FRAN­CIA SE VUEL­CA EN ES­TI­MU­LAR LA RE­VO­LU­CIÓN IA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Am­pa­ro Alon­so Be­tan­zos An­to­nio Baha­mon­de Rion­da

Fran­cia aca­ba de apro­bar un gran plan pa­ra afron­tar la re­vo­lu­ción de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Los ca­te­drá­ti­cos Am­pa­ro Alon­so Be­tan­zos y An­to­nio Baha­mon­de com­pa­ran la apues­ta ga­la con la reali­dad de la I+D en Es­pa­ña.

Fran­cia aca­ba de apro­bar un plan pa­ra res­pal­dar la in­ves­ti­ga­ción en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial do­ta­do con 1.500 mi­llo­nes de eu­ros has­ta el 2023 e ins­pi­ra­do en un in­for­me ela­bo­ra­do por va­rios de sus cien­tí­fi­cos más res­pe­ta­dos. Mien­tras, Es­pa­ña de­jó el año pa­sa­do sin eje­cu­tar un 70 % del pre­su­pues­to des­ti­na­do a I+D, una co­yun­tu­ra que se re­pi­te ejer­ci­cio tras ejer­ci­cio y que evi­den­cia la au­sen­cia de una apues­ta de­ci­di­da por un ám­bi­to es­tra­té­gi­co a las puer­tas de la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial

Aho­ra que ha­ce más de 200 años de aquel 2 de ma­yo, es­ta pre­gun­ta nos la ha­ce­mos los cien­tí­fi­cos es­pa­ño­les que tra­ba­ja­mos en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (IA); y qui­zás los de otras dis­ci­pli­nas. Han apa­re­ci­do re­cien­te­men­te dos no­ti­cias que po­nen de ma­ni­fies­to una dis­tan­cia en­tre Fran­cia y Es­pa­ña que va más allá de los Pi­ri­neos.

El pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca fran­ce­sa, Em­ma­nuel Ma­cron, pre­sen­ta­ba el 29 de mar­zo pa­sa­do la es­tra­te­gia de su país en el cam­po de la IA: La IA al Ser­vi­cio de la Hu­ma­ni­dad, en­vuel­to en la gran­deur sim­bó­li­ca de los co­lo­res de la ban­de­ra y del es­ce­na­rio del Co­llè­ge de Fran­ce.

Se tra­ta de una es­tra­te­gia a me­dio pla­zo ba­sa­da en un in­for­me de sus cien­tí­fi­cos más bri­llan­tes, que el Go­bierno fran­cés va a apo­yar con una in­ver­sión de 1.500 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra res­pal­dar a la in­ves­ti­ga­ción du­ran­te los pró­xi­mos cin­co años. Enar­bo­la un «aquí es­ta­mos no­so­tros, Fran­cia», fren­te a Chi­na y a EE.UU., por ese or­den los ma­yo­res in­ver­so­res en la in­ves­ti­ga­ción mun­dial en es­ta área. Los pun­tos cla­ves los des­gra­na­mos a con­ti­nua­ción: una po­lí­ti­ca agre­si­va so­bre la re­co­gi­da y uti­li­za­ción de los da­tos (en la ac­tua­li­dad, la ma­yo­ría de las pla­ta­for­mas que re­co­gen es­tos da­tos en Eu­ro­pa son es­ta­dou­ni­den­ses). Un con­jun­to re­du­ci­do de cua­tro sec­to­res es­tra­té­gi­cos en los que el país tie­ne po­ten­cial (me­dio am­bien­te, trans­por­te, se­gu­ri­dad y de­fen­sa). Un plan de cap­ta­ción de ta­len­to en el que se ha­bla de la crea­ción de una red na­cio­nal de cen­tros de in­ves­ti­ga­ción, re­par­ti­dos por el país, con la do­ta­ción de po­ten­tes in­fraes­truc­tu­ras de compu­tación, y de la im­pres­cin­di­ble me­jo­ra de las con­di­cio­nes de los in­ves­ti­ga­do­res: es­ta­bi­li­dad de su ca­rre­ra, me­jo­res suel­dos. Y apues­ta por la in­ter­ac­ción en­tre la in­ves­ti­ga­ción pú­bli­ca y la in­dus­tria.

