SE­RIES EN FE­ME­NINO

Ya no son la no­via del pro­ta­go­nis­ta ni la se­cre­ta­ria sexy. La fic­ción te­le­vi­si­va por fin ha­ce jus­ti­cia a las mu­je­res. Per­so­na­jes com­ple­jos y fas­ci­nan­tes es­tán rom­pien­do los es­te­reo­ti­pos y re­es­cri­bien­do la na­rra­ti­va del uni­ver­so fe­me­nino. Por Ixo­ne Díaz La

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

To­do em­pe­zó con una ti­ra de có­mic. En 1985, la ar­tis­ta grá­fi­ca Ali­son Bech­del di­bu­jó una vi­ñe­ta en la que dos per­so­na­jes dis­cu­tían so­bre qué pe­lí­cu­la irían a ver al ci­ne. Una de ellas le ex­pli­ca­ba a la otra que ya no veía pe­lí­cu­las que no cum­plie­ran tres re­qui­si­tos: que hu­bie­ra dos per­so­na­jes fe­me­ni­nos, a po­der ser con nom­bre pro­pio; que man­tu­vie­ran una con­ver­sa­ción en­tre ellas; y que esa con­ver­sa­ción no gi­ra­ra en torno a los hom­bres. El test de Bech­del na­ció co­mo un chis­te, pe­ro se ha po­pu­la­ri­za­do co­mo una fór­mu­la pa­ra va­lo­rar si un tra­ba­jo crea­ti­vo (sea una pe­lí­cu­la, una se­rie o una obra de tea­tro) es ca­paz de su­pe­rar la bre­cha de gé­ne­ro y rom­per con los di­cho­sos es­te­reo­ti­pos fe­me­ni­nos. En teo­ría, aprobar no de­be­ría ser di­fí­cil, pe­ro la lis­ta de pe­lí­cu­las que lo sus­pen­den es in­fi­ni­ta, des­de la tri­lo­gía ori­gi­nal de Star Wars has­ta Ava­tar, pa­san­do por Cuan­do Harry en­con­tró a Sally o Toy Story. Y aun­que es­te ve­rano la fie­bre por Won­der Wo­man ha de­mos­tra­do que al­go es­tá cam­bian­do en Holly­wood, la re­vo­lu­ción que es­tá lla­ma­da a cam­biar las re­glas de la fic­ción es­tá ocu­rrien­do en te­le­vi­sión. No es que las se­ries fe­me­ni­nas aprue­ben hol­ga­da­men­te el test de Bech­del, es que lo es­tán pul­ve­ri­zan­do.

Se­ries con pro­ta­go­nis­tas fe­me­ni­nas ha ha­bi­do siem­pre. Se­xo en Nue­va York re­vo­lu­cio­nó el gé­ne­ro y rom­pió ta­bús, pe­ro sus con­flic­tos y sus tra­mas gi­ra­ban ob­se­si­va­men­te al­re­de­dor del ob­je­ti­vo ro­mán­ti­co de turno. Anato­mía de Grey tam­bién lo in­ten­tó, pe­ro lo que em­pe­zó sien­do un fe­nó­meno te­le­vi­si­vo aca­bó de­ri­van­do en una te­le­no­ve­la in­ter­mi­na­ble.

Al­go más que ma­dres y es­po­sas

Con el tiem­po, las se­ries fe­me­ni­nas se han ido re­fi­nan­do. Ya no gi­ran ex­clu­si­va­men­te en torno a las re­la­cio­nes ín­ti­mas o fa­mi­lia­res de sus pro­ta­go­nis­tas. O si lo ha­cen, es dán­do­le una vuel­ta de tuer­ca (o 30) al gé­ne­ro. Sin em­bar­go, las se­ries más trans­gre­so­ras pa­san di­rec­ta­men­te de no­vios y aman­tes, bo­das y em­ba­ra­zos. No es que sus pro­ta­go­nis­tas no es­tén ca­sa­das o no sean ma­dres, es que esos de­ta­lles no de­fi­nen sus exis­ten­cias. Son, co­mo les gus­ta de­cir a di­rec­to­res y guio­nis­tas, per­so­na­jes tri­di­men­sio­na­les, com­ple­jos, a ra­tos fuer­tes, a ra­tos vul­ne­ra­bles. A tra­vés de esos per­so­na­jes, he­mos fis­go­nea­do en la tras­tien­da del po­der po­lí­ti­co (Veep o Scan­dal), en las tri­bu­la­cio­nes de un clon (Orp­han Black), de una sú­per he­roí­na con pro­ble­mas (Jes­si­ca Jo­nes) o de un gru­po de mi­llen­nials en per­pe­tua cri­sis exis­ten­cial (Girls). Aun­que qui­zá la más re­vo­lu­cio­na­ria sea Oran­ge is the new black (OITNB), so­bre el día a día de una cár­cel de mu­je­res. Des­de su es­treno en Net­flix en 2013, la se­rie crea­da por Jen­ji Kohan ha ro­to es­que­mas ha­cien­do de la di­ver­si­dad su san­to y se­ña: sus in­ter­nas son ri­cas y po­bres, jó­ve­nes y vie­jas, gor­das y del­ga­das, “he­te­ros”, les­bia­nas, tran­se­xua­les… Pe­ro lo me­jor de OITNB es que ha crea­do es­cue­la. Gra­cias a ella los re­par­tos fe­me­ni­nos co­ra­les y di­ver­sos se han pues­to de mo­da. En Claws (TNT), el es­ce­na­rio es un sa­lón de ma­ni­cu­ra de Flo­ri­da, cu­yas cin­co em­plea­das ha­cen pe­di­cu­ras mien­tras blan­quean di­ne­ro pa­ra el cri­men or­ga­ni­za­do y en la mi­ni­se­rie de HBO Big Little Lies, las pro­ta­go­nis­tas son amas de ca­sa de un su­bur­bio pri­vi­le­gia­do de Ca­li­for­nia en el que ha ocu­rri­do un cri­men.

