Ju­lian­ne MOO­RE

Con­fe­sio­nes de una diva

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Por­ta­da - Por E. CAS­TE­LLÓ Fotos: J. BRES­NAN

Cuan­do Ju­lian­ne Moo­re era una ni­ña, apren­dió a de­fen­der­se de los cons­tan­tes cam­bios –su pa­dre era mi­li­tar y la fa­mi­lia nun­ca pa­só más de 18 me­ses en la mis­ma ciu­dad– ob­ser­van­do mi­nu­cio­sa­men­te a sus nue­vos ve­ci­nos: có­mo se mo­vían, qué acen­to te­nían, có­mo ges­ti­cu­la­ban, lo que ha­cían. Ella se sen­tía siem­pre una ex­tran­je­ra y era co­mo si su mi­ra­da fue­ra una ba­rre­ra tras la que pro­te­ger­se. “Me de­cía a mí mis­ma, va­le, así es co­mo la gen­te ha­bla, se vis­te o se mue­ve aquí –con­ta­ba re­cien­te­men­te en una en­tre­vis­ta–. Pe­ro, al mis­mo tiem­po, me da­ba cuen­ta de que, fue­ran las que fue­ran las di­fe­ren­cias, ha­bía al­go uni­ver­sal en có­mo so­mos to­dos por den­tro. Y esa idea ha se­gui­do sien­do muy va­lio­sa pa­ra mí co­mo ac­triz”. Ju­lie An­ne Smith (Fort Bragg, Ca­ro­li­na del Nor­te, 1960) es­tá, a los 57 años, en su me­jor mo­men­to pro­fe­sio­nal. Fiel a su tra­yec­to­ria lle­na de con­tras­tes, es­tre­nó ha­ce unos me­ses la co­me­dia de ac­ción Kings­man, el círcu­lo de oro y la úl­ti­ma cin­ta de Geor­ge Cloo­ney, Su­bur­bi­con, una dis­to­pía so­bre la vio­len­cia. Y El mu­seo de las ma­ra­vi­llas, una de­li­ca­da fá­bu­la in­fan­til so­bre la iden­ti­dad, en la que se po­ne en por cuar­ta vez a las órdenes de Tod Hay­nes, uno de los hom­bres más im­por­tan­tes de su ca­rre­ra, una tra­yec­to­ria a la que no le fal­ta ni un re­co­no­ci­mien­to. Moo­re es una de las dos úni­cas ac­tri­ces que han ga­na­do, jun­to a Ju­liet­te Bi­no­che, los pre­mios más im­por­tan­tes de los tres gran­des fes­ti­va­les in­ter­na­cio­na­les: Can­nes, Ve­ne­cia y Ber­lín. Ade­más, en 2014 se lle­vó un Glo­bo de Oro y un Os­car (tras ha­ber es­ta­do no­mi­na­da cin­co ve­ces a lo lar­go de su ca­rre­ra) por la pe­lí­cu­la Siem­pre Ali­ce, la his­to­ria de una ma­dre de fa­mi­lia a la que diag­nos­ti­can Alz­hei­mer. Tras su so­na­do de­but en la pan­ta­lla gran­de en Short cuts, de Ro­bert Alt­mann, in­ter­pre­tan­do un lar­go mo­nó­lo­go des­nu­da de cin­tu­ra pa­ra abajo, su pá­li­da piel

“ME SIEN­TO MÁS A GUS­TO CON­MI­GO MIS­MA A ME­DI­DA QUE PA­SA EL TIEM­PO”

