La me­ta­mor­fo­sis del AMOR

La pa­re­ja es un lar­go via­je que pa­sa de la idea­li­za­ción del enamo­ra­mien­to a las de­silu­sio­nes. Pa­ra sos­te­ner­lo, es fun­da­men­tal evo­lu­cio­nar jun­tos, ajus­tar­se y acom­pa­ñar­se el uno al otro en las ca­ren­cias y las di­fi­cul­ta­des.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nosotros - ISA­BEL ME­NÉN­DEZ Psi­coa­na­lis­ta

SSe acer­ca­ba el día de los enamo­ra­dos y no sa­bía si re­ga­lar­le al­go. Si no lo ha­cía, se­ría una for­ma de co­men­zar a de­cir­le que no le que­ría como an­tes. Aun­que Lau­ra se ca­só enamo­ra­da de su ma­ri­do, ya que en­ton­ces le pa­re­ció un hom­bre sen­si­ble y ca­ri­ño­so, aho­ra, des­pués de cin­co años, no lo so­por­ta­ba, pues se ha­bía con­ver­ti­do en un ser ce­lo­so y con­tro­la­dor que la ago­bia­ba y al que, a ve­ces, que­ría de­jar. Qui­zá exa­ge­ra­ba: tal vez an­tes no era tan ma­ra­vi­llo­so ni aho­ra tan in­so­por­ta­ble. Ha­bía leído que, des­pués de los pri­me­ros tiem­pos, ca­si to­das las pa­re­jas tie­nen pro­ble­mas, que el amor evo­lu­cio­na y que lo di­fí­cil es pa­sar del enamo­ra­mien­to al amor. Des­de lue­go, sus sen­ti­mien­tos ha­cia él ha­bían cam­bia­do mu­cho, aho­ra se tra­ta­ba de ave­ri­guar si se­guía que­rién­do­le o no. De­ci­dió ha­cer­le un re­ga­lo y dar a su re­la­ción una opor­tu­ni­dad. Ten­drían que ha­blar de lo que les ha­bía pa­sa­do e in­ten­tar cons­truir su amor de otra ma­ne­ra. Mien­tras en el enamo­ra­mien­to el otro es al­go que nos ha­ce sen­tir­nos ple­nos, por­que nos ha­ce­mos la ilu­sión de que nos com­ple­ta, en el amor el otro es una per­so­na de car­ne y hue­so al que ama­mos en su to­ta­li­dad, con vir­tu­des y de­fec­tos. Es al­guien al que no dis­tor­sio­na­mos pa­ra que se adap­te a lo que desea­mos. El amor es eso que se pro­du­ce cuan­do dos per­so­nas se en­cuen­tran y es­tán dis­pues­tas a acom­pa­ñar­se y a acep­tar los cam­bios que se pro­du­cen en la vi­da. Al enamo­rar­nos, nos ve­mos de otra ma­ne­ra. Al igual que al des­ti­na­ta­rio de nues­tro amor lo ve­mos en­gran­de­ci­do de acuer­do con nues­tros de­seos, no­so­tras, al ver­nos re­fle­ja­das en él, tam­bién nos ve­mos me­jo­ra­das. Al prin­ci­pio del enamo­ra­mien­to lo que do­mi­na es la exal­ta­ción de es­tar jun­tos y el de­seo de rea­li­zar pro­yec­tos co­mu­nes. Lue­go, des­pués de inevi­ta­bles de­silu­sio­nes, son ne­ce­sa­rios re­ajus­tes. Re­des­cu­bri­mos al ama­do ba­jo una nue­va reali­dad.

