EL CO­CHE DE PLEXIGLÁS

FUE EL PRI­MER CO­CHE COM­PLE­TO TRANS­PA­REN­TE DEL MUN­DO. LA UTI­LI­ZA­CIÓN DE PLEXIGLÁS PER­MI­TIÓ CONS­TRUIR UN VEHÍCU­LO ÚNI­CO Y SO­LO PA­RA SER EX­HI­BI­DO EN EL SA­LÓN DEL AU­TO­MÓ­VIL DE NUE­VA YORK DE 1939. FUE UN ÉXI­TO NO SO­LO POR PER­MI­TIR VER LAS EN­TRA­ÑAS DEL CO­CHE, S

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - OPINIÓN - Por Ós­car Aye­rra

Lo fa­bri­có Pon­tiac en los años 30 y so­la­men­te que­da una uni­dad.

Ge­ne­ral Mo­tors se gas­tó en aquel mo­men­to 25.000 dó­la­res pa­ra cons­truir es­te Pon­tiac, una ci­fra as­tro­nó­mi­ca te­nien­do en cuen­ta que su ho­mó­ni­mo idéntico de cha­pa es­ta­ba a la ven­ta por 1.200. Una gran apues­ta que de­no­ta la con­fian­za que las pro­pias mar­cas te­nían, ya en aque­lla épo­ca, pa­ra des­ta­car en el gran es­ca­pa­ra­te del mo­tor.

NUE­VO MA­TE­RIAL

Es­te ma­te­rial plás­ti­co lla­ma­do po­li­me­til­me­ta­cri­la­to o plexiglás sur­gió a prin­ci­pios de los años 30 de manera for­tui­ta en la com­pa­ñía quí­mi­ca ale­ma­na Rohm & Haas mien­tras tra­ba­ja­ban con vidrios la­mi­na­dos de se­gu­ri­dad, y sus cua­li­da­des re­sul­ta­ron ser tan exó­ti­cas co­mo des­co­no­ci­das en aquel mo­men­to. Con­sis­tía en un ma­te­rial he­cho de áci­do acrí­li­co, 20 ve­ces más re­sis­ten­te que el vi­drio a los im­pac­tos, con­ta­ba con un por­cen­ta­je de trans­pa­ren­cia del 93 %, ex­ce­len­te ais­lan­te tér­mi­co y acús­ti­co, ade­más de su ca­si in­fi­ni­ta ma­lea­bi­li­dad. En un pri­mer mo­men­to se co­men­zó a uti­li­zar en el mer­ca­do ae­ro­náu­ti­co co­mo sus­ti­tu­to de ven­ta­nas, to­rre­tas o cú­pu­las de ame­tra­lla­do­ras. Un ejem­plo fue­ron las cú­pu­las trans­pa­ren­tes del fa­mo­so bom­bar­de­ro B25 uti­li­za­do en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

La mis­ma em­pre­sa ale­ma­na des­cu­bri­do­ra del plexiglás fue la en­car­ga­da de

re­em­pla­zar la cha­pa ex­te­rior de un Pon­tiac De­lu­xe Six por pla­cas trans­pa­ren­tes mol­dea­das úni­ca­men­te con ca­lor, ope­ra­ción que exi­gía un ni­vel de des­tre­za al­to. Pa­ra el ma­te­rial es­truc­tu­ral in­terno se rea­li­za­ron moldes de to­das las par­tes en co­lo­res pas­tel y co­bres pa­ra en­fa­ti­zar su ca­rác­ter eté­reo y al­go in­quie­tan­te, co­mo así lo des­cri­bían al­gu­nas re­vis­tas de la épo­ca. A di­fe­ren­cia de mu­chos otros co­ches pos­te­rio­res rea­li­za­dos en es­te ma­te­rial o si­mi­lar, su mo­tor de seis cilindros era com­ple­ta­men­te fun­cio­nal, so­lo li­mi­ta­do por la fuer­za y las ten­sio­nes a las que es­te ma­te­rial trans­pa­ren­te se ve­ría so­me­ti­do en ca­rre­te­ra. Por es­te mo­ti­vo, con sus ca­si 80 años de vi­da, es­te au­to so­lo ha re­co­rri­do al­re­de­dor de 200 ki­ló­me­tros. De­bi­do al éxi­to de atrac­ción de pú­bli­co, Ge­ne­ral Mo­tors en­car­gó una se­gun­da uni­dad pa­ra la ex­po­si­ción de San Fran­cis­co de 1940, pe­ro años más tar­de es­ta uni­dad fue des­trui­da. Hoy en día so­lo exis­te el mo­de­lo de la pri­me­ra ver­sión.

