RE­CLA­MA­CIÓN DE DA­ÑOS A UN EM­PLEA­DO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS -

La res­pues­ta a es­ta cues­tión es com­ple­ja, da­do que no exis­te re­gu­la­ción es­pe­cí­fi­ca, sino que de­be­mos acu­dir a la doc­tri­na del Tri­bu­nal Su­pre­mo. Se­gún la sen­ten­cia del al­to tri­bu­nal de 14 de no­viem­bre del 2007, el tra­ba­ja­dor de­be res­pon­der de sus ac­tos, con­for­me al de­ber de cum­plir las re­glas de la bue­na fe y la diligencia es­ta­ble­ci­das en el Es­ta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res. Pe­ro ello no per­mi­te tras­la­dar, au­to­má­ti­ca­men­te, las nor­mas re­gu­la­do­ras de la res­pon­sa­bi­li­dad con­trac­tual por do­lo o cul­pa del Có­di­go Ci­vil.

Es ne­ce­sa­ria la pre­sen­cia de do­lo o de una ne­gli­gen­cia cua­li­fi­ca­da, su­pe­rior a la ne­ce­sa­ria pa­ra el des­pi­do, pa­ra jus­ti­fi­car una re­cla­ma­ción de da­ños y per­jui­cios al tra­ba­ja­dor. No to­do error, fa­llo u ol­vi­do co­me­ti­do en su pres­ta­ción Tengo una pe­que­ña em­pre­sa de trans­por­te y sé de com­pa­ñe­ros míos del sec­tor que des­cuen­tan a los tra­ba­ja­do­res las mul­tas de trá­fi­co y los da­ños pro­du­ci­dos al vehícu­lo (abo­lla­du­ras, ara­ña­zos...). ¿Eso se pue­de ha­cer? ¿Le pue­do re­cla­mar al tra­ba­ja­dor los da­ños que ha­ya cau­sa­do en el ejer­ci­cio de su ac­ti­vi­dad?

de ser­vi­cios da lu­gar a una in­dem­ni­za­ción, sino que ha­brá que va­lo­rar las cir­cuns­tan­cias por las que se han des­aten­di­do las me­di­das y cui­da­dos exi­gi­bles a to­do tra­ba­ja­dor; dis­tin­guien­do en­tre la ne­gli­gen­cia que pue­de jus­ti­fi­car un des­pi­do y la más gra­ve que, ade­más, obli­ga a in­dem­ni­zar. To­do ello por­que, pa­ra ne­gli­gen­cias de me­nor en­ver­ga­du­ra, el or­de­na­mien­to la­bo­ral ya po­see el ré­gi­men dis­ci­pli­na­rio.

¿Có­mo se tra­du­ce en la ope­ra­ti­va de una em­pre­sa? La ac­tua­ción ne­gli­gen­te, o do­lo­sa, por par­te de un tra­ba­ja­dor, si no al­can­za tal

en­ver­ga­du­ra que pue­da ser sus­cep­ti­ble de in­dem­ni­zar a la em­pre­sa, de­be ser en­cau­za­da por la vía del ré­gi­men san­cio­na­dor es­ta­ble­ci­do en el con­ve­nio co­lec­ti­vo apli­ca­ble. Ha­brá que ti­pi­fi­car co­rrec­ta­men­te la in­frac­ción, y se­guir el pro­ce­di­mien­to es­ta­ble­ci­do al efec­to pa­ra, fi­nal­men­te, im­po­ner la san­ción co­rres­pon­dien­te. En cual­quier ca­so, la san­ción no ha de aten­der, fun­da­men­tal y ex­clu­si­va­men­te, al im­por­te del da­ño y cuan­tía del res­pec­ti­vo cos­te de la re­pa­ra­ción (del ara­ña­zo en el vehícu­lo, por ejem­plo), sino que ha de aten­der a la equi­dad y pro­por­cio­na­li­dad pro­pia de un ré­gi­men san­cio­na­dor, va­lo­ran­do las cir­cuns­tan­cias con­cre­tas de ca­da ca­so, la po­si­ble re­in­ci­den­cia en la co­mi­sión de he­chos si­mi­la­res —o en­cua­dra­bles en la mis­ma ti­pi­fi­ca­ción— y a la gra­ve­dad e in­ten­cio­na­li­dad del da­ño cau­sa­do.

En re­su­men, es muy com­pli­ca­do que pros­pe­re una re­cla­ma­ción por da­ños y per­jui­cios cau­sa­dos por el tra­ba­ja­dor. Ha de tra­tar­se de un pro­ce­der ex­tre­ma­da­men­te gra­ve, acom­pa­ña­do de la de­ci­sión em­pre­sa­rial de acu­dir al des­pi­do dis­ci­pli­na­rio y, adi­cio­nal­men­te, re­cla­mar la co­rres­pon­dien­te in­dem­ni­za­ción por da­ños y per­jui­cios.

CARUNCHO, TO­MÉ & JUDEL. Abo­ga­dos y ase­so­res fis­ca­les. Miem­bro de HISPAJURIS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.