EN RE­CUER­DO DE LA LE­YEN­DA

UNA EDI­CIÓN LI­MI­TA­DA DEL DS 5 PRES­TI­GE ES LA EN­CAR­GA­DA DE RE­TO­MAR EL ES­PÍ­RI­TU YA LE­GEN­DA­RIO DEL DS DE 1959, TO­DO UN ICONO QUE SE CON­VIR­TIÓ EN EL FA­VO­RI­TO DE LOS LÍ­DE­RES DE LA PO­LÍ­TI­CA, SO­BRE TO­DO EN FRAN­CIA, Y DEL MUN­DO EM­PRE­SA­RIAL. EN ES­TE CO­CHE DESTACAB

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - DS - Por Juan Ares

Ha­ce más de me­dio si­glo, el DS Pres­ti­ge se con­vir­tió en el au­to­mó­vil de re­fe­ren­cia pa­ra la éli­te de su tiem­po. Fue el mo­de­lo fa­vo­ri­to de lí­de­res po­lí­ti­cos, em­pre­sa­rios de éxi­to y es­tre­llas del mun­do ar­tís­ti­co por su tec­no­lo­gía y su con­fort. Co­mo avan­ces des­ta­ca­dos, fue uno de los pri­me­ros vehícu­los eu­ro­peos en in­cor­po­rar te­lé­fono y lu­ces di­rec­cio­na­les. Ade­más, con­ta­ba con de­ta­lles que per­mi­tían des­pla­zar­se có­mo­da­men­te, en un ha­bi­tácu­lo es­pe­cí­fi­ca­men­te in­so­no­ri­za­do y con lu­ces de lec­tu­ra pa­ra los asien­tos tra­se­ros. Es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, uni­das a su so­bre­sa­lien­te com­por­ta­mien­to en ca­rre­te­ra, le lle­va­ron a ser el vehícu­lo ofi­cial por ex­ce­len­cia en la Fran­cia de me­dia­dos del si­glo XX, to­do un sím­bo­lo de éxi­to pro­fe­sio­nal, lujo y art de vi­vre.

El DS 5 Pres­ti­ge asu­me el re­to de adap­tar es­te au­to­mó­vil mí­ti­co a nues­tro tiem­po, con la co­nec­ti­vi­dad, el con­fort, el re­fi­na­mien­to, el cui­da­do por los de­ta­lles y el sa­voir

fai­re que con­vier­ten a DS Au­to­mo­bi­les en un au­tén­ti­co em­ba­ja­dor del lujo fran­cés.

Co­mo su an­te­ce­sor de 1959, el DS 5 Pres­ti­ge des­ta­ca por un di­se­ño van­guar­dis­ta que le ha­ce úni­co. En el ex­te­rior, su fron­tal ex­pre­sa lujo, tec­no­lo­gía y al­tas pres­ta­cio­nes, que se ma­ni­fies­tan en ele­men­tos co­mo su ca­lan­dra, su fir­ma lu­mi­no­sa DS LED Vi­sion, sus in­ter­mi­ten­tes di­ná­mi­cos y su mol­du­ra cro­ma­da. En su pa­le­ta de co­lo­res fi­gu­ran el Blan­co Na­ca­ra­do, el Gris Pla­tino y el Ne­gro Per­la. Sus ex­clu­si­vas llan­tas de alea­ción ne­gro bri­llan­te Cairns de 19 pul­ga­das le dan dis­tin­ción y di­na­mis­mo.

Su aca­ba­do in­te­rior se ins­pi­ra en la ae­ro­náu­ti­ca. Su te­cho ti­po cock

pit se con­vier­te en el ele­men­to más sim­bó­li­co, con sus tres en­tra­das de luz. El asien­to del con­duc­tor se con­vier­te en un pues­to de pi­lo­ta­je en el que los prin­ci­pa­les man­dos es­tán reuni­dos en dos con­so­las cen­tra­les ba­jo la for­ma de pul­sa­do­res, rue­das se­lec­to­ras y tog­gles

swit­ches, re­ma­ta­do con de­ta­lles co­mo la tra­ma DS o los pe­da­les de alu­mi­nio.

AR­SE­NAL TEC­NO­LÓ­GI­CO

La ex­pe­rien­cia de con­duc­ción

high-tech no se que­da en los de­ta­lles estéticos: es una reali­dad gra­cias al ac­ce­so y al arran­que ma­nos li­bres, a la pan­ta­lla tác­til de 7 pul­ga­das en co­lor que per­mi­te ac­ce­der di­rec­ta­men­te a to­das las fun­cio­nes del vehícu­lo (de la na­ve­ga­ción a la mú­si­ca). Ade­más, es la puer­ta de en­tra­da a las apli­ca­cio­nes del

smartp­ho­ne gra­cias a la pres­ta­ción Mi­rror Screen, com­pa­ti­ble con los pro­to­co­los Ap­ple Ca­rP­lay, An­droid Au­to y Mi­rror­link.

Co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra en un vehícu­lo que lle­va la fir­ma DS, el DS 5 Pres­ti­ge dis­po­ne de un com­ple­to ar­se­nal tec­no­ló­gi­co, en el que des­ta­ca DS Con­nect Nav, un na­ve­ga­dor co­nec­ta­do en 3D que ofre­ce da­tos so­bre la me­teo­ro­lo­gía y el es­ta­do del trá­fi­co en tiem­po real. En el apar­ta­do de se­gu­ri­dad, es una de las op­cio­nes más pun­te­ras del mer­ca­do, con equi­pa­mien­tos de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción co­mo el sis­te­ma de vi­gi­lan­cia del án­gu­lo muer­to, la aler­ta de cam­bio in­vo­lun­ta­rio de ca­rril, la ayu­da a la sa­li­da en pen­dien­te, el con­trol de la tra­yec­to­ria, el an­ti­pa­ti­na­do in­te­li­gen­te, la cá­ma­ra de mar­cha atrás y el Head Up Dis­play.

SAL­PI­CA­DE­RO DE CUE­RO NAPPA Es­to es lo que se en­con­tra­rá el clien­te del nue­vo DS5 Pres­ti­ge na­da más sen­tar­se al vo­lan­te. Y es que DS ha pues­to a tra­ba­jar a sus me­jo­res ar­te­sa­nos den­tro del ha­bi­tácu­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.