Ale­xa Chung: así crea ten­den­cia la rei­na de lo cool

Mi­llo­nes de mu­je­res quie­ren ser co­mo ella. Pe­ro no es una it girl al uso: su es­ti­lo es su­yo; sus ico­nos, roc­ke­ros y poe­tas; su ar­ma, la iro­nía. La chi­ca más cool nos ex­pli­ca qué es ser cool, de la mano de L’oréal Pro­fes­sion­nel. Por E. CASTELLÓ

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Por­ta­da -

En su reino, los cue­llos Pe­ter Pan, los ves­ti­dos flo­ra­les con ca­ne­sú de en­ca­je, los pan­ta­lo­nes fla­re ras­ga­dos y las cazadoras con fle­cos com­pra­das en el mer­ca­di­llo lon­di­nen­se de Cam­den Town se mez­clan con el 2.55 de Cha­nel, ex­qui­si­tos con­jun­tos de Pra­da ri­be­tea­dos de plu­mas, un sas­tre de ter­cio­pe­lo de Yves Saint Lau­rent o un pa­la­bra de ho­nor de or­gan­za de Ste­lla Mccart­ney que com­bi­na con unos es­pec­ta­cu­la­res Jimmy Choo pla­tea­dos. Su es­ti­lo mez­cla, re­nue­va, po­ne las co­sas del re­vés. El Vo­gue bri­tá­ni­co lo de­no­mi­nó el reality chic y ha sub- yu­ga­do a mi­llen­nials, mar­cas y re­vis­tas de mo­da. Pe­ro su es­ti­lo ni si­quie­ra es un es­ti­lo: es Ale­xa. Se vis­te so­la –no tie­ne es­ti­lis­ta– y se po­ne “lo que le va”, sin cor­ta­pi­sas, sin más nor­mas que su (sen­ti­do del) hu­mor. Adora y le gus­ta pa­re­cer­se a Fra­nçoi­se Hardy, pe­ro tam­bién a Kurt Co­bain, a Ja­ne Bir­kin y a Keith Ri­chards, Ma­rian­ne Faith­full o Bri­git­te Bar­dot. El reino Ale­xa se ex­tien­de del swin­ging Lon­don al flo­wer po­wer años 30, pa­san­do por la chan­son fran­ce­sa. “Cuan­do em­pe­cé a de­jar de ser mo­de­lo, me ate­rro­ri­za­ba ser sexy, en ese es­ti­lo am­pu­lo­sa­men­te sexy de ves­ti­do de al­fom­bra ro­ja”, con­ta­ba cuan­do pre­sen­tó su li­bro It. “Pe­ro lle­var un jer­sey de tío pue­de ser tan sexy co­mo qui­tár­se­lo to­do”. Es esa mez­cla de irre­ve­ren­cia y cier­ta in­ge­nui­dad de chi­ca­zo ado­les­cen­te

lo que cau­ti­va de ella. Con­si­gue ser cool an­tes de que al­go lle­gue a con­ver­tir­se en cool. Es­ta ma­ña­na de fe­bre­ro, Ale­xa re­ci­be a los pe­rio­dis­tas en un ho­tel de París ves­ti­da con un tra­je sas­tre de ra­yas blan­cas y ne­gras. Es ama­ble y, lle­na sus res­pues­tas de anéc­do­tas y bro­mas. Ahí es­tá su mi­ra­da bri­llan­te, su ma­qui­lla­je in­vi­si­ble y su me­le­na swag de fle­qui­llo abier­to, li­ge­ra­men­te des­pei­na­da –obra de uno de los pe­lu­que­ros más en­vi­dia­dos del pla­ne­ta, Geor­ge Noth­wood–. Y ahí es­tá tam­bién su voz ron­ca, li­ge­ra­men­te ro­ta, co­mo si hu­bie­ra pa­sa­do la no­che sin sol­tar el ci­ga­rri­llo en al­gún mi­núscu­lo ga­ri­to. Po­dría ser.

