¡PE­DA­ZO DE UTI­LI­TA­RIO!

MI­REN LA FOTO PE­QUE­ÑA DE LA PÁ­GI­NA DE­RE­CHA: ASÍ ERA EL CLIO EN 1990, CUAN­DO ENCARABA LA DI­FÍ­CIL MISIÓN DE SUS­TI­TUIR AL PO­PU­LAR RE­NAULT 5. EL NUE­VO MO­DE­LO CAMBIABA EN­TON­CES EL CON­CEP­TO DE LOS CO­CHES PA­RA EL DÍA A DÍA, DISFRUTEN AHO­RA EL RESTO DE LAS FO­TOS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - RENAULT CLIO DCI 90 CV ZEN - Por Jesús Flores

Ha­ce ya unos años, el po­pu­lar (y po­lé­mi­co) pe­rio­dis­ta de mo­tor de la BBC Je­remy Clark­son ase­gu­ra­ba en su columna de opi­nión de The Sun­day Ti­mes que si la gen­te so­lo usa­se el sen­ti­do co­mún a la ho­ra de com­prar un co­che, «todos con­du­ci­ría­mos un Volks­wa­gen Golf». Bueno, des­de en­ton­ces han cam­bia­do mu­chas co­sas. Pa­ra em­pe­zar, Clark­son fue ex­pul­sa­do de la ca­de­na bri­tá­ni­ca por agre­dir a un com­pa­ñe­ro y aho­ra, apar­te de sus bo­los en la pren­sa, se ga­na las len­te­jas en un pro­gra­ma de Ama­zon, don­de sigue con sus tei­mas. El Golf, des­de lue­go, con­ti­núa siendo un co­cha­zo; pero des­de que el ex de Top Gear le lan­za­se se­me­jan­te pi­ro­po, la com­pe­ten­cia tam­bién ha pi­sa­do el ace­le­ra­dor. Las alian­zas en­tre mar­cas, la in­cor­po­ra­ción de tec­no­lo­gía pun­ta an­tes re­ser­va­da a lu­jo­sas ber­li­nas y las emer­gen­tes motorizaciones eléc­tri­cas e hí­bri­das han pues­to el es­ca­pa­ra­te pa­tas arri­ba. Y del otro la­do de es­te tam­bién hay mu­cho mo­vi­mien­to. De he­cho, nos aso­ma­mos a un mer­ca­do digno de es­tu­dio so­cio­ló­gi­co: el seg­men­to que más cre­ce, por obra y gra­cia de los gu­rús del már­ke­ting, es el de los SUV (Sport Uti­lity Vehícu­los, o co­ches con vo­ca­ción de­por­ti­va) de cua­tro me­tros. Es de­cir, mo­de­los con pla­ta­for­ma de uti­li­ta­rio a los que se les po­ne un abri­go con re­lleno pa­ra dar­le un as­pec­to más po­de­ro­so. En realidad, esa es­té­ti­ca que a unos les gus­ta­rá más que a otros es lo úni­co que apor­tan es­tos ma­ton­ci­llos de as­fal­to, pues consumen más, son menos es­ta­bles que sus equi­va­len­tes en ver­sión tu­ris­mo, a veces re­sul­tan in­clu­so menos es­pa­cio­sos; y, bueno, no se te ocu­rra me­ter­lo por un ca­mino don­de las pie­dras sean ma­yo­res que unos gui­ja­rros. Pero el ne­ce­sa­rio sen­ti­do co­mún (com­prar un au­to­mó­vil en el que la re­la­ción ca­li­dad­pre­cio-pres­ta­cio­nes sea equi­li­bra­da) al que alu­día Clark­son aún no se ha per­di­do del to­do: los tres co­ches más ven­di­dos en Es­pa­ña (sin con­tar con el mer­ca­do de se­gun­da mano, flo­tas y km 0, que se lle­va tres de ca­da cua­tro ven­tas) en lo que va de año son com­pac­tos (Seat León, Seat Ibiza y Opel Cor­sa). Lue­go es­tá el SUV Nis­san Qash­qai, que ha per­di­do al­go de te­rreno an­te la ava­lan­cha de to­do­ca­mi­nos de las otras mar­cas; y, pi­sán­do­le los ta­lo­nes, el Re­nault Clio.