Cons­truir o de­cons­truir

La ma­ne­ra de amar evo­lu­cio­na. A lo lar­go de una unión, ca­da uno de los pro­ta­go­nis­tas cam­bia y atra­vie­san ex­pe­rien­cias que los re­nue­van. Dice el psi­coa­na­lis­ta Juan D. Na­sio que una pa­re­ja só­li­da es el re­sul­ta­do de sa­ber acom­pa­ñar al otro en sus im­pre­vi­si­bles va­ria­cio­nes, como el bai­la­rín que ajus­ta su pa­so al de su pa­re­ja pa­ra guar­dar el rit­mo co­mún. El enamo­ra­mien­to tien­de a idea­li­zar a la per­so­na ama­da, cu­ya ima­gen mol­dea­mos como un tro­zo de ar­ci­lla has­ta que se adap­ta a nues­tras ne­ce­si­da­des afec­ti­vas. En reali­dad, es como si la dis­fra­zá­ra­mos, como si le co­lo­cá­ra­mos un tra­je cu­yos plie­gues guar­dan más re­la­ción con nues­tras in­su­fi­cien­cias emo­cio­na­les que con las ver­da­de­ras po­si­bi­li­da­des de aquel de quien nos enamo­ra­mos. Si lue­go, en la vi­da co­ti­dia­na, el ama­do no se acer­ca a esa ima­gen pri­me­ra, la de­cep­ción es­tá ser­vi­da. Pre­ci­sa­men­te son los pe­que­ños de­ta­lles de la vi­da dia­ria los que cons­tru­yen el au­tén­ti­co amor. No te­ner en cuen­ta al otro, no re­par­tir los tra­ba­jos co­mu­nes, in­va­dir y no res­pe­tar su es­pa­cio per­so­nal, son al­gu­nas de las ac­ti­tu­des que aca­ban con el amor. El error más co­mún con­sis­te en creer que el amor vie­ne da­do y que no hay que ha­cer na­da pa­ra man­te­ner­lo. Le­jos de eso, es una cons­truc­ción que hay que ali­men­tar y que re­quie­re ha­cer ajus­tes ca­da cier­to tiem­po. Si no se ha­ce de tan­to en tan­to una ne­go­cia­ción, los de­ta­lles que no nos gus­tan se con­ver­ti­rán en una mon­ta­ña di­fí­cil de es­ca­lar. No se ama igual al prin­ci­pio de una re­la­ción que des­pués de 10 años. A par­tir de su ex­pe­rien­cia clí­ni­ca con un gran nú­me­ro de pa­re­jas, Juan D. Na­sio lle­ga a la con­clu­sión

El enamo­ra­do se quie­re a sí mis­mo en el otro y dis­fra­za a su aman­te con sus de­seos.

de que pa­ra que una re­la­ción amo­ro­sa sea du­ra­de­ra y sa­tis­fac­to­ria es ne­ce­sa­rio que se dé lo que él llama la al­ter­nan­cia de ro­les: cuan­do un hom­bre se sien­te como un ni­ño, de­be po­der mi­rar a su com­pa­ñe­ra como una ma­dre sin sen­tir­se in­fe­rior por ello. De ma­ne­ra re­cí­pro­ca, la mu­jer de­be po­der apo­yar­se en su com­pa­ñe­ro cuan­do se sien­te como una ni­ña sin por ello sen­tir ver­güen­za. Al igual que la sa­lud men­tal tie­ne más que ver con po­der amar­nos con ca­ren­cias, el amor tie­ne re­la­ción con no re­cha­zar las ca­ren­cias del otro. Es un sen­ti­mien­to ge­ne­ro­so y no pi­de al otro lo que no pue­de dar. Pe­ro pa­ra que es­to se pro­duz­ca tam­bién te­ne­mos que ha­ber acep­ta­do nues­tras di­fi­cul­ta­des. Pa­ra pa­sar del enamo­ra­mien­to al amor te­ne­mos que acep­tar que siem­pre nos fal­ta­rá al­go y que nues­tro ama­do no tie­ne la mi­sión de cu­brir nues­tra fal­ta sino de acom­pa­ñar­nos con nues­tras di­fi­cul­ta­des y las su­yas. Siem­pre exis­te un cier­to gra­do de idea­li­za­ción cuan­do ama­mos a otra per­so­na, pe­ro cuan­do esa idea­li­za­ción es ex­ce­si­va pue­de lle­gar a ha­cer im­po­si­ble la re­la­ción amo­ro­sa. El enamo­ra­do se quie­re a sí mis­mo en el otro. Dis­fra­za a su aman­te con sus de­seos y lo ve como quie­re ver­lo y no como es. Su in­sa­tis­fac­ción vi­tal se cal­ma por­que tie­ne una ilu­sión de ple­ni­tud que ali­via sus ten­sio­nes. Es­tar enamo­ra­do, más que un en­cuen­tro con el otro, es un re­en­cuen­tro con uno mis­mo. El amor es ge­ne­ro­so y no per­mi­te la po­se­sión del otro. Por eso es pre­ci­so ha­ber al­can­za­do un de­sa­rro­llo psi­co­ló­gi­co que per­mi­ta no de­pen­der de­ma­sia­do de la otra per­so­na ni que­rer do­mi­nar­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.