STE­VE MCQUEEN NOS LLA­MA POR EL IPHO­NE

QUIEN BUS­CA UNA MO­TO DE ES­TI­LO RE­TRO TIE­NE EN LA TRIUMPH STREET SCRAM­BLER 900 UNA MAG­NÍ­FI­CA ELEC­CIÓN, SIEM­PRE QUE PUE­DA PA­GAR LOS AL­GO MÁS DE 10.000 EU­ROS QUE VA­LE ES­TA CAR­CA­SA VIN­TA­GE RE­PLE­TA DE TEC­NO­LO­GÍA PUN­TA. LA HE­RE­DE­RA DE AQUE­LLA MÁ­QUI­NA EN LA QUE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - LA PRUEBA: TRIUMPH STREET SCRAMBLER 900 - Por Je­sús Flo­res

No se tra­ta de una mo­to de bu­le­var, co­mo mu­chos mo­de­los ca­fe­tea

dos que se ven aho­ra en las ciu­da­des, pe­ro tam­po­co un vehícu­lo esen­cial­men­te off-road se­gún in­di­ca su apa­rien­cia: po­si­ble­men­te ha­ya es­cú­te­res con más ac­ti­tu­des cam­pe­ras. la Triumph Street Scram­bler 900 es, bá­si­ca­men­te, una mo­to de es­ti­lo re­tro y co­ra­zón tec­no­ló­gi­co de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, en la lí­nea de los mo­de­los scram­bler que tam­bién ofer­tan Du­ca­ti, Guz­zi y BMW, con un po­de­ro­so mo­tor de 900 cen­tí­me­tros cú­bi­cos que rin­de 54 ca­ba­llos. Un ju­gue­te que se mue­ve re­la­ti­va­men­te bien en ciu­dad, aun­que le­jos del có­mo­do ma­ne­jo que ofre­ce un es­cú­ter en es­te me­dio —su ca­pa­ci­dad de gi­ro en pa­ra­do, por ejem­plo, es pe­que­ña, com­pa­ra­da con mo­de­los pu­ra­men­te ur­ba­nos, aun­que ya en mar­cha la res­pues­ta de la di­rec­ción es muy bue­na— y que en ca­rre­te­ra, sin desafiar los con­tro­les de trá­fi­co, va co­mo la se­da en ter­ce­ra; y, si se tie­ne un día lo­co, dán­do­le un po­co más de gas y me­tien­do otra mar­cha, pue­de al­can­zar los 160 ki­ló­me­tros por ho­ra. Por lo de­más, es­ta Street es una obra de ar­te de di­se­ño de la mar­ca bri­tá­ni­ca, que tie­ne muy cla­ro que hay un atrac­ti­vo mer­ca­do en el vin­ta­ge com­bi­na­do con los úl­ti­mos ade­lan­tos. Va­mos, co­mo si al Ste­ve McQueen que ca­bal­ga­ba a lo­mo de una TR6C en La Gran Eva­sión

(1959) le me­tié­se­mos un iPho­ne en la chu­pa de cue­ro. La que no­so­tros pro­ba­mos, cedida por el con­ce­sio­na­rio ga­lle­go Tri­go­car, en co­lor ver­de ma­te y con pan­ta­lla mul­ti­fun­ción, es cla­ro ejem­plo de ello. La Triumph Street Scram­bler 900, que tam­bién es­tá dis­po­ni­ble en ro­jo, tie­ne co­mo una de sus prin­ci­pa­les se­ñas de iden­ti­dad su es­ca­pe do­ble al­to con los co­lec­to­res de ace­ro inoxi­da­ble ce­pi­lla­do y unos pro­tec­to­res tér­mi­cos de co­lor ne­gro. Aún así, es ne­ce­sa­rio se­pa­rar al­go la pier­na de­re­cha y co­lo­car el pie al bor­de de la es­tri­be­ra —sin que ello di­fi­cul­te pa­ra na­da el ac­cio­na­mien­to del freno— pa­ra no ro­zar de­ma­sia­do con los tu­bos y con­du­cir con más co­mo­di­dad (y me­nos ca­lo­res). Por lo de­más, la pos­tu­ra de con­duc­ción es có­mo­da, con un si­llón re­ba­ja­do en al­tu­ra pa­ra que los za­pa­tos to­quen có­mo­da­men­te el as­fal­to y una dis­po­si­ción que no obli­ga a ir de­ma­sia­do col­ga­do del ma­ni­llar, co­mo su­ce­de en otros mo­de­los de es­te es­ti­lo. En de­fi­ni­ti­va se tra­ta de una mo­to ro­bus­ta, clá­si­ca y ele­gan­te, pen­sa­da pa­ra dis­fru­tar­la más que pa­ra que­mar rue­da o acom­pa­ñar a las ca­bras por el mon­te, un vehícu­lo que bien tra­ta­do —y el per­fil po­ten­cial de su clien­te­la apun­ta a aque­llos que mi­man a los in­qui­li­nos de su ga­ra­je— pue­de lle­gar a con­ver­tir­se en un clá­si­co por sí mis­mo.

O PA­RRI­LLA O SE­GUN­DO ASIEN­TO

Una do­ble op­ción es­té­ti­ca tras el asien­to: o una pe­que­ña pa­rri­lla de alu­mi­nio, pu­ra­men­te de­co­ra­ti­va, o un pe­que­ño asien­to pa­ra alar­gar el prin­ci­pal. UN «LOOK» MÁS APA­REN­TE QUE REAL. La Street Scram­bler 900 bus­ca su hue­co, en­tre la ga­ma re­tro de Triumph, co­mo el mo­de­lo «off-road». Bueno, es más un es­ta­do de áni­mo que una reali­dad. Sí, lle­va unos amor­ti­gua­do­res tra­se­ros más lar­gos y las es­tri­be­ras más ele­va­das, pe­ro po­co más. Su dis­tan­cia li­bre al sue­lo es re­du­ci­da y la ta­pa de pro­tec­ción de plás­ti­co tam­po­co ani­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.