NO­VIAS RO­BA­DAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Su­ma­rio -

in­fle­xi­ble con sus obli­ga­cio­nes. Es­ta si­tua­ción le pro­du­cía vó­mi­tos, así que de­ci­di­mos re­du­cir las ac­ti­vi­da­des que rea­li­za fue­ra del ho­ra­rio lec­ti­vo”. Pa­ra ata­jar si­tua­cio­nes co­mo es­tas, el Bri­tish Coun­cil ha pues­to en mar­cha, con la co­la­bo­ra­ción del juez de me­no­res Emi­lio Ca­la­ta­yud, una ex­pe­rien­cia pio­ne­ra: Well­being­hub, pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas vin­cu­la­dos a la ges­tión emo­cio­nal en los ni­ños. Se tra­ba­ja en tres fren­tes: el au­la, don­de los alum­nos ex­pre­san sus sen­ti­mien­tos y se eva­lúa su res­pues­ta an­te pro­ble­mas de an­sie­dad o, in­clu­so, de aco­so; los pro­fe­sio­na­les (pro­fe­so­res, psi­có­lo­gos y res­pon­sa­bles de la pro­tec­ción a la in­fan­cia); y las fa­mi­lias, a tra­vés de se­mi­na­rios y ta­lle­res pe­rió­di­cos abier­tos al pú­bli­co. El doc­tor Cel­so Aran­go ve en su con­sul­ta a mu­chos ni­ños es­tre­sa­dos, a los que se les exi­ge más de lo que pue­den dar. “Se sien­ten des­bor­da­dos por­que no cum­plen las ex­pec­ta­ti­vas. El fút­bol, en vez de ser edu­ca­ción fí­si­ca, se ha trans­for­ma­do en un vehícu­lo pa­ra que la fa­mi­lia sal­ga de la pobreza: el pa­pá va al par­ti­do e in­sul­ta al ár­bi­tro, y mu­chos críos aca­ban abo­rre­cien­do el de­por­te”. Ana Cor­ba­lán, psi­có­lo­ga de la clí­ni­ca Ei­dem de Gua­da­la­ja­ra, tam­bién atien­de a ni­ños con es­tos sín­to­mas: “Hay que ajus­tar las ex­pec­ta­ti­vas pa­ra que no se frus­tren de­ma­sia­do. Las fa­mi­lias fo­ca­li­zan la vi­da del ni­ño en el es­tu­dio y, si el pe­que­ño no da la ta­lla por al­gún mo­ti­vo, se sien­te muy pre­sio­na­do y lle­ga a des­co­nec­tar. Por eso es tan im­por­tan­te no des­truir la au­to­es­ti­ma”. En su opi­nión, exis­te una gran preo­cu­pa­ción pa­ra for­mar ni­ños bi­lin­gües y ex­ce­len­tes a ni­vel aca­dé­mi­co, pe­ro se ol­vi­da a la per­so­na: “Da pe­na que al­gu­nos co­le­gios tra­ten a los pe­que­ños co­mo nú­me­ros que ba­jan o suben la no­ta del cen­tro. Mu­chos su­fren, y eso se tra­du­ce en ra­bie­tas y con­duc­tas no desea­das. In­ten­tan flo­tar en un si­tio don­de li­te­ral­men­te se es­tán hun­dien­do. Y la ma­yo­ría aca­ba en el psi­có­lo­go”. Por otra par­te, el es­trés no ayu­da a apro­ve­char real­men­te lo que se en­se­ña en la es­cue­la. Jo­sé An­to­nio Pi­que­ras, pro­fe­sor de Psi­co­lo­gía en la Uni­ver­si­dad Mi­guel Her­nán­dez de El­che, ase­gu­ra que las in­ves­ti­ga­cio­nes apun­tan a que es ne­ce­sa­rio un ni­vel de ex­ci­ta­ción emo­cio­nal pa­ra po­der apren­der, “pe­ro si es­ta­mos pa­sa­dos de vuel­tas, la agi­ta­ción re­per­cu­te ne­ga­ti­va­men­te y nos im­pi­de aten­der, pro­ce­sar y fi­jar con­cep­tos”. Tal vez por eso, ca­da vez son más las fa­mi­lias que de­man­dan cen­tros es­co­la­res que, du­ran­te la eta­pa de edu­ca­ción pri­ma­ria, no pre­sio­nen a los alum­nos con de­be­res aca­dé­mi­cos que res­tan tiem­po al jue­go li­bre y a la con­vi­ven­cia fa­mi­liar, ade­más de ge­ne­rar­les an­sie­dad. Eso lo sa­be bien Gha­da Aboud, pro­fe­so­ra del Co­le­gio Es­tu­dian­tes Las Ta­blas de Ma­drid y coor­di­na­do­ra pe­da­gó­gi­ca de In­fan­til. La en­se­ñan­za por pro­yec­tos, el tra­ba­jo coope­ra­ti­vo, el cul­ti­vo de las in­te­li­gen­cias múl­ti­ples y la aten­ción in­di­vi­dua­li­za­da son los ejes del plan edu­ca­ti­vo de es­te cen­tro con­cer­ta­do. “Un ni­ño no pue­de ir con mie­do al co­le­gio. Si no es­tá fe­liz ni con­ten­to ni mo­ti­va­do, y no se le ase­gu­ra un bie­nes­tar, no apren­de, des­apren­de”, ase­gu­ra Aboud. ad de la fa­mi­lia. “Si el es­trés si­gue, se bloquea el pro­ce­so de apren­di­za­je y te car­gas emo­cio­nal­men­te al alumno”. Ade­más de la an­sie­dad, hay un tér­mino del que has­ta aho­ra sa­bía­mos po­ca co­sa y que se es­tá co­lan­do

