hoy di­fí­cil­men­te en­con­tra­rá ré­di­tos en cum­plir con es­tos ob­je­ti­vos. Es­ta pa­re­ce una ta­rea pa­ra aque­llos que pien­san en las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

Sea co­mo fue­re, Es­pa­ña fi­gu­ra ac­tual­men­te en el gru­po de es­ta­dos ali­nea­dos al­re­de­dor de la idea de que es pre­ci­so ha­cer al­go. Es­te ve­rano, de he­cho, el Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te abrió una con­sul­ta pre­via a la ela­bo­ra­ción del an­te­pro­yec­to de Ley de Cam­bio Cli­má­ti­co, el do­cu­men­to que ha­brá de plas­mar qué ha­ce el país pa­ra fre­nar es­te fe­nó­meno. Es una lí­nea de tra­ba­jo que han se­gui­do otras ad­mi­nis­tra­cio­nes, co­mo la Xun­ta, que tie­ne una es­tra­te­gia abier­ta cu­yo leit mo­tiv es sen­ci­llo: «To­dos e to­das de­be­mos rea­li­zar o es­for­zo: os go­ber­nos, as em­pre­sas, os co­lec­ti­vos so­ciais e ca­da un dos ci­da­dáns». Una ta­rea co­ral, en de­fi­ni­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.