pe­co­sa y su pe­lo ro­jo na­tu­ral se han con­ver­ti­do en la en­car­na­ción de al­gu­nos de los per­so­na­jes más em­ble­má­ti­cos del ci­ne in­de­pen­dien­te de los úl­ti­mos 25 años: de Boo­gie Nights (1997) y El fin del ro­man­ce (1999), a Un hom­bre sol­te­ro (2009). Y es di­fí­cil ol­vi­dar sus dos per­so­na­jes de ma­dre de fa­mi­lia de los años 50 que un día des­cu­bre que la per­fec­ción no exis­te en Las ho­ras, de Step­hen Daldry, y Le­jos del cie­lo, de Tod Hay­nes –las dos del mis­mo año, 2002–, que la con­vir­tie­ron en la rei­na del me­lo­dra­ma. Es­ta úl­ti­ma es una de sus pe­lí­cu­las fa­vo­ri­tas. “Siem­pre que al­guien ha es­cri­to al­go pen­san­do en mí me sien­to in­ten­sa­men­te con­mo­vi­da y ha­la­ga­da. Le­jos del cie­lo fue una ex­pe­rien­cia ex­tra­or­di­na­ria”, con­fie­sa. Pe­ro otros mu­chos es­pec­ta­do­res la re­cor­da­rán en al­gu­nas de las más im­por­tan­tes su­per­pro­duc­cio­nes de ac­ción de los úl­ti­mos años: des­de Ju­ras­sic Park, de Ste­ven Spiel­berg, a Los jue­gos del ham­bre, pa­san­do por éxi­tos co­mer­cia­les co­mo As­sas­sins, con Sil­ves­ter Sta­llo­ne y An­to­nio Ban­de­ras, o la co­me­dia ro­mán­ti­ca Nue­ve me­ses, con Hugh Grant. Y es que Moo­re es una de las ac­tri­ces con ma­yor ha­bi­li­dad pa­ra pa­sar de pe­lí­cu­las de gran pre­su­pues­to a fil­mes in­de­pen­dien­tes y de gran pro­fun­di­dad. “He si­do muy afor­tu­na­da por ha­ber tra­ba­ja­do con tan­tos di­rec­to­res tan di­fe­ren­tes. He ro­da­do ca­si 60 pe­lí­cu­las, lo que su­po­ne mu­cha gen­te muy dis­tin­ta. Lo que me gus­tan son las his­to­rias hu­ma­nas. Los ac­to­res so­mos unos free lan­ce en es­pe­ra de que en­tren los en­car­gos –ex­pli­ca–. Y yo soy una pri­vi­le­gia­da, por­que esos en­car­gos no han de­ja­do de lle­gar y me han per­mi­ti­do ha­cer co­sas en las que creo”.

EN­TRE DOS TIE­RRAS

Sin em­bar­go, la pri­me­ra vo­ca­ción que la lle­vó al es­ce­na­rio no fue la ac­tua­ción, sino la lec­tu­ra, una pa­sión que con­ser­va in­tac­ta. “Pa­ra mí, ac­tuar en el co­le­gio era co­mo leer en voz al­ta –ex­pli­ca–. Lo que im­por­ta son las his­to­rias. Mu­chas de las pe­lí­cu­las que he he­cho, y que me si­guen gus­tan­do, son las que me atra­je­ron des­de el pri­mer mo­men­to, cuan­do leí el guión. Por en­ci­ma de to­do, me in­tere­san las re­la­cio­nes hu­ma­nas, quié­nes so­mos, có­mo tra­ta­mos a los otros y qué que­re­mos”. A pe­sar de que ha­bían fo­men­ta­do su afi­ción

“POR EN­CI­MA DE TO­DO, LO QUE ME GUS­TA SON LAS HIS­TO­RIAS HU­MA­NAS”

