NI­ÑOS ES­TRE­SA­DOS

Les exi­gi­mos que sean los me­jo­res, vi­ven a to­da pri­sa, les or­ga­ni­za­mos jor­na­das ma­ra­to­nia­nas, abu­san de la tec­no­lo­gía... y aca­ban tris­tes y es­tre­sa­dos. Es ho­ra de de­vol­ver­les su in­fan­cia. Por PI­LAR OR­TE­GA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Su­ma­rio -

le­jan­dro es­tá in­quie­to, llo­ra sin mo­ti­vo, le due­le la ca­be­za, se que­ja de la tri­pa y son­ríe po­cas ve­ces. Al­go es­tá pa­san­do. El pe­dia­tra le diag­nos­ti­ca an­sie­dad y di­ce que hay que re­du­cir el ni­vel de es­trés y ave­ri­guar el ori­gen del mal. Los pa­dres creen que to­do es­tá bien, por­que el ni­ño madruga “co­mo to­dos”, asis­te a cla­ses ex­tra­or­di­na­rias de aje­drez en la ho­ra del re­creo “co­mo mu­chos”, des­pués va a en­tre­na­mien­to de fút­bol, al con­ser­va­to­rio de mú­si­ca y, cuan­do no hay de­por­te, acu­de a la pis­ci­na mu­ni­ci­pal y a cla­ses de chino. Cuan­do lle­ga a ca­sa, se en­fren­ta, “co­mo la gran ma­yo­ría”, a las ta­reas es­co­la­res, que le ocu­pan el po­co tiem­po que res­ta has­ta la ho­ra de dor­mir. ¿Quién di­jo que el es­trés no es co­sa de ni­ños? Es cier­to que el ex­ce­so de agenda no es la úni­ca cau­sa que pro­du­ce es­trés en los más pe­que­ños. Tam­bién in­flu­yen el tre­pi­dan­te rit­mo de la so­cie­dad de hoy, la exi­gen­cia sin lí­mi­te de al­gu­nos pa­dres, las se­cue­las de un di­vor­cio, el na­ci­mien­to de un her­mano,

MÁS DE UN 10% DE LOS ME­NO­RES ES­PA­ÑO­LES SU­FRE PRO­BLE­MAS DE ES­TRÉS O DE AN­SIE­DAD.

la muer­te de un fa­mi­liar, el mal­tra­to fí­si­co, el sen­tir­se di­fe­ren­te en al­go, el abu­so de las nue­vas tec­no­lo­gías… y la per­so­na­li­dad, pues no to­dos los ni­ños tie­nen las mis­mas he­rra­mien­tas pa­ra afron­tar una si­tua­ción que les so­bre­pa­sa. Pa­ra arro­jar luz so­bre es­ta cues­tión, que tie­ne im­pac­to en la sa­lud, el ren­di­mien­to es­co­lar y las re­la­cio­nes so­cia­les, he­mos con­sul­ta­do a es­pe­cia­lis­tas en sa­lud men­tal in­fan­til y el sec­tor edu­ca­ti­vo y nos he­mos acer­ca­do a pa­dres que han su­fri­do el es­trés de sus hi­jos. Un 15% de la po­bla­ción es­pa­ño­la adul­ta pa­de­ce un pro­ble­ma psi­co­ló­gi­co y, den­tro de es­te por­cen­ta­je, uno de ca­da ocho tie­ne una en­fer­me­dad men­tal, se­gún el Li­bro Blan­co de la Psi­quia­tría de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid. En el ca­so de los ni­ños, las ci­fras ló­gi­ca­men­te ba­jan, pe­ro la OMS ya ha lan­za­do ad­ver­ten­cias en es­te sen­ti­do. No es pa­ra me­nos: la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Es­tu­dios de An­sie­dad y Es­trés es­ti­ma que más de un 10% de la po­bla­ción in­fan­til y ado­les­cen­te de nues­tro país pa­de­ce es­te pro­ble­ma.

