LOS SIS­TE­MAS DE RE­CO­MEN­DA­CIÓN REDISEÑAN EL NUE­VO TU­RIS­MO

Los sis­te­mas de re­co­men­da­ción es­tán trans­for­man­do los há­bi­tos de con­su­mo. Goo­gle, Ama­zon, Net­flix o Spo­tify lo apro­ve­chan ca­da día. El po­ten­cial de es­tas he­rra­mien­tas de «soft­wa­re» in­te­li­gen­te pa­ra un sec­tor tan es­tra­té­gi­co pa­ra la eco­no­mía es­pa­ño­la co­mo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Am­pa­ro Alon­so Be­tan­zos A. Baha­mon­de Rion­da

Los ca­te­drá­ti­cos An­to­nio Baha­mon­de y Am­pa­ro Alon­so ana­li­zan en un ar­tícu­lo el enor­me po­ten­cial que pa­ra el tu­ris­mo ten­drán los sis­te­mas de re­co­men­da­ción.

La cuar­ta re­vo­lu­ción industrial ya ha em­pe­za­do. Los avan­ces tec­no­ló­gi­cos es­tán cam­bian­do nues­tra ma­ne­ra de in­ter­ac­tuar con el mun­do. Las opor­tu­ni­da­des que es­to brin­da pa­ra mu­chos sec­to­res, en­tre ellos el tu­ris­mo, son enor­mes. Nues­tros há­bi­tos de con­su­mo han evo­lu­cio­na­do enor­me­men­te con los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les, con una ten­den­cia ha­cia una re­vo­lu­ción aún ma­yor con las re­des 5G y el In­ter­net de las Co­sas. Co­mo de­cía el sa­bio Mel­quía­des en Cien años de so­le­dad, «las co­sas tie­nen vi­da pro­pia, to­do es cues­tión de des­per­tar­les el áni­ma». ¡Pa­re­ce que aho­ra es­tán em­pe­zan­do a des­pe­re­zar­se! La pe­ne­tra­ción de los sis­te­mas in­te­li­gen­tes en el tu­ris­mo ya cu­bre to­das las fases de un via­je. Las re­ser­vas se ri­gen por mé­to­dos in­te­li­gen­tes que subas­tan las pla­zas dis­po­ni­bles. En al­gu­nos ho­te­les los ro­bots re­ci­ben a los clien­tes y los ayu­dan a ins­ta­lar­se. La se­gu­ri­dad, cla­ve pa­ra el éxi­to del tu­ris­mo, se ayu­da de dro­nes in­te­li­gen­tes e in­ter­co­nec­ta­dos que asis­ten a los equi­pos de se­gu­ri­dad en es­ta­ble­ci­mien­tos ho­te­le­ros de EE.UU., Ja­pón y Emi­ra­tos Ára­bes.

El es­pa­cio de me­jo­ra se si­túa en la po­ten­cia­ción de las ex­pe­rien­cias del via­je. Pa­ra ello es ne­ce­sa­rio per­so­na­li­zar las ofer­tas, las ex­pli­ca­cio­nes, las guías. Pa­ra dis­fru­tar ple­na­men­te de un pla­to es con­ve­nien­te que nos lo ex­pli­quen, sub­ra­yan­do aque­llos ele­men­tos que nos lo ha­gan más atrac­ti­vo. ¿Quién sa­be si la his­to­ria, la re­ce­ta, la tra­di­ción, el va­lor nu­tri­cio­nal, van a con­ven­cer a un via­je­ro? Pe­ro si lo su­pié­ra­mos, con­se­gui­ría­mos una ma­yor sa­tis­fac­ción, que se­ría bue­na pa­ra el ne­go­cio.

«SOFT­WA­RE» IN­TE­LI­GEN­TE

Los sis­te­mas de re­co­men­da­ción (SR) pue­den ser de gran ayu­da en es­ta ta­rea. Es­ta­mos acos­tum­brán­do­nos a in­ter­ac­cio­nar con ellos usan­do Goo­gle, Ama­zon, Net­flix o Spo­tify. Es­tas com­pa­ñías ba­san su ac­ti­vi­dad en pla­ta­for­mas que re­co­mien­dan pro­duc­tos a sus usua­rios: pá­gi­nas web que re­sol­ve­rán nues­tras du­das, un mue­ble, una se­rie, una can­ción… Los SR son he­rra­mien­tas de soft­wa­re in­te­li­gen­tes que pro­por­cio­nan a los usua­rios su­ge­ren­cias per­so­na­li­za­das. Pa­ra tra­ba­jar, ne­ce­si­tan dis­po­ner de in­for­ma­ción, cuan­ta más me­jor, tan­to de los usua­rios co­mo de los ítems de los que tra­tan. Los SR son una de las áreas de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial que más va a im­pac­tar en nues­tra so­cie­dad en los pró­xi­mos años. Su uso se ex­pan­di­rá a mu­chos más ám­bi­tos de los que ya abar­can en la ac­tua­li­dad.

