ANA DE AR­MAS

Es el úni­co ros­tro fe­me­nino del car­tel de Bla­de Run­ner 2049. Una ima­gen que ha­bla más que mil pa­la­bras so­bre la que po­dría ser su nue­va po­si­ción en Holly­wood: en­tre Ryan Gos­ling y Ha­rri­son Ford. Am­bi­cio­sa, dis­ci­pli­na­da, sen­si­ble y ri­gu­ro­sa, los ras­gos fís

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

na­da en la plan­ta 42 del Ho­tel Arts re­cuer­da a la as­fi­xian­te y te­ne­bro­sa at­mós­fe­ra de Bla­de Run­ner. Al otro la­do del cris­tal el ho­ri­zon­te es trans­pa­ren­te: el puer­to Olím­pi­co, el Me­di­te­rrá­neo, el cie­lo azul. To­do bri­lla y, a la vez, es de­ma­sia­do si­glo XX. Co­mo un pós­ter de Barcelona 92. El año de Co­bi. El año en que se inau­gu­ró es­te ho­tel. El año del lu­jo que so­ña­mos (y se es­fu­mó). El pri­mer Bla­de Run­ner se es­tre­nó en 1982 y fue un fra­ca­so en ta­qui­lla por cul­pa de E.T., pe­ro los años la con­vir­tie­ron en un fe­nó­meno de cul­to. La his­to­ria de los ro­bots –idén­ti­cos a hu­ma­nos– an­gus­tia­dos por su fe­cha de ca­du­ci­dad su­ce­día en un hi­po­té­ti­co 2019, pe­ro he­mos lle­ga­do a 2017 y ni los co­ches vue­lan ni los an­droi­des an­he­lan ser in­mor­ta­les. Se­gui­mos sien­do los más lis­tos y an­gus­tia­dos de la Tie­rra. Un bre­ve ali­vio. En la plan­ta 42, la pren­sa in­ter­na­cio­nal ha si­do con­vo­ca­da pa­ra la pre­sen­ta­ción de las tres apues­tas de Sony pa­ra es­ta tem­po­ra­da: Ju­man­ji 2, la nue­va de Spi­der­man y Bla­de Run­ner 2049. Tres se­cue­las que evi­den­cian el mie­do de la in­dus­tria por sa­car al mer­ca­do un pro­duc­to sin una mar­ca co­no­ci­da. A los guio­nis­tas no les fal­tan ideas nue­vas (pe­ro se las lle­van a la te­le), y Holly­wood con­fía en el ho­rror va­cui de las fa­mi­lias en do­min­go pa­ra so­bre­vi­vir. Sin em­bar­go, Bla­de Run­ner 2049 lle­ga a las pan­ta­llas el 6 de oc­tu­bre bus­can­do otro ti­po de pú­bli­co: el que trae con­si­go el pres­ti­gio ci­né­fi­lo, la cien­cia fic­ción fi­lo­só­fi­ca, la nos­tal­gia ochen­te­ra y, a la vez, el diag­nós­ti­co apo­ca­líp­ti­co de las dis­to­pías, ese gé­ne­ro (tan pro­pi­cio en la era Trump) que nos avi­sa de que nues­tro fu­tu­ro pue­de con­ver­tir­se en pe­sa­di­lla. Lo que sabemos so­bre la tra­ma de Bla­de Run­ner 2049 es muy po­co. Nos cons­ta que el pro­ta­go­nis­ta de es­ta nue­va his­to­ria es tam­bién un bla­de run­ner (un ca­za­dor de re­pli­can­tes) lla­ma­do K e in­ter­pre­ta­do por Ryan Gos­ling; que en la pe­lí­cu­la tam­bién apa­re­ce Ha­rri­son Ford (en su año de la re­pes­ca: ya que tras, ha­ber pi­lo­ta­do el Hal­cón Mi­le­na­rio, aca­ba de anun­ciar que tam­bién vol­ve­rá con In­dia­na Jo­nes). Ha­rri­son Ford en­car­na­rá de nue­vo al so­li­ta­rio y sen­ti­men­tal Rick Dec­kard, su viejo per­so­na­je, que lle­va 30 años des­apa­re­ci­do y al que K tie­ne que en­con­trar por­que, por al­gún mo­ti­vo, es cla­ve pa­ra la su­per­vi­ven­cia de la hu­ma­ni­dad. El ma­lo de la pe­li, el crea­dor de re­pli­can­tes, es Ja­red Le­to (un pa­pel pa­ra el que el di-

“MI PUN­TO FUER­TE ES QUE NO HAY OTRA CO­MO YO”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.