La ma­la edu­ca­ción

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Juan Car­los Mar­tí­nez

Hay en Es­pa­ña un se­lec­to gru­po de eco­no­mis­tas que se preo­cu­pan por el fu­tu­ro co­lec­ti­vo y acon­se­jan re­me­dios pa­ra un cre­ci­mien­to sano y sos­te­ni­ble. Re­cla­man, por ejem­plo, más in­ver­sión en in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo, pa­ra que con­si­ga­mos pro­duc­cio­nes de ma­yor va­lor; o pi­den trans­pa­ren­cia pa­ra fre­nar el ca­pi­ta­lis­mo de ami­gue­tes, que fo­men­ta la co­rrup­ción y fre­na la pro­duc­ti­vi­dad. Pe­ro, aun­que cons­ta­tan las con­duc­tas de ries­go mo­ral en que se ha in­cu­rri­do (ahí se re­tra­ta, en­tre otras co­sas, a la ban­ca emi­so­ra de pre­fe­ren­tes y otras for­mas de es­ta­fa), nin­guno nos ha ha­bla­do de los cos­tes de la ma­la edu­ca­ción.

No me re­fie­ro a la ca­li­dad de la edu­ca­ción, ni al mé­to­do Ci­fuen­tes pa­ra los es­tu­dios de pos­gra­do, sino a esos com­por­ta­mien­tos co­lec­ti­vos en los que lu­ce la fal­ta de res­pe­to a los de­más. A nues­tros con­ciu­da­da­nos les cues­ta cada vez más cam­biar las lu­ces lar­gas cuan­do se en­cuen­tran en la ca­rre­te­ra con otros co­ches que vie­nen de fren­te. Tam­bién da la im­pre­sión de que a los Mer­ce­des y los Au­dis de al­ta ga­ma les fun­cio­na to­do a la per­fec­ción, me­nos los in­ter­mi­ten­tes. En los nu­me­ro­sos par­la­men­tos que sos­te­ne­mos re­si­den par­la­men­ta­rios que usan el di­vino don de la pa­la­bra pa­ra la­drar e im­pe­dir que se oi­ga a sus con­tra­rios, co­mo si aque­llo fue­ra una ter­tu­lia de­por­ti­va o un co­ro de co­men­ta­ris­tas de reality. La te­le es, des­de lue­go, uno de los prin­ci­pa­les pro­mo­to­res de la ma­la edu­ca­ción: es­tás vien­do una pe­lí­cu­la de sus­pen­se y, cuan­do el cri­mi­nal es­tá a pun­to de cla­var­le el pu­ñal a la víc­ti­ma, ¡zas!, te es­tam­pan en la vis­ta a trai­ción un an­ti­he­mo­rroi­dal, o un ca­fé en cáp­su­las, o un yo­gur bio to­do na­tu­ral. ¿Qué fue de las ama­bles cor­ti­ni­llas?

Con es­tas cir­cuns­tan­cias, no es de ex­tra­ñar que sea­mos el ter­cer país de la OC­DE (por de­trás de otros dos cu­yos nom­bres es me­jor no ci­tar) con ma­yor li­ti­gio­si­dad, con 126 ca­sos por cada mil ha­bi­tan­tes en el 2017. Así no hay quien coope­re ni sa­que ade­lan­te pro­yec­tos co­lec­ti­vos de in­te­rés. De la fal­ta de res­pe­to al frau­de va un ca­mino muy cor­to. Así que I+D y trans­pa­ren­cia, sí, pe­ro tam­bién mu­cho más de «gra­cias» y de «por fa­vor».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.