Oran­ge is the new black ha pues­to de mo­da los re­par­tos fe­me­ni­nos di­ver­sos.

Pe­ro la re­vo­lu­ción no es­tá so­lo en los re­par­tos, sino en la re­la­ción que une a los per­so­na­jes. Aun­que no tie­nen re­pa­ros en mos­trar la am­bi­güe­dad mo­ral y has­ta la mal­dad, tam­bién se han pro­pues­to rom­per el úl­ti­mo es­te­reo­ti­po fe­me­nino: la creen­cia de que las mu­je­res es­tán con­de­na­das a des­pe­lle­jar­se en­tre ellas. A me­nu­do, por cul­pa de un hom­bre. Y no es que el con­flic­to ha­ya si­do des­te­rra­do de es­tas fic­cio­nes, sino que la so­li­da­ri­dad y la em­pa­tía fe­me­ni­na im­preg­nan las his­to­rias y es­tán tra­tan­do de cam­biar la na­rra­ti­va so­bre la amis­tad en­tre mu­je­res.

So­li­da­ri­dad en fe­me­nino

En El cuen­to de la cria­da (HBO), un ré­gi­men teo­crá­ti­co ha des­po­ja­do a las mu­je­res de sus de­re­chos y obli­ga­do a al­gu­nas de ellas a con­ver­tir­se en don­ce­llas con un úni­co ob­je­ti­vo: dar des­cen­den­cia a los lí­de­res de la nue­va so­cie­dad. La se­rie es un ale­ga­to a fa­vor de los de­re­chos re­pro­duc­ti­vos, pe­ro tam­bién una de­fen­sa a ul­tran­za de la so­li­da­ri­dad fe­me­ni­na. Y aun­que so­bre el cua­dri­lá­te­ro de Glow, la se­rie de Net­flix so­bre la lu­cha li­bre fe­me­ni­na, sus pro­ta­go­nis­tas se ti­ran de los pe­los, qui­zá su ma­yor trans­gre­sión con­sis­te en re­tra­tar las re­la­cio­nes de amis­tad que aca­ban te­jién­do­se en­tre quie­nes es­ta­ban des­ti­na­das a ser enemi­gas. La se­rie arran­ca con una es­ce­na sim­bó­li­ca: un cas­ting, en el que una ac­triz lee apa­sio­na­da­men­te un diá­lo­go ca­tár­ti­co. “Es­tás le­yen­do el pa­pel del hom­bre”, le in­te­rrum­pe el di­rec­tor. Su lí­nea, en reali­dad, era la de la se­cre­ta­ria: “Per­dón por la in­te­rrup­ción, su mu­jer es­tá en la lí­nea dos”. Ob­via­men­te, Glow pul­ve­ri­za el test de Bech­del. Aun­que qui­zá la prue­ba irre­fu­ta­ble de que es­ta re­vo­lu­ción fe­mi­nis­ta es irre­ver­si­ble es que, des­pués de 54 años en an­te­na, el Doc­tor Who se­rá una mu­jer. La ac­triz bri­tá­ni­ca Jo­die Whit­ta­ker to­ma­rá el tes­ti­go de los 12 ac­to­res que, du­ran­te más de me­dio si­glo, han via­ja­do en el tiem­po en la piel del mí­ti­co per­so­na­je de la BBC. La nue­va “doc­to­ra Who” pa­sa­rá el test de Bech­del. Y lo ha­rá con no­ta.

Tras 54 años en an­te­na, una mu­jer en­car­na­rá al mí­ti­co Doc­tor Who en la BBC.

ORAN­GE IS THE NEW BLACK

BIG LITTLE LIES

GRA­CE AND FRAN­KIE

GLOW

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.