¿Es­cri­to­ra o pro­fe­ta?

MAR­GA­RET AT­WOOD

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mujeres En Primera Línea -

Un clá­si­co se re­co­no­ce por­que no pa­sa de mo­da y a cual­quier épo­ca tie­ne al­go que en­se­ñar­le. Mar­ga­ret At­wood es­cri­bió El cuen­to de la cria­da en 1985, mien­tras vi­vía en Berlín Oc­ci­den­tal, a la som­bra de cuan­to ocu­rría al otro la­do del mu­ro y cuan­do Ronald Rea­gan aca­ba­ba de lle­gar al po­der en Es­ta­dos Uni­dos: los to­ta­li­ta­ris­mos de Europa del Es­te, el mie­do a la gue­rra nu­clear y el re­gre­so a los va­lo­res más con­ser­va­do­res y pu­ri­ta­nos en el Oes­te ins­pi­ra­ron en­ton­ces es­ta fá­bu­la de la Gue­rra Fría. Dé­ca­das des­pués, la no­ve­la em­ble­ma de es­ta ca­na­dien­se ca­si oc­to­ge­na­ria vi­ve hoy, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, una nue­va edad de oro: la exi­to­sa se­rie te­le­vi­si­va ho­mó­ni­ma la ha lan­za­do a la fa­ma mun­dial y el li­bro vuel­ve a ser un su­per­ven­tas, tam­bién en Es­pa­ña. Por­que aun­que las ame­na­zas sean hoy dis­tin­tas (el cam­bio cli­má­ti­co, el te­rro­ris­mo yiha­dis­ta o el re­cor­te de de­re­chos ci­vi­les en la era Trump), aque­lla dis­to­pía po­lí­ti­ca en la que Nor­tea­mé­ri­ca se con­ver­tía en una opre­si­va dic­ta­du­ra teo­ló­gi­ca don­de las mu­je­res eran re­du­ci­das a me­ras es­cla­vas re­pro­duc­to­ras si­gue de ple­na ac­tua­li­dad. Has­ta el pun­to de que las ma­ni­fes­tan­tes an­te el Ca­pi­to­lio de Was­hing­ton vis­ten hoy el uni­for­me ro­jo de aque­llas cria­das ima­gi­na­rias. Aun­que se la con­si­de­ra una de las aban­de­ra­das de la li­te­ra­tu­ra fe­mi­nis­ta, ella rehú­ye las eti­que­tas, por­que los de­re­chos de las mu­je­res no de­jan de ser de­re­chos hu­ma­nos. La re­vo­lu­ción fe­mi­nis­ta de los 70 la al­can­zó ya ma­yor, se jus­ti­fi­ca, y nun­ca, en su país o por su for­ma­ción, sin­tió que el he­cho de ser mu­jer li­mi­ta­ra sus as­pi­ra­cio­nes. At­wood se crió en los fríos bos­ques de Ca­na­dá, don­de su pa­dre tra­ba­ja­ba co­mo en­to­mó­lo­go, en ca­ba­ñas sin elec­tri­ci­dad, de­jan­do co­rrer su ima­gi­na­ción. Y en bue­na me­di­da si­gue sien­do aque­lla ni­ña li­bre, nó­ma­da y cu­rio­sa. Ex­per­ta en to­mar­le el pulso a su tiem­po (es una adic­ta a las re­des so­cia­les), los fu­tu­ros po­co ha­la­güe­ños son una cons­tan­te en sus no­ve­las: pai­sa­jes pro­fé­ti­cos don­de su li­te­ra­tu­ra es un es­cal­pe­lo del pre­sen­te. De­fi­ne la la­bor del escritor co­mo “el ar­te de la fal­se­dad plau­si­ble”, por­que cual­quier co­sa pue­de pa­sar, da­das las cir­cuns­tan­cias ade­cua­das. Y aun así con­si­de­ra que in­clu­so las más te­rri­bles no­ve­las postapo­ca­líp­ti­cas son op­ti­mis­tas, pues­to que su­po­nen que ten­drán al me­nos un lec­tor. Con ocho premios Emmy, la se­rie El cuen­to de la cria­da se ha al­za­do re­cien­te­men­te co­mo la gran ven­ce­do­ra del mun­do de la te­le­vi­sión. En la ga­la de entrega, to­do el pú­bli­co se pu­so en pie pa­ra ova­cio­nar a la an­cia­na es­pi­ga­da y ri­sue­ña que ideó es­te cuen­to de pe­sa­di­lla ha­ce ya más de 30 años. Po­cos en la sa­la es­ta­ban tan vi­vos co­mo ella. NERE BASABE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.