A BOR­DO DEL DCI 90

Ha­ce unos días, la mar­ca fran­ce­sa anun­ció que en 2019 pon­drá a la ven­ta el Clio au­tó­no­mo y en­chu­fa­ble, pero vol­vien­do a la tie­rra que es­ta­mos pi­san­do aho­ra, el uti­li­ta­rio de Re­nault se nos mues­tra, tras los cam­bios su­fri­dos a fi­na­les del pasado año, como un co­che muy in­tere­san­te pa­ra el día a día, se­gu­ra­men­te más com­ple­to — te­nien­do en cuen­ta la gran evo­lu­ción de la in­dus­tria— que aquel Golf que con­du­cía Clark­son ha­ce unos po­cos años: otra co­sa es el de aho­ra, que por den­tro pa­re­ce una na­ve es­pa­cial (tam­bién el pre­cio de al­gu­nas ver­sio­nes an­da por las ga­la­xias). No­so­tros he­mos pro­ba­do du­ran­te una se­ma­na la ver­sión dié­sel del Re­nault Clio, con

90 ca­ba­llos, en su aca­ba­do más básico, y nos pre­gun­ta­mos: ¿Có­mo se­rá la de 110 con el pa­que­te más com­ple­to? Por­que el mo­de­lo que pu­so a nuestra dis­po­si­ción el con­ce­sio­na­rio Caei­ro, de A Co­ru­ña, nos sor­pren­dió gra­ta­men­te en ca­si to­do: es un uti­li­ta­rio, sí: pero lo bas­tan­te gran­de pa­ra via­jar có­mo­do en ca­rre­te­ra y mos­trar­se ágil en ciu­dad. Tie­ne una lí­nea pre­cio­sa, mar­ca­da por los fa­ros en for­ma de lá­gri­ma tí­pi­cos de los nue­vos Re­nault; y un ai­re de­por­ti­vo al que con­tri­bu­yen el resto de su fron­tal, sus puer­tas tra­se­ras se­miocul­tas en la ca­rro­ce­ría y otros de­ta­lles ex­ter­nos con el mis­mo ob­je­ti­vo, como las llan­tas de alea­ción o las ban­das in­fe­rio­res de las puer­tas. En su in­te­rior, sin lle­gar a dar la sen­sa­ción de que sus aca­ba­dos son de lu­jo, que tam­po­co es el ob­je­ti­vo ni la ne­ce­si­dad de es­te mo­de­lo, la so­brie­dad com­bi­na­da con la ele­gan­cia y el es­pec­ta­cu­lar diseño de su sal­pi­ca­de­ro, en el que des­ta­ca su zo­na cen­tral, con una pan­ta­lla mul­ti­me­dia de sie­te pul­ga­das muy bien in­te­gra­da —hay co­ches en el que es­te ac­ce­so­rio se­me­ja un pe­go­te— des­de la que se con­tro­la la mú­si­ca, el teléfono, el navegador y los con­su­mos, en­tre otras fun­cio­nes.. La úni­ca pe­ga que le he­mos vis­to es el man­do jun­to al vo­lan­te pa­ra ma­ne­jar al­gu­nas fun­cio­nes mul­ti­me­dia: ca­si re­sul­ta más sen­ci­llo lle­var el de­do a la pan­ta­lla tác­til. Lo mis­mo nos su­ce­dió cuan­do pro­bá­ba­mos en Da­cia Lodgy, el pri­mo ru­mano de Re­nault; y, cla­ro, hay com­pa­ra­cio­nes que son odio­sas.

Si mi­ra­mos ha­cia atrás nos en­con­tra­mos con un es­pa­cio ge­ne­ro­so pa­ra un co­che de estas ca­rac­te­rís­ti­cas, en el que pueden via­jar sin pro­ble­mas dos adul­tos y un ni­ño. Ya en mar­cha, el co­che cum­ple so­bra­da­men­te con lo que se re­quie­re a un au­to­mó­vil de es­te seg­men­to. El mo­tor Dci de 90 ca­ba­llos, ade­más de con­se­guir un con­su­mo real muy con­te­ni­do (so­bre unos 5 a los cien en re­co­rri­do mix­to), mue­ve el co­che con agi­li­dad y su ca­ja de cam­bios de cin­co ve­lo­ci­da­des lo apo­ya per­fec­ta­men­te. He­mos po­di­do ro­dar con él en se­co y en mo­ja­do, por pe­que­ñas ca­rre­te­ras y por au­to­pis­ta; y des­de lue­go, le hi­ci­mos un test por ciu­dad, su me­dio na­tu­ral. Es una apues­ta con sen­ti­do co­mún.

UN IN­TE­RIOR COM­PLE­TO, MO­DERNO Y AGRA­DA­BLE

La pan­ta­lla mul­ti­me­dia es el cen­tro de aten­ción de un sal­pi­ca­de­ro con bue­nos aca­ba­dos, con cuero y plás­ti­cos blandos y un diseño so­brio. El pre­cio ofi­cial del mo­de­lo pro­ba­do, sin des­cuen­tos, ron­da los 18.000 eu­ros. Pero seguro que lo ven­den más ba­ra­to

SIS­TE­MA MUL­TI­ME­DIA

El Clio in­cor­po­ra una pan­ta­lla de vi­sua­li­za­ción mul­ti­fun­ción tác­til de 7 pul­ga­das. Su or­de­na­dor de via­je mues­tra ve­lo­ci­dad y con­su­mo me­dio.

FA­ROS FULL LED

El último re­di­se­ño del Clio aña­de los fa­ros Full Led «Pu­re Vi­sion» con lu­ces de mar­cha diur­na en al­gu­nas ver­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.