Uno de los pro­ble­mas a los que se de­ben en­fren­tar los SR es el enor­me vo­lu­men de in­for­ma­ción que de­ben pro­ce­sar, y que ade­más au­men­ta tan­to en usua­rios co­mo en ítems a re­co­men­dar. Por ejem­plo, Youtu­be te­nía en el 2017 más de mil mi­llo­nes de usua­rios (ca­si un ter­cio de to­das las per­so­nas co­nec­ta­das a In­ter­net). Ca­da día, es­tos usua­rios vi­sua­li­zan más de mil mi­llo­nes de ho­ras de ví­deos, lo que ge­ne­ra mi­les de mi­llo­nes de vis­tas. Ade­más, de me­dia, los usua­rios de la pla­ta­for­ma de­di­can más de una ho­ra al día a ver contenidos de Youtu­be des­de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les. Y, efec­ti­va­men­te, Youtu­be cuen­ta con uno de los SR más so­fis­ti­ca­dos, que con­si­gue una im­pre­sio­nan­te cuo­ta de pan­ta­lla. Hoy en día, ca­si cual­quier pla­ta­for­ma pue­de re­co­ger da­tos pa­ra pro­por­cio­nar a sus usua­rios re­co­men­da­cio­nes más ajus­ta­das y per­so­na­li­za­das. A ve­ces es­to pue­de cau­sar pro­ble­mas. Re­cien­te­men­te sal­tó a la ac­tua­li­dad el ca­so de da­tos de Facebook que tu­vie­ron, al pa­re­cer, un uso inade­cua­do. Pe­ro no va­mos a en­trar en es­te asun­to aquí. ¡Da­ría pa­ra va­rios ar­tícu­los co­mo es­te!

En el ca­so de Es­pa­ña, el tu­ris­mo es uno de los ejes que cree­mos que se de­be­ría po­ten­ciar en una pro­fun­da trans­for­ma­ción de la eco­no­mía ha­cia la di­gi­ta­li­za­ción. Por­que qui­zás se ne­ce­si­ta no tan­to cam­biar el sis­te­ma pro­duc­ti­vo co­mo el mo­do en que lo ex­plo­ta­mos. El tu­ris­mo es un sec­tor es­tra­té­gi­co: en el 2016 Es­pa­ña con­ta­ba con más de 300.000 es­ta­ble­ci­mien­tos que pro­por­cio­nan em­pleo a al­re­de­dor de 1,6 mi­llo­nes de per­so­nas, y que ge­ne­ran de for­ma di­rec­ta e in­di­rec­ta un por­cen­ta­je del PIB ma­yor del 11 %. Es­pe­cí­fi­ca­men­te, la hos­te­le­ría es el ter­cer sec­tor en nú­me­ro de em­pleos, un 8,7 % del to­tal, so­la­men­te tras el co­mer­cio (16,2 %) y la in­dus­tria (13,9 %). Por su re­le­van­cia den­tro de la hos­te­le­ría, po­dría­mos des­ta­car a los es­ta­ble­ci­mien­tos de co­mi­das, más de 73.000 en to­da Es­pa­ña, con una ci­fra de fac­tu­ra­ción de más de 45.000 mi­llo­nes de eu­ros.

La ci­fra de tu­ris­tas que han ele­gi­do Es­pa­ña pa­ra dis­fru­tar de sus va­ca­cio­nes se ha in­cre­men­ta­do en más de un 11 % en el úl­ti­mo año. Pe­ro po­der man­te­ner esos re­sul­ta­dos de­pen­de, en gran me­di­da, de la ca­pa­ci­dad del sec­tor pa­ra en­fren­tar­se a los desafíos que se plan­tean, que des­de el pun­to de vis­ta in­for­má­ti­co son los nue­vos en­tor­nos di­gi­ta­les, (en los que la ci­ber­se­gu­ri­dad o el big da­ta son cla­ves), la evo­lu­ción del már­ke­ting y las ven­tas con he­rra­mien­tas on­li­ne, o la nue­va repu­tación en un mun­do co­nec­ta­do.