El in­for­me, por cier­to, rea­li­za­do en 6 me­ses (des­de el 8 de sep­tiem­bre del 2017 y el 8 de mar­zo del 2018), si­gue con un plan de con­trol del im­pac­to de la tec­no­lo­gía en el empleo, un plan de tran­si­ción a una eco­no­mía más eco­ló­gi­ca, y des­cri­be la ne­ce­si­dad de te­ner en cuen­ta as­pec­tos éti­cos y de di­ver­si­dad en la nue­va eco­no­mía 4.0 que nos es­pe­ra a la vuel­ta de la es­qui­na.

El pre­si­den­te Ma­cron di­ce que Fran­cia y Eu­ro­pa tie­nen una ma­ne­ra diferente de ha­cer las co­sas fren­te a los gi­gan­tes de la tec­no­lo­gía, Chi­na y EE.UU., y nos in­vi­ta al res­to de los paí­ses de la UE a se­guir­los.

Mien­tras tan­to, en Es­pa­ña el ti­tu­lar que nos des­pier­ta es es­te: «Es­pa­ña so­lo eje­cu­tó un ter­cio del pre­su­pues­to pa­ra I+D+i en el 2017». Y eso que el pre­su­pues­to no pa­ra de re­du­cir­se año a año. Si nos re­tro­trae­mos un po­co más, ve­re­mos que el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía so­lo gas­tó a su vez un ter­cio de lo pre­vis­to en el 2016, y que en el 2015 el Es­ta­do so­lo con­su­mió la mi­tad de lo pre­su­pues­ta­do pa­ra I+D. Es­ta fal­ta de eje­cu­ción del gas­to pú­bli­co pro­vo­ca que el re­cor­te apli­ca­do a la in­ves­ti­ga­ción sea mucho ma­yor de lo plas­ma­do en los pre­su­pues­tos: en el 2015, el di­ne­ro real­men­te em­plea­do por el Es­ta­do y sus or­ga­nis­mos se des­plo­mó des­de los 8.468 mi­llo­nes del 2009 has­ta los 3.963 mi­llo­nes, un re­cor­te real del 53 %, bas­tan­te por encima del 30 % que se des­pren­de de los pre­su­pues­tos, y que ya ha si­do am­plia­men­te de­nun­cia­do y cri­ti­ca­do, en­tre otros or­ga­nis­mos, por la Con­fe­de­ra­ción de So­cie­da­des Cien­tí­fi­cas de Es­pa­ña (Cos­ce) en sus in­for­mes anua­les.

La si­tua­ción en Es­pa­ña es trá­gi­ca. So­mos un país que nun­ca se des­ta­có en su in­te­rés por la in­ves­ti­ga­ción, que ha he­cho prós­pe­ros a otros paí­ses de nues­tro en­torno, co­mo la pro­pia Fran­cia o Ale­ma­nia, que han au­men­ta­do sus pre­su­pues­tos en I+D y en edu­ca­ción co­mo res­pues­ta a la cri­sis eco­nó­mi­ca. Nuestros in­ves­ti­ga­do­res no so­la­men­te tie­nen que com­pe­tir du­ra­men­te por la fi­nan­cia­ción ne­ce­sa­ria pa­ra sus pro­yec­tos en un es­ce­na­rio con­ti­nua­men­te menguante, sino que ade­más lo ha­cen tam­bién con gru­pos de in­ves­ti­ga­ción cu­yos re­cien­tes doc­to­res han tras­la­da­do su ca­pa­ci­dad y su ta­len­to a otros paí­ses, nor­mal­men­te del en­torno eu­ro­peo, en el que si­guen desa­rro­llán­do­se co­mo in­ves­ti­ga­do­res ya sé­nior.

La ex­pe­rien­cia es si­mi­lar en to­dos los gru­pos de in­ves­ti­ga­ción es­pa­ño­les. Ex­por­ta­mos, sin prác­ti­ca­men­te op­cio­nes al­ter­na­ti­vas, el ta­len­to que se ha fra­gua­do a gol­pe de tiem­po, es­fuer­zo y di­ne­ro del sis­te­ma edu­ca­ti­vo es­pa­ñol.