tea­tral y de que le ha­bían di­cho siem­pre que po­dría ser lo que qui­sie­ra si iba a la Uni­ver­si­dad, sus pa­dres se es­pan­ta­ron con la pers­pec­ti­va de que fue­ra ac­triz. “Ob­via­men­te, to­do lo que qui­sie­ra no in­cluía la ac­tua­ción”, di­ce con sor­na. Ella, sin em­bar­go, se sa­lió con la su­ya y se ma­tri­cu­ló en la Uni­ver­si­dad de Bos­ton pa­ra es­tu­diar tea­tro. Si sus pa­dres te­mían la ines­ta­bi­li­dad de su fu­tu­ra pro­fe­sión, ella no tu­vo ese pro­ble­ma: en cuan­to ter­mi­nó sus es­tu­dios, la con­tra­ta­ron en una se­rie de te­le­vi­sión –As the world turns–, que se emi­tía dia­ria­men­te y en la que es­tu­vo tra­ba­jan­do tres años. Y jus­to des­pués, la lla­mó Ro­bert Alt­mann. Pe­ro, con to­da la se­rie­dad y or­ga­ni­za­ción que pa­re­cen pre­si­dir su ca­rác­ter, la ac­triz siem­pre ha con­ta­do que, in­te­rior­men­te, sien­te un des­equi­li­brio. Su pa­dre era es­ta­dou­ni­den­se y su ma­dre es­co­ce­sa, y ella cre­ció con la sen­sa­ción de per­te­ne­cer a dos cul­tu­ras. “Creo que es­toy un po­co a me­dio ca­mino en­tre am­bos, en­tre la re­ser­va bri­tá­ni­ca y el en­tu­sias­mo ame­ri­cano. Aun­que a ve­ces me mues­tro ex­tro­ver­ti­da, soy tam­bién muy re­ser­va­da. En mi in­fan­cia, los cam­bios tam­bién me hi­cie­ron apre­ciar la se­gu­ri­dad”. Cuan­do no tra­ba­ja, le gus­ta le­van­tar­se en su ca­sa del West Vi­lla­ge de Man­hat­tan don­de vi­ve con su ma­ri­do, el di­rec­tor Bart Freund­lich (10 años más jo­ven que ella y con quien lle­va 20 años ca­sa­da) y sus hi­jos Ca­leb, de 18 años, que ya va a la Uni­ver­si­dad y Liv, de 14. La ac­triz di­ce que le en­can­ta ha­cer­les el desa­yuno, or­de­nar la ca­sa, leer el pe­rió­di­co, co­mer con una ami­ga e ir a yo­ga. “Al­gu­nas per­so­nas creen que las ac­tri­ces no so­mos prác­ti­cas o no nos gus­ta la vi­da do­més­ti­ca, que so­mos emo­cio­nal­men­te vul­ne­ra­bles y vo­lá­ti­les. Pe­ro yo no soy así. Mi ca­sa es­tá or­de­na­da y lim­pia. No soy una gran co­ci­ne­ra, pe­ro me gus­ta ha­cer el desa­yuno y po­ner man­te­les y ser­vi­lle­tas”.

Ju­lian­ne Moo­re no so­la­men­te con­ser­va una piel y un cuer­po en­vi­dia­bles, sino que re­lan­zó su ca­rre­ra co­mo mo­de­lo al cum­plir los 50 años. En 2001 se con­vir­tió en una de las em­ba­ja­do­ras de L’oréal Paris y po­só pa­ra Bul­ga­ri. Re­cien­te­men­te, ha he­cho la cam­pa­ña de len­ce­ría de Triumph y ha si­do una de las pro­ta­go­nis­tas del Ca­len­da­rio Pi­re­lli an­te la cá­ma­ra de Pe­ter Lind­bergh, que qui­so cap­tar en ella y en otras ac­tri­ces ma­du­ras, co­mo Ni­co­le Kid­man, Ro­bin Wright o Uma Thur­man, la be­lle­za au­tén­ti­ca, sin ma­qui­lla­je. Pe­ro, ¿có­mo se sien­te Moo­re con el pa­so de los años, en una in­dus­tria que tien­de a ser cruel con las mu­je­res ma­du­ras? “En Es­ta­dos Uni­dos siem­pre que se ha­bla de la edad se ha­bla de pér­di­da –ex­pli­ca­ba re­cien­te­men­te–. Pe­ro ma­du­rar tam­bién sig­ni­fi­ca ga­nar en co­no­ci­mien­to, y eso es un pri­vi­le­gio. Por­que lo que más te­me­mos del en­ve­je­ci­mien­to es la muer­te, y eso sí que es­tá fue­ra de nues­tro con­trol. Los 50 son una dé­ca­da muy im­por­tan­te, por­que has vi­vi­do lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra dar­te cuen­ta de lo pre­cio­so que de ver­dad es el tiem­po. Y yo me sien­to mu­cho más a gus­to con­mi­go mis­ma a me­di­da que pa­san los años”. ¿No es ca­da vez más di­fí­cil en­con­trar pa­pe­les in­tere­san­tes a su edad?. “La ver­dad es que lle­vo con­tes­tan­do es­ta pre­gun­ta des­de que te­nía 30 años –ase­gu­ra mor­daz–. En Holly­wood, hay que te­ner en cuen­ta que la in­dus­tria no es­tá pa­ra pro­du­cir pa­pe­les in­tere­san­tes, es­tá pa­ra ha­cer pe­lí­cu­las que ha­gan di­ne­ro. Pe­ro hay mu­chos otros pro­yec­tos que ha­blan de la gen­te y de lo que nos ha­ce hu­ma­nos, so­lo hay que sa­ber dón­de bus­car”. Es di­fí­cil de creer, pe­ro hu­bo un tiem­po en que Ju­lian­ne se sin­tió un pa­ti­to feo: allá don­de iba sen­tía que en el mun­do so­lo ha­bía ru­bios y mo­re­nos, pe­ro no pe­li­rro­jos. Con 16 años, lle­va­ba ga­fas y era “una fri­ki to­tal”, se­gún se des­cri­be a sí mis­ma. Las co­sas cam­bia­ron a los 18 años, cuan­do em­pe­zó a lle­var len­ti­llas y a sen­tir­se “mu­cho más se­gu­ra”.

