JU­LIO DO­MIN­GO SOUTO «He­mos lo­gra­do 2.900 in­te­gra­cio­nes la­bo­ra­les»

El pro­gra­ma so­cial de em­pleo, «Jun­tos so­mos ca­pa­ces», cuen­ta con la par­ti­ci­pa­ción de más de 4.400 em­pre­sas es­pa­ño­las y aca­ba de dis­tin­guir a ocho fir­mas y co­lec­ti­vos ga­lle­gos por su com­pro­mi­so con es­ta ini­cia­ti­va. La Fun­da­ción tam­bién co­la­bo­ra con el Grup

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Ro­dri Gar­cía

Com­pro­mi­so con el bie­nes­tar de las per­so­nas y el pro­gre­so so­cial. Son los dos pi­la­res que sos­tie­nen las ac­ti­vi­da­des de la Fun­da­ción Map­fre, una ins­ti­tu­ción no lu­cra­ti­va que na­ció en 1975 y ce­rró el año pa­sa­do con unos in­gre­sos de 59 mi­llo­nes de eu­ros, «ci­fra que re­pre­sen­ta un in­cre­men­to del 40,1 % res­pec­to al ejer­ci­cio an­te­rior, pre­vis­to en el pre­su­pues­to ini­cial y jus­ti­fi­ca­do por el au­men­to del di­vi­den­do de car­te­ra de Map­fre», ex­pli­can des­de la en­ti­dad. Al fren­te de la mis­ma, co­mo di­rec­tor ge­ne­ral, es­tá des­de ha­ce tres años el ga­lle­go Ju­lio Do­min­go Souto (A Co­ru­ña, 1960). Ha­ber na­ci­do al la­do de la pla­ya de Ria­zor y te­ner en­tre los re­cuer­dos de in­fan­cia el de ir a «to­rear las olas» en unos are­na­les que acu­mu­lan a un ele­va­do nú­me­ro de aho­ga­dos le ha­ce es­pe­cial­men­te sen­si­ble con es­te pro­ble­ma. Por ello, una de las múl­ti­ples ac­ti­vi­da­des de la en­ti­dad (en to­das ellas la in­ver­sión del úl­ti­mo ejer­ci­cio ha si­do de 49,8 mi­llo­nes de eu­ros) es la cam­pa­ña de pre­ven­ción de ac­ci­den­tes en el agua.

—¿Qué as­pec­tos abar­can las ac­ti­vi­da­des que lle­van a ca­bo?

—Las cin­co áreas en las que se ar­ti­cu­lan nues­tras ac­ti­vi­da­des son: Ac­ción So­cial, Cul­tu­ra, Pro­mo­ción de la Sa­lud, Pre­ven­ción y Se­gu­ri­dad Vial y Se­gu­ro y Pre­vi­sión So­cial.

—¿Por qué han pre­mia­do a es­tas em­pre­sas ga­lle­gas?

—Son las em­pre­sas y en­ti­da­des que más con­tri­bu­yen a fo­men­tar la con­tra­ta­ción de per­so­nas en si­tua­ción de des­em­pleo y que me­jor pro­mue­ven la in­te­gra­ción so­cial y la­bo­ral de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual y en­fer­me­dad men­tal. En el pro­gra­ma Jun­tos so­mos ca­pa­ces he­mos lo­gra­do 2.900 in­te­gra­cio­nes la­bo­ra­les y con­ta­mos con la par­ti­ci­pa­ción de más de 4.400 em­pre­sas.

—¿A qué fir­mas han pre­mia­do?

—Se han dis­tin­gui­do a las em­pre­sas So­li­da­rie­da­de In­ter­na­cio­nal de Ga­li­cia, Gaei­ro Cons­truc­cio­nes, Li­lia Go­nçal­ves Fa­ria, Amo­fre, Bur­guer King Ma­ri­ne­da y la re­si­den­cia Do­mus­vi. Ade­más, hay tres men­cio­nes es­pe­cia­les pa­ra la Fe­de­ra­ción de Aso­cia­cio­nes de Fa­mi­lia­res y Per­so­nas con En­fer­me­dad Men­tal (Fea­fes Ga­li­cia), a la Fe­de­ra­ción Down Ga­li­cia y la Con­fe­de­ra­ción de Em­pre­sa­rios de Fe­rrol­te­rra, Eu­me y Or­te­gal.