SR SO­BRE TU­RIS­MO

Las re­des so­cia­les han cam­bia­do no­ta­ble­men­te nues­tros há­bi­tos de con­su­mo; es ha­bi­tual que cuan­do es­ta­mos in­ten­tan­do ele­gir un des­tino tu­rís­ti­co, un ho­tel, o un res­tau­ran­te, en­tre otros, bus­que­mos las opi­nio­nes que otros usua­rios han es­cri­to so­bre ellos. Es el tan co­men­ta­do bo­ca a bo­ca, pe­ro con una di­men­sión mu­chí­si­mo ma­yor, que ha con­ver­ti­do a In­ter­net en la puer­ta de en­tra­da ha­bi­tual de la ma­yo­ría de ho­te­les y res­tau­ran­tes. Com­pa­ñías co­mo Just Eat, Trip Ad­vi­sor o El Te­ne­dor re­co­gen los há­bi­tos de con­su­mo y las pre­fe­ren­cias de mi­llo­nes de clien­tes so­bre mi­les de es­ta­ble­ci­mien­tos en sus di­ver­sos as­pec­tos (co­ci­na, am­bien­te, de­co­ra­ción, etc.). Por ejem­plo, El Te­ne­dor tie­ne ca­si 8 mi­llo­nes de opi­nio­nes en su pla­ta­for­ma, pre­sen­te en 11 paí­ses. So­lo en Es­pa­ña, tie­ne 40.000 res­tau­ran­tes, con 15 mi­llo­nes de vi­si­tas al mes. Pa­ra ellos, hay 5 as­pec­tos im­por­tan­tes en la nue­va hos­te­le­ría 4.0, que son que no so­la­men­te su puer­ta de en­tra­da es di­gi­tal, por­que la ma­yo­ría de los nue­vos clien­tes han com­pro­ba­do pre­via­men­te la repu­tación del es­ta­ble­ci­mien­to en In­ter­net, sino que tam­bién las pro­pi­nas o el pres­ti­gio lo son, en for­ma de co­men­ta­rios po­si­ti­vos o de fo­tos. En­tre las nue­vas ten­den­cias tam­bién es­tá el he­cho de que los clien­tes acep­ta­rían re­co­men­da­cio­nes per­so­na­li­za­das, fle­xi­bles, mul­ti­me­dia, po­co in­tru­si­vas y ofre­ci­das de ma­ne­ra na­tu­ral, en cuan­to al len­gua­je usa­do.

Los 300.000 lo­ca­les tu­rís­ti­cos cen­sa­dos en Es­pa­ña ge­ne­ran 1,6 mi­llo­nes de em­pleos, ade­más del 11 % del PIB

PO­TEN­CIAR LA EX­PE­RIEN­CIA

Ha­cer me­jo­res sis­te­mas de re­co­men­da­ción di­rec­ta de lo­ca­les es un ele­men­to cla­ve. Pe­ro hay al­gu­na lí­nea más de po­si­bles ac­tua­cio­nes, co­mo la cons­truc­ción de guías per­so­na­li­za­das. Apli­ca­cio­nes que usen to­das las he­rra­mien­tas de los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les pa­ra lle­var­nos por una ca­lle o un mu­seo y con­tár­nos­lo de ma­ne­ra que po­ten­cie la ex­pe­rien­cia de la vi­si­ta. La per­so­na­li­za­ción aquí su­po­ne adap­ta­ción a los gus­tos per­so­na­les del tu­ris­ta, a su po­der ad­qui­si­ti­vo, a su edu­ca­ción, a su ori­gen... Tam­bién la per­so­na­li­za­ción de las guías de­be su­po­ner una ayu­da a las per­so­nas con al­gún ti­po de dis­ca­pa­ci­dad. A me­dio pla­zo, ser ca­pa­ces de afron­tar es­tos re­tos se­rá de­ci­si­vo pa­ra cual­quier país que pre­ten­da se­guir man­te­nien­do su po­si­ción des­ta­ca­da en es­te sec­tor. No so­lo se­rá cues­tión de pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co, gas­tro­no­mía, sol, es­ti­lo de vi­da… Adap­tan­do un po­co la fra­se de la cam­pa­ña de Clin­ton con­tra Bush: ¡Es la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, es­tú­pi­do!

AM­PA­RO ALON­SO BE­TAN­ZOS es ca­te­drá­ti­ca de la UDC y pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la pa­ra la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial. AN­TO­NIO BAHA­MON­DE RION­DA es ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad de Oviedo y pre­si­den­te de la So­cie­dad Cien­tí­fi­ca In­for­má­ti­ca de Es­pa­ña.

ILUS­TRA­CIÓN: MABEL RO­DRÍ­GUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.