DE EX­PO­SI­CIÓN EN EX­PO­SI­CIÓN

Tras el sa­lón del au­to­mó­vil, el Pon­tiac Ghost (fan­tas­ma), co­mo era de­no­mi­na­do, se em­bar­có en una gi­ra pro­mo­cio­nal por to­do el país que du­ró va­rios años. Mu­chos con­ce­sio­na­rios tu­vie­ron en sus es­ca­pa­ra­tes, du­ran­te al me­nos unos días, es­te fan­tas­mal au­to de plexiglás co­mo es­tra­te­gia de atrac­ción y ven­ta. In­clu­so se ex­hi­bió has­ta 1947 en el Smith­so­nian Mu­seum de Was­hing­ton. Mu­seo en el que so­lo tie­nen ca­bi­da aque­llas pie­zas que por su sin­gu­la­ri­dad ha­yan con­tri­bui­do a la his­to­ria ame­ri­ca­na de una u otra manera.

Una vez pa­sa­da la no­ve­dad, al fi­nal de la dé­ca­da de los 40, se man­tu­vo du­ran­te 30 años in­vi­si­ble en al­gún con­ce­sio­na­rio de la mar­ca, sal­vo en una bre­ve apa­ri­ción en ho­me­na­je a la mar­ca Pon­tiac en 1973. En el año 79 es com­pra­do por el co­lec­cio­nis­ta Leo Gep­hart, fa­mo­so por ser uno de los pio­ne­ros co­mo crea­dor de subas­tas de co­ches clá­si­cos. A prin­ci­pios de los 80 cam­bia de nue­vo de ma­nos y se man­tie­ne en la mis­ma fa­mi­lia has­ta que en el 2011 sa­le a subas­ta alcanzando la ci­fra de 308.000 dó­la­res, unos 250.000 eu­ros. Una ci­fra apa­ren­te­men­te al­ta, ya que en su ver­sión de cha­pa po­dría cos­tar so­bre 25.000 eu­ros hoy en día. La his­to­ri­ci­dad de es­ta uni­dad, uni­da a su ex­clu­si­vi­dad —so­la­men­te exis­te un ejem­plar—, pue­den ha­cer que su va­lo­ra­ción si­ga dis­pa­rán­do­se.

CA­SI TRANS­PA­REN­TE

A pe­sar de su edad el es­ta­do es ex­cep­cio­nal, so­lo se le ha rea­li­za­do al­gu­na res­tau­ra­ción par­cial en los años 80 y so­lo es po­si­ble ver los años que tie­ne si nos acer­ca­mos a unos cen­tí­me­tros de su ca­rro­ce­ría. En al­gu­nas zo­nas el plexiglás ado­le­ce de cier­tas grie­tas, im­po­si­bles de re­cu­pe­rar si no es cam­bian­do el pa­nel. Lo que sor­pren­de es que es­te ma­te­rial si­ga con­ser­van­do sus ca­rac­te­rís­ti­cas ca­si in­tac­tas en gran par­te de los pa­ne­les.

Salió a subas­ta en 2011 y por él se pa­ga­ron más de 250.000 eu­ros. Su his­to­ri­ci­dad y ex­clu­si­vi­dad ha­cen que su va­lo­ra­ción si­ga su­bien­do

UN EXHIBICIONISTA DE CUA­TRO RUE­DASLa trans­pa­ren­cia de sus for­mas fue un con­cep­to in­no­va­dor y so­bre to­do em­bau­ca­dor pa­ra el pú­bli­co que vi­si­ta­ba el sa­lón, lo que se con­vir­tió en un éxi­to co­mo es­tra­te­gia de ven­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.