QUE­RE­MOS NI­ÑOS BI­LIN­GÜES Y CON BUE­NAS NO­TAS, PE­RO OL­VI­DA­MOS QUE SON TAM­BIÉN PER­SO­NAS.

de for­ma ca­da vez más fre­cuen­te en las con­sul­tas psi­quiá­tri­cas: el tec­noes­trés. Es­tar co­nec­ta­do y aler­ta to­do el día aca­ba ge­ne­ran­do an­gus­tia, has­ta el pun­to de que al­gu­nos paí­ses eu­ro­peos han in­clui­do la des­co­ne­xión tec­no­ló­gi­ca de los adul­tos co­mo un de­re­cho la­bo­ral. Lo mis­mo se pue­de de­cir de los ni­ños, que se pa­san las ho­ras muer­tas en­gan­cha­dos al mó­vil, a la ta­ble­ta o a la con­so­la. El abu­so de la tec­no­lo­gía ge­ne­ra una ex­ci­ta­ción que, ade­más de dis­mi­nuir la crea­ti­vi­dad, pue­de pro­vo­car com­por­ta­mien­tos vio­len­tos: “Hay que dar he­rra­mien­tas pa­ra que pue­dan ges­tio­nar el uso de las nue­vas tec­no­lo­gías, por­que es un asun­to que se nos va de las ma­nos –di­ce Gha­da Aboud–. Las re­des ge­ne­ran an­sie­dad en­tre los ado­les­cen­tes. Y ellos no son cons­cien­tes de que, en reali­dad, tie­nen un ar­ma muy pe­li­gro­sa y po­de­ro­sa en las ma­nos. La ma­yo­ría tam­po­co sa­be que mu­chos de los de­li­tos co­me­ti­dos por me­no­res se des­cu­bren por me­dio de los what­sapp que han en­via­do, por­que la po­li­cía los ras­trea, in­clu­so aun­que ellos los ha­yan bo­rra­do”. Pa­ra evi­tar es­te es­trés tec­no­ló­gi­co, hay que bus­car mo­men­tos de cal­ma y has­ta de abu­rri­mien­to. En es­to coin­ci­den los es­pe­cia­lis­tas de sa­lud men­tal. Qui­zá por eso, han pro­li­fe­ra­do en las gran­des ciu­da­des los cen­tros y es­cue­las de me­di­ta­ción, mind­ful­ness, pi­la­tes y yo­ga. Tam­bién pa­ra ni­ños. “Tie­ne sen­ti­do que, en una so­cie­dad tan ve­loz, ha­ya un ra­to pa­ra el jue­go li­bre, pa­ra re­la­jar­se, res­pi­rar, me­di­tar o, sim­ple­men­te, echar­se la sies­ta”, con­si­de­ra el pro­fe­sor Pi­que­ras, que re­cien­te­men­te abor­dó el pro­ble­ma del es­trés in­fan­til en unas jor­na­das so­bre sa­lud men­tal in­fan­til or­ga­ni­za­das por la Fun­da­ción Ali­cia Ko­plo­witz. Por otra par­te, cuan­do sur­gen ni­ños