—An­tes de en­tre­gar es­tos pre­mios, par­ti­ci­pó en el Con­gre­so In­ter­na­cio­nal de Se­gu­ri­dad, Emer­gen­cias y So­co­rris­mo ce­le­bra­do en Olei­ros (A Co­ru­ña) don­de aler­tó del pro­ble­ma de los aho­ga­mien­tos en Es­pa­ña...

—El año pa­sa­do, en Es­pa­ña per­die­ron la vida por un aho­ga­mien­to 539 per­so­nas, un 23 % más que en el 2016, lo que sig­ni­fi­ca que, la­men­ta­ble­men­te, en el 2017 fa­lle­cie­ron 100 per­so­nas más por es­te mo­ti­vo. Son da­tos de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Téc­ni­cos en Sal­va­men­to Acuá­ti­co y So­co­rris­mo (Aet­sas), que in­di­ca, ade­más, que las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas más afec­ta­das han si­do Ca­na­rias, con 93 víc­ti­mas, An­da­lu­cía (76), Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na (71) y Ga­li­cia (70). Son da­tos preo­cu­pan­tes que nos obli­gan a se­guir tra­ba­jan­do con in­ten­si­dad pa­ra se­guir sen­si­bi­li­zan­do a la so­cie­dad so­bre la im­por­tan­cia de la pre­ven­ción, cla­ve pa­ra evi­tar to­do ti­po de ac­ci­den­tes. En Fun­da­ción Map­fre cree­mos fir­me­men­te en el ob­je­ti­vo ce­ro.

—¿Cuá­les son las cau­sas de es­tos ac­ci­den­tes?

—La edad y el es­pa­cio don­de se pro­du­ce el ac­ci­den­te son fac­to­res cla­ves pa­ra en­ten­der las cau­sas. En­tre los adul­tos, nos en­con­tra­mos con las per­so­nas de ma­yor edad, que sue­len es­tar afec­ta­dos por al­gu­na pa­to­lo­gía y que ade­más, sue­len te­ner cos­tum­bres po­co se­gu­ras, co­mo ba­ñar­se en un lu­gar sin so­co­rris­ta, ba­ñar­se cuan­do hay mu­chas co­rrien­tes y no te­ner en cuen­ta la tem­pe­ra­tu­ra del agua, en­tre otros. En­tre los más pe­que­ños las cau­sas son di­fe­ren­tes. La ma­yo­ría de los ac­ci­den­tes en es­tas eda­des ocu­rren por fal­ta de su­per­vi­sión o vi­gi­lan­cia por par­te de un adul­to, así co­mo otras, que son de­ter­mi­nan­tes, y que es­tán re­la­cio­na­das con la inexis­ten­cia de va­lla­do pe­ri­me­tral en las pis­ci­nas y por el pa­vi­men­to de cier­tos es­pa­cios na­tu­ra­les que pro­pi­cia una caí­da pre­via al in­ci­den­te. No nos can­sa­mos de re­pe­tir que a los más pe­que­ños no se les pue­de per­der nun­ca de vis­ta.

—¿Quié­nes son las per­so­nas más vul­ne­ra­bles?

—En ca­si to­dos los ac­ci­den­tes, in­clui­dos los aho­ga­mien­tos, los más frá­gi­les son los ma­yo­res de 65 años, que re­pre­sen­tan más del 40 % de los afec­ta­dos. Tam­po­co po­de­mos ol­vi­dar a los jó­ve­nes, quie­nes en oca­sio­nes vi­ven si­tua­cio­nes de ries­go, en­tre las que es­tá el ba­ño ba­jo in­fluen­cias de sus­tan­cias tó­xi­cas.

—¿En qué por­cen­ta­je es­tos per­can­ces en el agua son evi­ta­bles?

—Es­ta­mos con­ven­ci­dos de que con la pre­ven­ción po­de­mos al­can­zar el ob­je­ti­vo ce­ro aho­ga­mien­tos y por es­ta di­rec­ción es por don­de que­re­mos se­guir avan­zan­do. El II Con­gre­so In­ter­na­cio­nal de Se­gu­ri­dad, Emer­gen­cias y So­co­rris­mo, que se ce­le­bró es­tos días en Olei­ros, es la me­jor mues­tra. Se tra­ta de un en­cuen­tro en el que par­ti­ci­pa­ron po­nen­tes de pres­ti­gio mun­dial de más de 20 uni­ver­si­da­des, co­mo la So­cie­dad Bra­si­le­ña de Sal­va­men­to, que se­ña­la­ba que la pre­ven­ción es cla­ve a la ho­ra de evi­tar más del 85 % de los in­ci­den­tes en el agua. To­dos ellos par­ti­ci­pa­ron con el ob­je­ti­vo de com­par­tir sus co­no­ci­mien­tos y ex­pe­rien­cias pa­ra po­ner­los al ser­vi­cio de la so­cie­dad. A las puer­tas de la nue­va tem­po­ra­da es­ti­val, Ju­lio Do­min­go ha­bla de la cuar­ta cam­pa­ña de pre­ven­ción de aho­ga­mien­tos que ha­rá la ins­ti­tu­ción que pre­si­de: «El año pa­sa­do más de 32.000 ni­ños y 17.000 adul­tos apren­die­ron a ha­cer una re­ani­ma­ción car­dio­pul­mo­nar bá­si­ca». Es­te año «lle­va­re­mos a ca­bo más de 60 ac­ti­vi­da­des de pre­ven­ción en­tre los me­ses de ju­lio y agos­to».