SÍN­TO­MAS CLA­ROS

¿Có­mo po­de­mos sa­ber si un ni­ño su­fre es­trés? El doc­tor Cel­so Aran­go, je­fe del Ser­vi­cio de Psi­quia­tría del Ni­ño y Ado­les­cen­te del Hos­pi­tal Gre­go­rio Ma­ra­ñón, enu­me­ra las se­ña­les de aler­ta: tras­tor­nos del sue­ño, do­lor de es­tó­ma­go, ce­fa­leas, in­sa­tis­fac­ción, irri­ta­bi­li­dad, ra­bie­tas, tris­te­za, su­do­ra­ción de las ma­nos, can­san­cio, pe­sa­di­llas, dis­mi­nu­ción del ren­di­mien­to es­co­lar... “El es­trés se ex­pre­sa de for­ma muy he­te­ro­gé­nea y tie­ne efec­tos in­de­sea­dos”. Se­gún es­te es­pe­cia­lis­ta, el es­trés es al­go que, en ca­sos ex­tre­mos, tie­ne que ver con trau­mas, abu­sos se­xua­les, aco­so es­co­lar o aban­dono. Pe­ro tam­bién se da, y ca­da vez más, en ni­ños con si­tua­cio­nes apa­ren­te­men­te nor­ma­les. ¿Por qué? “Las ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res ocu­pan el tiem­po que

an­tes se de­di­ca­ba a la in­ter­ac­ción con los pa­dres y los ami­gos. Y nos en­con­tra­mos con que la ob­se­sión por el éxi­to es­co­lar no les de­ja tiem­po pa­ra re­fle­xio­nar ni se­di­men­tar lo que han apren­di­do. Se ne­ce­si­ta el jue­go li­bre pa­ra in­te­grar los co­no­ci­mien­tos en el ce­re­bro. Y cuan­do hay so­bre­do­sis de exi­gen­cia, hay co­lap­sos”. Mar­ta es la ma­dre de un ni­ño, Ra­fael, que un día ma­ni­fes­tó que no que­ría ir al co­le­gio. Te­nía ocho años y cur­sa­ba ter­cer cur­so de Pri­ma­ria en un co­le­gio con fa­ma de exi­gen­te en Ma­drid. Le su­da­ban las ma­nos, se mos­tra­ba muy ner­vio­so, su ros­tro se po­nía lí­vi­do, te­nía dia­rrea cró­ni­ca y lle­gó a arran­car­se las pesta­ñas. Los do­min­gos por la tar­de ya ma­ni­fes­ta­ba sín­to­mas de pá­ni­co, has­ta el pun­to de que se es­ca­pa­ba pa­ra no ir al co­le­gio. “Una vez que des­car­ta­mos el aco­so, des­cu­bri­mos que, cuan­do los re­sul­ta­dos aca­dé­mi­cos no eran los desea­dos, los pro­fe­so­res le pre­sio­na­ban, le des­pla­za­ban y le se­ña­la­ban. Muy a me­nu­do, le veía con los ojos in­fla­ma­dos de tan­to llo­rar. El co­le­gio no me ayu­dó, has­ta me de­cían que te­nía yo la cul­pa –re­la­ta Mar­ta–. Es­tu­vo en te­ra­pia has­ta que le cam­bia­mos a un cen­tro con un sis­te­ma edu­ca­ti­vo por pro­yec­tos, don­de se tra­ba­jan las in­te­li­gen­cias múl­ti­ples y don­de no exis­te el in­fierno de los exá­me­nes du­ran­te la Pri­ma­ria. Ahí se aca­bó la ra­bia”. El ca­so de Pablo, de nue­ve años, es di­fe­ren­te. De la no­che a la ma­ña­na co­men­zó a mos­trar­se muy in­quie­to y ner­vio­so, y de­ja­ba los exá­me­nes en blan­co cuan­do, has­ta en­ton­ces, ha­bía si­do un alumno bri­llan­te. La psi­có­lo­ga dio con la cla­ve: es­ta­ba sa­tu­ra­do. “El es­trés se de­bía a un ex­ce­so de res­pon­sa­bi­li­dad –cuen­ta Lo­la, la ma­dre–, por­que es bas­tan­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.