es­tre­sa­dos al­gu­nos se­ña­lan in­me­dia­ta­men­te a los pa­dres. El doc­tor Aran­go, en efec­to, nos re­mi­te a es­tu­dios que in­di­can que las ma­dres con an­sie­dad du­ran­te el em­ba­ra­zo trans­mi­ten su agi­ta­ción al be­bé, y el pro­fe­sor Pi­que­ras cons­ta­ta que se pro­du­ce un con­ta­gio di­rec­to de los pa­dres es­tre­sa­dos a sus hi­jos: “Los adul­tos so­mos los mo­de­los. A ve­ces les exi­gi­mos tan­to que desa­rro­llan un per­fec­cio­nis­mo pa­to­ló­gi­co, con una au­to­exi­gen­cia tan bru­tal que les pue­de pro­vo­car una in­fe­li­ci­dad de por vi­da. Re­pro­du­ci­mos el mun­do adul­to en ellos, con jor­na­das ma­ra­to­nia­nas y un pa­trón de es­trés y adic­ción al tra­ba­jo evi­den­tes. ¿Es sano tra­ba­jar 14 ho­ras, dor­mir po­co y vol­ver a tra­ba­jar? Es un mo­de­lo muy pro­duc­ti­vo, des­de lue­go, pe­ro tam­bién bas­tan­te es­tú­pi­do e in­sano. El es­fuer­zo es bueno, pe­ro a ve­ces nos pue­de cos­tar la sa­lud”.

LAS ALER­TAS

Na­die du­da, a es­tas al­tu­ras, que el es­trés tam­bién es co­sa de ni­ños. Y por eso ten­dría­mos que apren­der a ges­tio­nar me­jor la in­fan­cia, re­su­me el doc­tor Aran­go; por­que la vi­da no se aca­ba por no en­trar, es un de­cir, en Ox­ford o Har­vard: “Es­ta­mos obli­gan­do a los ni­ños a adap­tar­se a cam­bios so­cia­les que obe­de­cen a pa­tro­nes eco­nó­mi­cos –ase­gu­ra el ex­per­to– y eso in­flu­ye en la co­mu­ni­ca­ción fa­mi­liar. Ya no se con­ver­sa ni se co­me en ca­sa, y eso es un fac­tor de ries­go, tam­bién pa­ra el aco­so es­co­lar. ¿Por qué? Por­que una co­mi­da o una ce­na, don­de se ha­bla de ver­dad y se apar­can los mó­vi­les, per­mi­te cap­tar aler­tas y po­ner me­di­das co­rrec­to­ras. Tam­po­co de­be­mos ol­vi­dar que, ha­ce me­nos de 2.000 años, los ni­ños eran re­co­lec­to­res o ca­za­do­res y que, en po­co tiem­po, la so­cie­dad les de­man­da otra co­sa, cuan­do los ge­nes y la ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción bio­ló­gi­ca no son tan rá­pi­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.