La fu­ga de esos doc­to­res des­ca­pi­ta­li­za nuestros equi­pos, que de­be­rían con­tar con una dis­tri­bu­ción de eda­des que ha­ga más efi­cien­te el tra­ba­jo y que no pon­ga en gra­ve pe­li­gro el re­le­vo ne­ce­sa­rio en nues­tras uni­ver­si­da­des y gru­pos de in­ves­ti­ga­ción. Por otra par­te, cuan­do esos jó­ve­nes quie­ren vol­ver, el país no dis­po­ne ni de la in­fraes­truc­tu­ra ni de los pro­gra­mas ne­ce­sa­rios, y se en­cuen­tran con un es­ce­na­rio en el que las be­cas dis­po­ni­bles son es­ca­sí­si­mas y de do­ta­ción eco­nó­mi­ca mi­leu­ris­ta, pa­ra in­ves­ti­ga­do­res que pue­den per­ci­bir el tri­ple de esas can­ti­da­des en el ex­tran­je­ro.

No so­lo es la di­fe­ren­cia sa­la­rial lo que cam­bia­rían al vol­ver. En paí­ses co­mo Ale­ma­nia o EE.UU., ser doc­tor es un sím­bo­lo de es­ta­tus so­cial; aquí no lo es. La vi­da pro­fe­sio­nal en Es­pa­ña tie­ne un co­mien­zo tor­tuo­so y lar­go, ines­ta­ble, in­cier­to; con suer­te se po­dría en­con­trar una es­ta­bi­li­za­ción al­re­de­dor de la cua­ren­te­na.

En de­fi­ni­ti­va, si­gue vi­gen­te el es­pí­ri­tu del ¡que in­ven­ten ellos! de Una­muno. La cien­cia y la tec­no­lo­gía ca­si siem­pre han si­do en nues­tro país una reali­dad mar­gi­nal en su or­ga­ni­za­ción y con­tex­to so­cial. Nuestros po­lí­ti­cos no han te­ni­do la sen­si­bi­li­dad ne­ce­sa­ria pa­ra cam­biar es­to, pe­ro nues­tra so­cie­dad tam­po­co se lo re­cla­ma. La si­tua­ción ac­tual no nos per­mi­te cons­truir un país en el que nuestros hi­jos pue­dan cre­cer en un es­ta­do de bie­nes­tar, y pue­dan desa­rro­llar una ca­rre­ra tec­no­ló­gi­ca con cier­tas ga­ran­tías de es­ta­bi­li­dad, res­pe­to so­cial y so­por­te eco­nó­mi­co.

Así que en el con­tex­to eu­ro­peo so­lo po­de­mos de­cir: Vi­ve la Fran­ce! Aun­que tam­po­co po­de­mos gri­tar­lo muy al­to, plan­tar ca­ra a Chi­na y EE.UU. es un buen plan, la IA es­tá mar­can­do es­ta cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial, pe­ro 1.500 mi­llo­nes de eu­ros en cin­co años son in­su­fi­cien­tes. Goo­gle o Fa­ce­book in­vier­ten en es­te ca­pí­tu­lo en­tre 20.000 y 30.000 mi­llo­nes anua­les. Pa­ra com­pe­tir ne­ce­si­ta­mos unir­nos. ¿Res­pon­de­re­mos a la lla­ma­da de Fran­cia?

AM­PA­RO ALON­SO BE­TAN­ZOS es ca­te­drá­ti­ca de la UdC y pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la pa­ra la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial. AN­TO­NIO BAHA­MON­DE RION­DA es catedrático de la Uni­ver­si­dad de Ovie­do y pre­si­den­te de la So­cie­dad Cien­tí­fi­ca In­for­má­ti­ca de Es­pa­ña.

Es­pa­ña ex­por­ta ca­da año el ta­len­to que se ha fra­gua­do a gol­pe de tiem­po, es­fuer­zo y di­ne­ro de su sis­te­ma edu­ca­ti­vo

ILUS­TRA­CIÓN: MA­RÍA PEDREDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.