Re­frie­ga eu­ro­pea a la vis­ta

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - XOSÉ CAR­LOS ARIAS Ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­da­de de Vi­go

Al fin se anun­cia en Eu­ro­pa una ba­ta­lla de aque­llas a las que es­tá­ba­mos acos­tum­bra­dos, de las de to­da la vida. Des­pués de años de de­ba­tes sin fin so­bre desafíos ex­tra­or­di­na­rios, res­ca­tes al fon­do del abis­mo o re­for­mas que nun­ca se con­cre­tan (y ojo, por­que es­ta úl­ti­ma cues­tión vol­ve­rá a abor­dar­se en unas po­cas se­ma­nas), lle­ga aho­ra la pro­pues­ta que ha­ce la Co­mi­sión de un nue­vo Mar­co Pre­su­pues­ta­rio Plu­ria­nual (2012-2027), y con ella el anun­cio de una pug­na con­ti­nua­da por los fon­dos eu­ro­peos, que ge­ne­ra­rá sin du­da mu­chos ti­tu­la­res de pren­sa du­ran­te los dos pró­xi­mos años.

El pre­su­pues­to de la UE pre­sen­ta al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas muy sin­gu­la­res, si se com­pa­ra con los del res­to de las ad­mi­nis­tra­cio­nes. En pri­mer lu­gar, su ca­rác­ter plu­ria­nual, aun­que cada año se plas­me en do­cu­men­tos par­ti­cu­la­res. Se­gun­do, la com­ple­ji­dad de sus pro­ce­sos de ela­bo­ra­ción, con pa­pe­les asig­na­dos en ellos pa­ra el Par­la­men­to, pe­ro tam­bién —y en un plano muy des­ta­ca­do— pa­ra el Con­se­jo; la di­ná­mi­ca de co­de­ci­sión que es mar­ca de la ca­sa en las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas co­bra aquí no­ta­ble vi­si­bi­li­dad. Ter­ce­ro, aun­que im­po­nen­te en tér­mi­nos ab­so­lu­tos, la di­men­sión del pre­su­pues­to es real­men­te pe­que­ña si se es­ta­ble­ce su re­la­ción con el va­lor del PIB del con­jun­to co­mu­ni­ta­rio: ape­nas un 1 %, fren­te a un 40 o 50 % que con fre­cuen­cia al­can­zan los de los es­ta­dos miem­bros. Y en cuar­to lu­gar, su ele­va­do gra­do de con­cen­tra­ción en un par de par­ti­das, los fon­dos des­ti­na­dos a la agri­cul­tu­ra y los es­truc­tu­ra­les, que en su con­jun­to vie­nen aca­pa­ran­do más del 80 % del to­tal.

La pro­pues­ta ini­cial de la Co­mi­sión (que irá cam­bian­do a me­di­da que los pro­ce­sos de dis­cu­sión avan­cen) in­tro­du­ce al­gu­nos cam­bios in­tere­san­tes, que van sin du­da en la bue­na di­rec­ción. En­tre ellos, son de des­ta­car: una pe­que­ña subida, has­ta 1,1 bi­llo­nes de eu­ros (un 1,1 % del PIB de la Unión); la re­duc­ción de las gran­des par­ti­das tra­di­cio­na­les (5 y 7 % pa­ra la po­lí­ti­ca agra­ria y los fon­dos es­truc­tu­ra­les, res­pec­ti­va­men­te); un apre­cia­ble au­men­to de los fon­dos des­ti­na­dos a la ges­tión de las fron­te­ras, el im­pul­so di­gi­tal y la in­no­va­ción (so­bre to­do es­ta úl­ti­ma, que se in­cre­men­ta en un 50 %); la in­tro­duc­ción de un pe­que­ño fon­do an­ti­cri­sis; y un cam­bio de na­tu­ra­le­za más cua­li­ta­ti­va: la im­po­si­ción del cri­te­rio de «res­pe­to a los va­lo­res» pa­ra ser re­cep­tor de fon­dos.

Sal­vo es­te úl­ti­mo pun­to, se tra­ta de va­ria­cio­nes pe­que­ñas, más bien su­per­fi­cia­les, que no cam­bian pa­ra na­da los pa­rá­me­tros es­truc­tu­ra­les del pre­su­pues­to. Lo cual da idea de lo di­fí­cil que es in­tro­du­cir mu­ta­cio­nes de ca­la­do en los pro­gra­mas eu­ro­peos, so­bre to­do si tie­nen que ver con las cuen­tas. Por­que no so­lo es una cues­tión de ra­cio­na­li­dad eco­nó­mi­ca ge­ne­ral; si fue­se así di­fí­cil­men­te se re­du­ci­rían las par­ti­das di­ri­gi­das a fi­nan­ciar la PAC en un por­cen­ta­je tan pe­que­ño, pues si­gue man­te­nién­do­se por en­ci­ma de un ter­cio del to­tal, cuan­do el sec­tor re­pre­sen­ta ape­nas el 1,5 % del PIB. Hay tam­bién, y fun­da­men­tal­men­te, una pug­na por la dis­tri­bu­ción de gas­tos e in­gre­sos en­tre los di­fe­ren­tes paí­ses; una cues­tión que aho­ra se ha­rá más com­ple­ja al des­apa­re­cer las apor­ta­cio­nes de un con­tri­bu­yen­te im­por­tan­te, el Reino Uni­do. Res­pec­to a esos im­pac­tos re­dis­tri­bu­ti­vos, es muy di­fí­cil sa­lir del sta­tu quo, pues el do­cu­men­to fi­nal ha­brá de ser apro­ba­do por una­ni­mi­dad.

Es­ta vez las hos­ti­li­da­des se han desata­do des­de el mi­nu­to uno. Quie­nes se ven co­mo even­tua­les per­de­do­res (con­tri­bu­yen­tes ne­tos co­mo Ho­lan­da que ha­brían de po­ner al­go más; paí­ses del Es­te que no quie­ren ni oír ha­blar de nin­gu­na con­di­ción de res­pe­to a va­lo­res; sec­to­res que re­ci­bi­rían me­nos, co­mo el agra­rio) ya han em­pe­za­do a ha­blar de ve­tos. Co­mien­za un lar­go ti­ra y aflo­ja.

| OLI­VIER HOSLET

La pro­pues­ta de pre­su­pues­to co­mu­ni­ta­rio de­be­rá con­tar con un plá­cet uná­ni­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.