Ten­den­cias y hu­mor

Ca­si tres mi­llo­nes de se­gui­do­res en Ins­ta­gram quie­ren ves­tir­se co­mo ella y te­ner su pe­lo. “Me en­can­ta que mi me­le­na se ha­ya con­ver­ti­do en un mo­de­lo para tan­tas chi­cas –di­ce con una me­dia son­ri­sa–. Cuan­do era pe­que­ña, mi ma­dre es­ta­ba siem­pre di­cién­do­me que me ce­pi­lla­ra el pe­lo, y aho­ra me gus­ta­ría de­cir­le: “¡Mi­ra, ma­má, el pe­lo on­du­la­do, con me­chas en des­or­den, es lo que se lle­va!”. Esa irre­ve­ren­cia y ese sen­ti­do del hu­mor so­bre su rol de in­fluen­cer son, pro­ba­ble­men­te, su ma­ne­ra de evi­tar que la ad­mi­ra­ción pla­ne­ta­ria la de­vo­re. Cuan­do le pre­gun­to có­mo se sien­te con el tí­tu­lo de “crea­do­ra glo­bal de ten­den­cias”, se lo pien­sa un poco an­tes de res­pon­der. “La ver­dad es que nun­ca pien­so que es­tén ha­blan­do de mí, cuan­do lo es­cu­cho... Me sien­to muy ha­la­ga­da, es en­can­ta­dor y un gran cum­pli­do; pe­ro me es­fuer­zo mu­cho tam­bién para no per­der la sa­lud men­tal”. ¿Se re­fie­re a man­te­ner su ego a ra­ya? ¿A no con­ver­tir en al­go me­cá­ni­co la fres­cu­ra de su es­ti­lo? “Mi amor por la mo­da es al­go in­na­to y na­tu­ral, me en­can­ta ju­gar con per­so­na­jes, y, sí, es muy in­tere­san­te sen­tir­se co­mo una “crea­do­ra de ten­den­cias glo­bal”. Pe­ro cuan­do lle­go a ca­sa no me pa­so to­do el tiem­po pen­san­do: “¿Có­mo pue­do man­te­ner mi po­si­ción para se­guir sien­do una es­tre­lla?”. Ale­xa ba­ja la voz y la im­pos­ta con sor­na. Ter­mi­na, co­mo mu­chas de sus res­pues­tas, ha­cien­do bur­la de sí mis­ma. A sus 34 años, es­ta mu­jer gua­pa e in­te­li­gen­te, fo­to­gra­fia­da por la ca­lle ves­ti­da co­mo si hu­bie­ra co­gi­do lo pri­me­ro que ha en­con­tra­do, tan del­ga­da que las aso­cia­cio­nes con­tra las pá­gi­nas de anore­xia y bu­li­mia la de­nun­cia­ron por mal ejem­plo, que ha ido de la mo­da a la te­le­vi­sión y de la te­le­vi­sión a las pa­sa­re­las, y tie­ne un bol­so a su nom­bre –el Ale­xa, de Mul­berry, que au­men­tó un 80% las ven­tas de la mar­ca–, ne­ce­si­ta, an­te to­do de­fen­der­se de sí mis­ma. “El hu­mor es una bue­na for­ma de es­ca­par de ello y es muy im­por­tan­te para mí –di­ce–. Pe­ro tam­bién pue­de ser en­ga­ño­so, por­que, si eres sar­cás­ti­ca y te bur­las de ti mis­ma to­do el ra­to, pue­de aca­bar pa­re­cien­do que tu tra­ba­jo no es al­go se­rio. Y sí, es al­go muy se­rio, yo soy una per­so­na muy pro­fe­sio­nal, aun­que lue­go ha­ga el pa­ya­so en un am­bien­te re­la­ja­do, pe­ro soy una per­so­na muy cen­tra­da”. Vién­do­la, des­de lue­go, no pa­re­ce que lle­ve en­ci­ma nin­gún per­so­na­je. Su in­quie­tud crea­ti­va es real: no es so­lo la cara de una mar­ca, ella “es” la mar-

“Pre­fie­ro que di­gan que soy irre­ve­ren­te a que soy irre­le­van­te. Quie­ro de­jar al­go aquí”.

Las axi­las no las so­le­mos te­ner en cuen­ta pe­ro su­fren con cera, con cuchilla... Por eso Do­ve ha crea­do su me­jor fór­mu­la con ¼ de cre­ma hi­dra­tan­te para unas axi­las in­creí­ble­men­te sua­ves.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.