Venezuela y al­go más

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - VE­NAN­CIO SAL­CI­NES

De­seo ha­blar­le de Venezuela, de Ma­du­ro, de Ba­nes­co, de Es­co­tet, de los di­rec­ti­vos pre­sos, de tan­tas co­sas, pe­ro no pue­do ha­cer­lo si an­tes no le con­fie­so al­go que no tie­ne na­da que ver con es­ta tra­ge­dia y que tengo que con­tar­lo. Lle­vo años mi­ran­do las ci­fras de va­ria­ción de los co­ti­zan­tes a la Se­gu­ri­dad So­cial, tan­tos que ya me vi­sua­li­za­ba co­mo un náu­fra­go apo­ya­do en una ro­ca de pla­ya es­pe­ran­do el bar­co desea­do. Ha­ce unos me­ses ya lo ad­ver­tí, y hoy lo con­fir­mo, ya hay bu­que y se lla­ma Pon­te­ve­dra. Nues­tra pro­vin­cia atlán­ti­ca del sur ha con­se­gui­do su­pe­rar hol­ga­da­men­te a Es­pa­ña en la ta­sa de cre­ci­mien­to in­ter­anual del nú­me­ro de co­ti­zan­tes al ré­gi­men ge­ne­ral, un 4,61 % fren­te a un 3,53 % del con­jun­to del Es­ta­do. In­clu­so Ga­li­cia, 3,60 %, a pe­sar del mal com­por­ta­mien­to de A Coruña, 3 %, tam­bién su­pera a la me­dia na­cio­nal. Créa­me, es­tos da­tos ha­blan de una pro­vin­cia trac­to­ra, ha­blan de un cam­bio cua­li­ta­ti­vo en el mer­ca­do la­bo­ral y en el edu­ca­ti­vo y ha­blan de un cam­bio de fon­do que na­ce en el Gran Vi­go. Ima­gí­ne­se a dón­de po­dría­mos lle­gar si con­si­guié­ra­mos le­van­tar la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca de A Coruña, hoy to­ca­da por mil cau­sas que no men­cio­na­ré. Y, pa­ra ter­mi­nar, re­cor­dar que no cre­ce­mos co­mo el Le­van­te, con de­pen­dien­tes de co­mer­cio y ca­ma­re­ros, es­ta­mos an­te otro es­ce­na­rio. Ga­li­cia es­tá cam­bian­do. Po­si­ti­va­men­te cam­bian­do.

Pe­ro lo que no mu­ta es el po­pu­lis­mo de Ni­co­lás Ma­du­ro. Fí­je­se, ni con Fran­co soy ca­paz de com­pa­rar­lo. Aho­ra me en­ten­de­rá. ¿Re­cuer­dan los mi­les de mi­llo­nes de pe­se­tas que nos en­via­ban por trans­fe­ren­cia nuestros emi­gran­tes? Aún re­cuer­do ver­lo en la fa­cul­tad, en mis tiem­pos de es­tu­dian­te, co­mo una de las va­ria­bles de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía es­pa­ño­la. Pe­ro cuan­do los nuestros, des­de Sui­za, Ale­ma­nia, In­gla­te­rra, Fran­cia, des­de tan­tos si­tios, nos en­via­ban sus di­vi­sas, aquí lle­ga­ban co­mo mo­ne­da fuer­te. Sus ma­dres, con ellas pa­ga­ban los es­tu­dios de sus hi­jos, com­pra­ban sus pi­sos en los ba­rrios del desa­rro­llis­mo o cons­truían una ca­sa nue­va en el cam­po. Ha­cían fu­tu­ro.

Cier­to es que la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca del dic­ta­dor los ex­pul­só del país, pe­ro nun­ca tu­vo la des­fa­cha­tez de in­ten­tar que­dar­se con su di­ne­ro. Ma­du­ro, sí. Si us­ted fue­ra ve­ne­zo­lano y re­ci­bie­ra un dó­lar en Caracas, el ban­co le da­ría el ti­po de cam­bio de re­fe­ren­cia, es de­cir, so­bre unos 70.000 bo­lí­va­res. Si, por el con­tra­rio, se des­pla­za­se a la ciu­dad co­lom­bia­na más cer­ca­na, en­tre las re­le­van­tes, por ejem­plo, Cu­cu­tá, ob­ten­dría 225.000 bo­lí­va­res. Es de­cir, tres ve­ces más. In­clu­so po­dría de­cir­le a su ca­sa de cam­bio que trans­fi­rie­se es­tos bo­lí­va­res a Venezuela, ¿por qué no?

Bien, pues ese es el cri­men de Ba­nes­co, re­ci­bir las trans­fe­ren­cias de ve­ne­zo­la­nos que, des­de Co­lom­bia, en­vían su di­ne­ro a sus pro­pias cuen­tas. Es­te es el cri­men, la lu­cha ciu­da­da­na de aque­llos que no desean que su Go­bierno se que­de con los dó­la­res que su fa­mi­lia, exi­lia­da eco­nó­mi­ca­men­te, es­tá ga­nan­do con su su­dor, cuan­do no do­lor, en cual­quier lu­gar ajeno a su ho­gar. Lo di­cho, ni Fran­co se atre­vió a tan­to, per­mi­tió que las di­vi­sas fue­ran mo­ne­das fuertes, y no se le es­ca­pó ni un fran­co, ni un mar­co ni una li­bra.

Venezuela va ca­mino del co­lap­so eco­nó­mi­co, no tie­ne ni dó­la­res pa­ra man­te­ner en per­fec­to es­ta­do su in­dus­tria del pe­tró­leo. Y en su ló­gi­ca po­pu­lis­ta bus­ca sus enemigos, y aho­ra le to­có a Juan Car­los Es­co­tet, pro­pie­ta­rio de Ba­nes­co, entidad her­ma­na de Aban­ca. Co­no­cía su in­te­li­gen­cia, hoy aplau­do su va­len­tía, y a los pro­fe­sio­na­les ga­lle­gos les di­go, pa­cien­cia, y la ca­be­za bien al­ta. Las men­ti­ras, el des­po­tis­mo, la pri­sión, pue­den do­ler, pe­ro lo que nun­ca pue­den ha­cer es do­ble­gar­nos. El mun­do no se ha he­cho pa­ra que los dic­ta­do­res nos go­bier­nen, y nues­tras mi­ra­das co­ti­dia­nas han de mos­trar, en to­do mo­men­to, el or­gu­llo de nues­tra li­ber­tad. Buen do­min­go.

| C. G. RAWLINS

Ma­du­ro quie­re que­dar­se con los aho­rros de mi­les de ve­ne­zo­la­nos emi­gra­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.