—Ga­li­cia tie­ne 113 pla­yas con ban­de­ra azul, ¿eso se no­ta en la pre­ven­ción?

—La evo­lu­ción de la pre­ven­ción ha si­do fa­vo­ra­ble en Es­pa­ña, es­pe­cial­men­te en to­dos aque­llos mu­ni­ci­pios que han con­se­gui­do la ban­de­ra azul. En el es­tu­dio que he­mos rea­li­za­do, en co­la­bo­ra­ción con el Gru­po de In­ves­ti­ga­ción en Ac­ti­vi­da­des Acuá­ti­cas y So­co­rris­mo y la en­ti­dad Ban­de­ra Azul, de­tec­ta­mos que en el 2017, en el 94 % de las pla­yas que tie­nen es­te ga­lar­dón se rea­li­za­ron más de 7.000 res­ca­tes, de los que 2.000 fue­ron muy com­pli­ca­dos. Tam­bién hu­bo 555 in­ter­ven­cio­nes en pri­me­ros au­xi­lios de gra­ve­dad, de las que el 22 % eran pa­ra­das car­dio­rres­pi­ra­to­rias, se­gui­das de trau­ma­tis­mos, li­po­ti­mias e in­far­tos. Aun­que fa­lle­cie­ron 39 per­so­nas por es­ta cau­sa, las re­su­ci­ta­cio­nes car­dio­pul­mo­na­res rea­li­za­das con éxi­to fue­ron de ca­si el 70 %, es de­cir: 7 de cada 10 per­so­nas que su­fren una pa­ra­da car­día­ca en una pla­ya con ban­de­ra azul sal­van la vida.

—¿Hay coor­di­na­ción es­ta­tal de es­tos ser­vi­cios de sal­va­men­to?

—La res­pon­sa­bi­li­dad de los mu­ni­ci­pios es cla­ve en es­ta ma­te­ria, por­que son ellos los que tie­nen la com­pe­ten­cia a la ho­ra de de­ci­dir as­pec­tos co­mo por ejem­plo, cuán­tos so­co­rris­tas de­be ha­ber en una pla­ya. Se­ría con­ve­nien­te que to­dos los im­pli­ca­dos en ma­te­ria de sal­va­men­to en Es­pa­ña hi­cie­ran un es­fuer­zo pa­ra es­ta­ble­cer un plan na­cio­nal de se­gu­ri­dad acuá­ti­ca, tal y co­mo lo so­li­ci­ta la Or­ga­ni­za­ción Na­cio­nal de la Sa­lud.

—¿Y so­bre los so­co­rris­tas?

—Cree­mos que la for­ma­ción de los ser­vi­cios de sal­va­men­to de­be te­ner co­mo fru­to gran­des pro­fe­sio­na­les pe­ro, ade­más, es esen­cial que la pre­ven­ción lle­gue a los ciu­da­da­nos, pa­ra que sean cons­cien­tes de su im­por­tan­cia a la ho­ra de evi­tar una tra­ge­dia. Tam­bién hay un as­pec­to im­por­tan­te, que es el «pron­to res­ca­te», un fac­tor fun­da­men­tal en un aho­ga­mien­to, que de­be for­mar par­te de su pre­pa­ra­ción fí­si­ca, así co­mo la me­jo­ra de la tec­no­lo­gía y el co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co de los so­co­rris­tas.

La Fun­da­ción na­ció en 1975 y en el úl­ti­mo año des­ti­nó a sus ac­ti­vi­da­des so­cia­les 49,8 mi­llo­nes de eu­ros

| ÁN­GEL MAN­SO

El ga­lle­go Ju­lio Do­min­go Souto es el di­rec­tor ge­ne­ral de la Fun­da­ción Map­fre des­de ha­ce tres años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.