AN­TI ES­TRE­LLA

En los úl­ti­mos tiem­pos, la ac­triz ha te­ni­do que en­fren­tar­se a otro ti­po de ex­pe­rien­cia: el lan­za­mien­to co­mo mo­de­lo de su hi­ja Liv. Pe­ro a ella no le preo­cu­pa. “Es una chi­ca ma­ra­vi­llo­sa. Cuan­do era pe­que­ña me di­jo: “¿Sa­bes?, al­gu­nas per­so­nas se asus­tan con las pe­lí­cu­las, pe­ro yo no, por­que sé que to­do es men­ti­ra”. Siem­pre ha en­ten­di­do el con­cep­to de ilu­sión, y lo mis­mo le pa­sa con la mo­da”. ¿Es Moo­re una an­ti­es­tre­lla? Vi­ve le­jos de Ca­li­for­nia y cuan­do no tra­ba­ja es­tá con su fa­mi­lia. Es, ade­más, una ac­ti­va de­fen­so­ra de la igual­dad, el con­trol de las ar­mas y de los de­re­chos ci­vi­les, posicionamientos po­lí­ti­cos por los que sue­le re­ci­bir crí­ti­cas en las re­des. “¿Sa­bías que en Es­ta­dos Uni­dos uno de ca­da cua­tro ni­ños vi­ve en la pobreza? Al­go ab­sur­do en un país tan desa­rro­lla­do –ex­pli­ca–. Las otras cau­sas con las que es­toy com­pro­me­ti­da son el sis­te­ma de sa­lud, la edu­ca­ción y el me­dio am­bien­te. Soy muy cons­cien­te de mi suer­te. Pue­de que mi vi­da sea un po­co alo­ca­da en oca­sio­nes, pe­ro es una vi­da pri­vi­le­gia­da. Soy ca­paz de ga­nár­me­la ha­cien­do lo que me gus­ta, una opor­tu­ni­dad que no tie­ne mu­cha gen­te”. Qui­zá sea una es­tre­lla, por­que bri­lla des­de su in­te­rior, allí don­de na­ce su tra­ba­jo pa­ra ilu­mi­nar la ex­pe­rien­cia hu­ma­na de ca­da uno de sus per­so­na­jes, eso que nos pue­de pa­sar, o nos pa­sa a to­dos, y que la gran pan­ta­lla re­fle­ja.

“HA­CE 30 AÑOS PRE­GUN­TAN QUE ME SI ES DI­FÍ­CIL EN­CON­TRAR PA­PE­LES PA­RA MU­JE­RES DE MI EDAD”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.